Anuncios

Pablo Sepúlveda Allende: «A 46 años del golpe, la presión de los militares sigue muy fuerte en Chile»

El nieto del expresidente chileno Salvador Allende consideró que «la Constitución del dictador Augusto Pinochet no se ha desmontado en lo más mínimo y tampoco ha habido voluntad de cambio en los gobiernos democráticos». En este sentido, afirmó que el segundo gobierno de Bachelet fue una oportunidad perdida ya que contaba con mayoría parlamentaria.

Por Telma Luzzani*

Este 11 de septiembre se cumple el 46 aniversario del golpe de Estado que despojó del poder al entonces presidente Salvador Allende. Su nieto, Pablo Sepúlveda Allende, analizó cuánto han influido este hecho trágico y la posterior dictadura de Augusto Pinochet en el futuro de Chile. «No hay una gran cantidad de represores presos. La proporción es menor que en Argentina y están en cárceles de lujo», señaló.

Sepúlveda Allende –médico psiquiatra y excoordinador internacional de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad– consideró que la expresidenta Michelle Bachelet, quien asumió su segundo gobierno con gran respaldo popular, perdió la oportunidad de realizar cambios estructurales al modelo heredado de Pinochet.

«Bachelet no tuvo el coraje de enfrentarse porque la presión de los militares es muy fuerte. La Constitución no se ha desmontado en lo más mínimo».

«Bachelet tenía mayorías parlamentarias, pero la derecha se eriza y saca las garras cuando se dice que va a cambiarse la Constitución. La mejor correlación de fuerzas fue en su segundo gobierno, cuando llegó con una amplia aceptación y con el movimiento estudiantil. Se cuestionó el lucro, la mercantilización de los servicios y de los derechos sociales. Fue una apertura, el mayor cuestionamiento al modelo. Pero se perdió la oportunidad por no confrontar con la derecha. La política de los consensos hace que todo quede igual», apuntó.

Por otra parte, Sepúlveda Allende cuestionó el supuesto éxito del modelo económico que se impuso en el país sudamericano tras el golpe. «La derecha dice que lo bueno que dejó la dictadura es su modelo económico. Es un modelo tremendamente eficiente en concentrar la riqueza. Chile es uno de los países más desiguales del mundo. Todo se paga: el agua, la luz, la educación. ¿Qué familia no se endeuda para pagar la educación del hijo? Las pensiones son de miseria. El 70 por ciento de los pensionados percibe apenas un poco más de la mitad del sueldo mínimo, que es poco», explicó.

También afirmó que ese modelo habilitó que el mundo empresarial conviviera estrechamente con los partidos políticos.

«El año pasado ha habido grandes escándalos porque se descubrió que Penta y Soquimich, la empresa pública que Pinochet le dio a su yerno, una de las empresas del cobre más importantes, financian a todos los partidos, incluso hasta parte del Partido Socialista».

«Y financiaban por más del límite legal. Otro caso sucede con la ley de pesca, por la que se privatizó la biomasa del mar y ahora es explotada privadamente por seis grandes empresas chilenas. Esa ley fue escrita por ellas y se pagó por lo bajo para su aprobación. Ahora es cada vez más común el cabildeo, es una legalización de la corrupción. El 67 por ciento del cobre es privado y las empresas se llevan 40 mil millones de dólares al año», graficó Sepúlveda Allende.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (57139 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: