Anuncios

Presidente de México aplaude reforma para revocación de mandato presidencial

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró este miércoles que el Senado aprobara una reforma constitucional que impulsó su partido para permitir la revocación del mandato presidencial y de los gobernadores de todos los estados del país mediante referendo.

«Lo celebro, fue un buen día, porque el Senado aprobó dos reformas constitucionales: una, que se pueda llevar a cabo la consulta para la revocación del mandato», dijo el mandatario.

La segunda reforma establece que se considere como «delincuencia organizada» la defraudación fiscal, la facturación falsa y las empresas fantasmas, que según el gobernante cuestan al fisco 400.000 millones de pesos al año (más de 20.000 millones de dólares).

«Estábamos muy lejos de una democracia participativa, porque se elegía por tres o seis años (a un gobernante), y aunque la autoridad electa se desempeñara mal y se demostrara que era ineficiente, corrupto mediocre y ladrón, se le tenía que aguantar seis años», expresó López Obrador.

Para evitar que se agrave el daño, «ahora el ciudadano puede decidir si continúa o renuncia (un presidente o gobernador); el pueblo pone y el pueblo quita, está en el artículo 39 de la Constitución el derecho a cambiar la forma de su Gobierno, pero era una entelequia, un principio general», prosiguió el jefe de Estado en su conferencia de prensa diaria en Palacio Nacional.

Con 98 votos a favor, 22 en contra y una abstención, el Senado aprobó la noche del martes el dictamen de reformas constitucionales en materia de «consulta popular y revocación de mandato».

El jefe del Ejecutivo lo considera como un avance «porque se le va a preguntar a la gente si quieren que continúe el presidente o renuncie».

Al mismo tiempo, descartó que sea una puerta para legitimar la perpetuación en el poder.

«Los conservadores, que se distinguen por la hipocresía o el doble discurso, piensan que somos como ellos y que la reforma se hace para lograr la reelección», subrayó.

El jefe de Estado dijo que, al contrario, la reforma constitucional impulsada por su partido, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), es para darle la oportunidad a los opositores, de acortar el mandato de seis a tres años.

La reforma aprobada por la Cámara Alta es «un acto democrático de primer orden» para que en tres años pueda convocarse por vía legal al cambio de Gobierno, enfatizó López Obrador.

ELEVADA PARTICIPACIÓN REQUERIDA

El presidente también aplaudió que, a pesar de que el jefe de Estado no podrá convocar a un referendo, eso no le impide llamar «a los ciudadanos a que se organicen, recojan las firmas y se realice la consulta».

La nueva figura electoral deberá ser solicitada por al menos el tres por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista de electores, y el porcentaje de participación requerido en el referendo fue establecido en 40 por ciento de los electores inscritos.

López Obrador comentó que los legisladores debieron reducir el porcentaje requerido para la convocatoria.

«Estamos hablando de 2,5 millones de ciudadanos que tienen que firmar, debieron ponerla más fácil para juntar las firmas», expresó.

Asimismo, criticó que «pusieron muy alto el porcentaje de participación para que la consulta tenga validez, solicitando 40 por ciento de participación».

La reforma constitucional establece que la destitución mediante un referendo revocatorio solo podrá solicitarse «una vez durante los tres primeros meses del cuarto año del período constitucional de la Presidencia o de un gobernador», que en México es sexenal.

Con esta precisión, en las próximas elecciones legislativas y federales de medio sexenio, en 2021, no podrá someterse a votación el mandato de López Obrador (diciembre 2018-diciembre 2024), principal promotor del proyecto, sino a partir del año siguiente.

La oposición promovió esa condición para evitar que su figura aparezca en la papeleta electoral o distorsione esos comicios.

El jefe del Ejecutivo expresó que «quería que la fecha fuera el 2021, más que el 2022, al final los del partido opositor conservador votaron en contra, son esas cosas que los pintan muy bien», ironizó.

La reforma permitirá destituir a un presidente o gobernador «por incapacidad, por incumplir su plataforma y sus compromisos de campaña».

Los senadores opositores del Partido de la Revolución Democrática (PRD, centroizquierda) y del Partido Acción Nacional (PAN, centroderecha) votaron en contra, aunque se impuso la mayoría oficialista de Morena.

Los perredistas argumentaron que la Constitución prohíbe la reelección de presidente, mientras que los panistas consideran que es una «trampa» para la promoción del mandatario.

El 19 de marzo pasado, López Obrador firmó una carta de compromiso para ratificar su promesa de campaña de que no buscará la reelección al cargo.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (67257 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: