Anuncios

Un mural de la Rumania Socialista en el Canal Danubio-Mar Negro

El 26 de mayo de 1984 se inauguraba una de las obras civiles más importantes de Rumania, de gran relevancia para el tráfico de mercancías europeo e internacional: el Canal Danubio-Mar Negro, que acortaba el trayecto de los barcos mercantes que llegaban al puerto de Constanta unos 400 kilómetros hasta la capital rumana.

Del blog ‘Un vallekano en Rumania / Un vallekan în România’

El viaje en tren hasta Constanta desde Bucarest recorre prácticamente todo el Canal, cuyo recorrido va desde la ciudad de Cernavoda, en la orilla del Danubio, hasta la capital de Dobrogea, el principal puerto europeo del Mar Negro, y deja ver a los viajeros con interés la enorme dificultad de la obra y el resultado del esfuerzo de los trabajadores socialistas rumanos.

En el camino, en torno a la ciudad de Medgidia, se puede apreciar también uno de los pocos restos que quedan de los habituales homenajes que se encontraban por toda Rumania a los que eran el alfa y el omega, el principio y el fin, en un sistema en el que no cabían (al menos la teoría constreñía lo suficientemente las prácticas contrarias) ni privilegios de parásitos improductivos ni lugar para los mafiosos capitalistas, y en el que el centro estaban los productores, la clase trabajadora.

Se trata de un bonito y emotivo mural, aun bien conservado, donde se representa el trabajo de construcción de aquellos que hicieron posible que la Rumania Socialista se transformara, en pocos años, del estado cuasimedieval que era en los años 30 en una potencia industrial y agrícola en los años 80.

En aquellos años también se estaba construyendo un canal desde el Danubio hasta Bucarest, y se había proyectado un puerto para la capital rumana en las afueras de la ciudad, en Gradistea.

5

Lamentablemente el golpe de estado de diciembre de 1989 paralizó el trabajo, como lo hizo con el resto de las obras civiles, grandes industrias y explotaciones agrícolas, con el fin de volver a poner en manos de unos cuantos parásitos locales y de las multinacionales extranjeras la riqueza de los trabajadores rumanos.

En la ciudad de Gradistea aun permanecen visibles las ruinas de aquel proyecto que jamás se retomó (los capitalistas tenían otras cosas en las que pensar, especialmente en llenar sus bolsillos a costa del saqueo de recursos y del trabajo de los rumanos). En uno de los edificios de lo que iba a ser el puerto de Bucarest, de los pocos que aun quedan en pie, se puede ver un escudo de la Rumania Socialista, del que se ha caído (o han quitado) la estrella roja.

La fotografía de este escudo puede ser una acertada metáfora de la Rumanía actual, en la que los proyectos de un futuro mejor para todos fueron abandonados para que delincuentes y sanguijuelas vivan cada vez mejor a costa de los derechos, el bienestar y las conquistas de los trabajadores.

6

Cuando se construyó el Canal Danubio-Mar Negro o se proyectó el canal Danubio-Bucarest las cosas eran bastante diferentes y, como hemos visto en el mural en homenaje a los trabajadores de Medgidia, o como vemos en la ultima foto de esta entrada (una antigua imagen de las obras del citado Canal donde se recordaba con orgullo, literalmente, que «Construimos sin la burguesía y contra la burguesía») el centro, origen y final de todo el sistema político y económico era el bienestar de los trabajadores y la construcción continua de un futuro cada vez mejor para sus hijos.

Anuncios
About el comunista (56810 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: