Anuncios

La rabia del independentismo catalán: “Prendemos fuegos porque no nos dejan votar”

Durante años el independentismo catalán se caracterizó por protagonizar masivas manifestaciones de carácter pacífico, pero tras la condena del Tribunal Supremo del pasado lunes contra doce líderes independentistas el nivel de intensidad de las protestas aumentó, dando lugar a múltiples episodios de disturbios y enfrentamientos con los agentes de policía.

“Manifestarnos pacíficamente no nos ha servido de nada, lo hemos hecho durante ocho años, y lo único que hemos conseguido es tener a políticos en la cárcel”, señaló en conversación con Sputnik un joven encapuchado en las protestas del sábado en Barcelona, que resultaron ser las más tranquilas de la semana pese a algunos episodios de tensión.

A pocos metros de una barricada en llamas en los aledaños de la Jefatura de Policía de Barcelona, este joven –que prefiere no identificarse– afirma que no quiere ningún enfrentamiento con la policía, pero defiende la quema de mobiliario público como una forma de “hacerse notar” y que “en Madrid se den cuenta de que esto no va a parar”.

Tanto él como sus compañeros en la protesta tienen claro cuál es su objetivo: mantener la presión en las calles para que tanto el Gobierno español como el catalán se vean forzados a “dialogar” y “convocar un referéndum de autodeterminación de verdad”.

“Prendemos fuegos para que se den cuenta de que seguimos aquí aunque no nos dejen votar. En 2014 hicimos un referéndum de mentira que no valía para nada, en 2017 hicimos uno que parecía en serio y al final tampoco sirvió para nada; estamos cansados de meter papeletas en urnas para nada”, apunta otro manifestante.

Las concentraciones independentistas de este sábado en Barcelona se desarrollaron por lo general de forma pacífica, aunque también se produjeron episodios aislados de quema de barricadas y una carga policial con múltiples disparos de proyectiles de foam para disolver a los manifestantes que se encontraban detrás de las llamas.

Durante horas, varios manifestantes aislados lanzaron objetos a la policía en un intento por prender la prender la llama de nuevos enfrentamientos.

Sin embargo, en esta ocasión los cuerpos policiales mostraron más contención que en jornadas anteriores y, además, la actitud de estas personas contó con el reproche del resto de los manifestantes, que realizaron una sentada en la línea de tiro de la policía mientras se realizaban las salvas de foam.

La sentada consiguió reducir la tensión y minutos más tarde los agentes antidisturbios empezaron a retirarse de sus posiciones, lo que generó un estallido de júbilo entre los manifestantes, que empezaron a corear “hemos ganado”.

No obstante, la sensación no era unánime.

“¿Una victoria esto? Es mejor que lo de ayer, que fue una batalla, pero no va a servir para nada, porque los políticos son unos incompetentes, tanto los de aquí como los de Madrid”, señala al término de la manifestación un joven que se identifica como Jaume, militante anarquista.

Cataluña vive desde el pasado lunes un ciclo de movilización continua contra la decisión del Tribunal Supremo de condenar por delitos de sedición, malversación y desobediencia a doce líderes políticos y civiles catalanes que fueron enjuiciados por el proceso independentista que llevó al referéndum unilateral de autodeterminación del 1 de octubre de 2017.

En el marco de esa movilización se produjeron movilizaciones pacíficas – como la que reunió a 500.000 personas en Barcelona el viernes– y situaciones de duros enfrentamientos entre policías y manifestantes, que se culpan mutuamente de los altercados.

Esos altercados dejaron ya más de 300 detenidos en toda Cataluña desde el lunes.

Además, los Servicios de Emergencias Médicas de Cataluña atendieron a 590 personas por heridas relacionadas con los altercados. Entre los heridos destaca el caso de un joven de 17 años al que los agentes antidisturbios reventaron un ojo con un proyectil de foam.

Por su parte, el Ministerio del Interior comunicó que un total de 283 policías fueron heridos durante las protestas celebradas desde el lunes.

Uno de los policías heridos se encuentra en estado muy grave tras sufrir una fractura de cráneo por –según reportan medios locales– recibir el impacto de una bola metálica que le atravesó el casco tras ser lanzada con un tirachinas.

El Ayuntamiento de Barcelona estima que los destrozos causados por los altercados de las últimas semanas tendrán un coste superior a los 2,5 millones de euros, eso sin incluir el pavimentado de las calles donde se incendiaron barricadas, que se cuentan por centenares.

Tanto el Ayuntamiento de Barcelona como el Gobierno de Cataluña rechazan los altercados producidos en los últimos días e insisten en pedir a los manifestantes ejercer el derecho a la protesta de forma pacífica.

El ministerio del Interior de España estima que detrás de los altercados se encuentran unos 500 activistas antisistema “muy organizados”, que además cuentan con otras 1.000 personas que se involucran en la protesta.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (59964 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: