Anuncios

Cataluña vive una jornada de huelga general convocada por estudiantes y trabajadores

Cataluña vive una jornada de huelga general convocada por sindicatos independentistas para protestar contra la sentencia del Tribunal Supremo de España por el ‘procés’.

«Jamás vencerán a un pueblo que reivindica sus derechos», clamó en un mensaje difundido en redes sociales la Intersindical-CSC, principal convocante de los paros.

La huelga no cuenta con el respaldo de los sindicatos mayoritarios (la Unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras) al considerar que la convocatoria no tiene que ver con motivos laborales y que se trata de unos paros eminentemente políticos.

Pese a que la convocatoria de huelga tiene un importante elemento de protesta contra la sentencia, los organizadores justificaron la convocatoria alegando también motivos laborales.

Entre ellos se encuentran peticiones para derogar la reforma laboral o subidas del salario mínimo, además de propuestas como la puesta en marcha urgente de medidas para luchar contra la emergencia climática.

Esta jornada de huelga es la cuarta que vive Cataluña en solo dos años.

Según datos comunicados por el Gobierno catalán, la huelga general está teniendo un seguimiento inferior al 50% en la mayoría de sectores.

«El seguimiento entre los funcionarios públicos es del 30%», informó la Consejería de Trabajo del Gobierno catalán en un comunicado.

Del mismo modo, otros sectores importantes registraron un seguimiento menor del 50%, como la sanidad pública (26,3%) o la enseñanza pública (43%).

​Por el contrario, el paro tuvo un seguimiento contundente (90%) en la enseñanza universitaria, y en los comercios el nivel de seguimiento se situó entre el 60 y el 80%, dependiendo de los territorios.

Aunque entre las reivindicaciones de los sindicatos se encuentran demandas de carácter laboral, el telón de fondo de la huelga es el rechazo del independentismo catalán ante la sentencia del Tribunal Supremo que condena a varios de sus líderes por un total de casi 100 años de prisión.

A lo largo de la mañana del 18 de octubre se produjeron varias manifestaciones multitudinarias en todo el territorio catalán.

Destaca la manifestación en Girona, que según datos de los Mossos d’Esquadra (la Policía autonómica catalana) consiguió congregar a 60.000 personas.

En Barcelona, la ciudad amaneció también con varios actos de manifestación y cortes de carretera, aunque en el centro de la ciudad muchos comercios permanecen abiertos y mantienen una actividad normal.

«Yo no hago huelga porque no soy independentista», cuenta a Sputnik Miguel, portero de un edificio situado en el centro de la ciudad, que se encuentra en la calle vestido con su uniforme, charlando con un camarero de un bar adyacente, que tampoco hizo huelga.

Ambos coinciden en señalar que rechazan la huelga porque no son independentistas y, además, critican que se hayan convocado paros laborales para protestar por cuestiones que no se circunscriben estrictamente en el ámbito del trabajo.

«El que no quiera hacer huelga que no la haga, pero esto es una huelga general con todas las letras y sobran motivos para hacerla», responde Eduardo, un comercial que este viernes [18 de octubre] decidió no trabajar y trasladarse hasta las manifestaciones con motivo de los paros.

En su conversación con Sputnik, Eduardo lamenta perder un día de trabajo, pero cree que considera necesario que la movilización no se detenga para que el independentismo siga mostrando su rechazo a la sentencia.

Según los datos difundidos por el Gobierno catalán, el consumo energético se redujo un 10% respecto al día anterior por la huelga. En cuanto al transporte, el Gobierno catalán señaló que los servicios de metro registraron un 50% menos de pasajeros durante jornada, el mismo porcentaje que los servicios de ferrocarril.

Los organizadores de la huelga calificaron los paros como un «éxito» pese a que el seguimiento no superó el 50% en buena parte de los sectores.

El 14 de octubre arrancó un ciclo de protestas en Cataluña después de que el Tribunal Supremo de España condenara por delitos de sedición, malversación y desobediencia a doce líderes catalanes como responsables del proceso político que llevó al referéndum unilateral de octubre 2017 y a la posterior adopción de una declaración de independencia por parte del Parlamento de Cataluña.

El fallo del alto tribunal suma casi 100 años de cárcel para el conjunto de los acusados, recayendo la pena más alta sobre el exvicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras, condenado a 13 años de prisión.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (60599 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: