Manifestaciones en Chile producen cortes de tránsito y cierre de estaciones del metro

Miles de manifestantes se congregaron el miércoles en el sector oriente de Santiago, protagonizando desmanes que obligaron a cortar el tránsito vehicular y a cerrar varias estaciones del metro subterráneo.

«Barricadas bloquean la intersección de las calles Nueva Providencia y Ricardo Lyon», informó la Unidad Operativa de Control de Tránsito a través de su cuenta de Twitter.

Pasado el mediodía se reunió el primer grupo grande de protestantes frente al Costanera Center, un centro comercial icónico por poseer el edificio más alto de la capital chilena, registrándose los primeros enfrentamientos con la policía.

Posteriormente, más manifestantes marcharon por el sector oriente, protagonizando algunos incidentes como el saqueo a una farmacia, fogatas en las calles, algunos locales dañados y un ataque a la sede del partido de derecha, Unión Demócrata Independiente, que incluyó destrozos y saqueos.

Carabineros (policía militarizada), reprimió con agua, gas lacrimógeno y con golpes de luma (fierro retráctil) a protestantes en distintos puntos de Santiago.

Las movilizaciones comenzaron el 14 de octubre en Chile debido a un alza de 30 pesos (menos de un dólar) en el precio del pasaje del Metro de Santiago, que días más tarde fue anulada por Piñera.

Sin embargo, las protestas no amainaron abarcando otros reclamos sociales y tomaron un cariz mucho más intenso, que incluyó incendios y destrucción de varias estaciones del Metro, y decenas de manifestaciones en diversos lugares del Chile con marchas y cacerolazos.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) recibió denuncias por violaciones a los derechos humanos a raíz del actuar de la policía y militares, acusando torturas, abusos de poder, golpes y detenciones arbitrarias, situación que también está siendo analizada por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Hasta el momento la cifra oficial es de 23 muertos, cinco de los cuales perdieron la vida a manos de efectivos de las Fuerzas Armadas y Carabineros.

Sputnik

Anuncios

Sectores sociales de Colombia marcharán contra política económica del Gobierno

Diferentes movimientos sociales, indígenas, sindicatos y sectores de izquierda en Colombia convocaron el miércoles a una huelga nacional para el 21 de este mes en rechazo a las políticas públicas del Gobierno central.

Las marchas serán «apenas para ponernos a tono con lo que es una agresión continental», dijo en una rueda de prensa, vía streaming, el senador de izquierda Wilson Arias en rechazo a las reformas al régimen de pensiones y a la política económica del Gobierno, las que se soportan en políticas dictadas por el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Esas reformas, aseguró Arias, «van en contra de las clases menos favorecidas», las cuales se verían afectadas ante un porcentaje mayor en su cotización mensual para pensiones o frente al aumento en la edad de jubilación, que en Colombia es de 57 años para las mujeres y de 62 para los hombres.

Por su parte, el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, Diógenes Orjuela, quien hizo parte de la conferencia de prensa, consideró que las reformas anunciadas por el Gobierno son «una política regresiva en todos los órdenes».

El senador de izquierda Gustavo Bolívar, a su turno, justificó la huelga porque el país «vive un momento de desmoronamiento económico, social, de seguridad», por lo que consideró que es «un imperativo moral salir a las calles».

Asimismo, dijo que la protesta puede «emular» a las realizadas recién en «Puerto Rico, como lo hicieron en Ecuador, como lo hicieron en Chile y en Argentina».

El también senador de izquierda Iván Cepeda negó que la movilización sea una «confabulación que proviene de Cuba y Venezuela, como se ha querido presentar», y dijo que se da porque «hay una crisis profunda» en el país.

Cepeda destacó que las marchas buscan llamar la atención del Gobierno para que haga un cambio en su política.

Sputnik

Serios disturbios en capital de Chile en nueva jornada de protestas

Serios disturbios ocurrieron hoy en una nueva jornada de protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera y sus políticas neoliberales.

En esta ocasión se reportaron violentos enfrentamientos entre encapuchados y fuerzas especiales de Carabineros en las comunas (municipalidades) de Providencia y las Condes, sectores de clase media y alta donde radican numerosas sedes de grandes empresas e instituciones financieras.

Entre esos hechos, decenas de encapuchados asaltaron la sede del derechista Partido Unión Democrática Independiente (UDI) donde destruyeron las rejas perimetrales así como mobiliario y equipamiento de oficina antes de ser desalojados por la policía, aunque no se reportaron detenidos.

Asimismo ocurrieron enfrentamientos entre manifestantes que se habían congregado en los alrededores del Costanera Center, el mayor centro comercial de la capital, donde las fuerzas de Carabineros emplearon carros lanza agua y bombas de gases lacrimógenos y gas pimienta contra los allí reunidos.

Desde la mañana el gigantesco edificio fue cerrado al público y prácticamente blindado con planchas de zinc, luego que se anunciara por redes sociales la convocatoria a la movilización.

Según reportes de prensa, desde el Hospital Félix Bulnes, ubicado frente al Costanera Center, los efectos de los gases lanzados por Carabineros se sintieron en las inmediaciones de la instalación, pero sin que afectaran a los pacientes.

Ese centro activó el código de emergencia para atender a personas heridas, que llegaron hasta allí afectadas por los gases y algunas con heridas de perdigones.

En la Avenida providencia, el tráfico fue interrumpido por grupos de manifestantes, que levantaron e incendiaron barricadas en los choques con las fuerzas especiales de la policía que emplearon con profusión bombas de gases lacrimógenos y chorros de agua.

Asimismo la empresa del Metro anunció el cierre de las estaciones de las estaciones Pedro de Valdivia, Los Leones y Tobalaba de la Línea 1, ante los violentos incidentes.

A diferencia de las jornadas precedentes cuando las manifestaciones tenían por escenario la Plaza Baquedano, la Alameda y el Centro de la capital, en esta las movilizaciones se trasladaron hacia el sector oriental de la urbe, donde residen sectores sociales adinerados.

No obstante, también desde temprano comenzaron a congregarse de forma pacífica miles de personas en la plaza Baquedano, pero rápidamente comenzaron a ser reprimidas por las fuerzas policiales.

Las protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera comenzaron bien temprano, cuando a partir de las 07:00 hora local, gremios de camioneros y taxistas interrumpieron el normal flujo de vehículos en varias autopistas a lo largo de toda la mañana para exigir la reducción de los altísimos precios de los peajes, entre otras reivindicaciones.

PL

Justicia chilena acoge querella criminal contra Piñera por su rol durante protestas

La justicia chilena decidió admitir el miércoles la tramitación de una querella criminal contra el presidente de Chile, Sebastián Piñera, que lo acusa de ser responsable de los supuestos crímenes de lesa humanidad cometidos durante las protestas masivas de las últimas semanas.

«Se admite a tramitación la querella interpuesta y remítase a la Fiscalía los documentos acompañados», informó el Poder Judicial a través de un comunicado.

La acción fue interpuesta por un grupo de 16 abogados expertos de derechos humanos, y responsabiliza al mandatario chileno como autor de crímenes de lesa humanidad en su calidad de jefe de Estado.

Además, busca perseguir a «todos quienes resulten responsables, como autores, encubridores y/o cómplices de aquellos crímenes».

En el documento se citan a varias instituciones y organismos como el Instituto Nacional de Derechos Humanos para dar cuenta de una serie de denuncias contra la policía y militares, de homicidios, abusos, violaciones, torturas, apremios ilegítimos, entre otros.

La justicia entregó los antecedentes a Fiscalía, para que designe un fiscal y comience las indagaciones.

Las movilizaciones comenzaron el 14 de octubre en Chile debido a un alza de 30 pesos (menos de un dólar) en el precio del pasaje del Metro de Santiago, que días más tarde fue anulada por Piñera.

Sin embargo, las protestas no amainaron abarcando otros reclamos sociales y tomaron un cariz mucho más intenso, que incluyó incendios y destrucción de varias estaciones del Metro, y decenas de manifestaciones en diversos lugares del Chile con marchas y cacerolazos.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) recibió denuncias por violaciones a los derechos humanos a raíz del actuar de la policía y militares, acusando torturas, abusos de poder, golpes y detenciones arbitrarias, situación que también está siendo analizada por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Hasta el momento la cifra oficial es de 23 muertos, cinco de los cuales perdieron la vida a manos de efectivos de las Fuerzas Armadas y Carabineros.

Sputnik

Militares descalificados alimentan intento de golpe en Bolivia

Los militares del servicio pasivo que alimentan hoy intentos de golpe de Estado en Bolivia, son elementos ‘descalificados’, sin arraigo, ni peso académico, ni profesional dentro de las Fuerzas Armadas, afirmó el general en retiro Edwin de la Fuente.

‘Son elementos inhabilitados sin ningún tipo de influencia en la instrucción castrense y sus convocatorias políticas carecen de mayor repercusión’, afirmó el exalto jefe militar.

Esos militares alineados a los grupos opositores carecen de credibilidad y aprovechan la coyuntura actual para actuar de forma ilegal, señaló.

Quienes los alientan usan las redes sociales para dar falsas noticias y crear un sesgo en la información real y veraz, declaro el exjefe militar.

Lo que pretenden es seguir creando odio, altercado, racismo, para convulsionar el país, acciones que el Gobierno logra manejar bien, aseveró.

Hoy la policía de Bolivia se mantiene alerta para prevenir y evitar cualquier tipo de enfrentamiento entre la población civil y el pueblo que apoya el proceso de cambio en Bolivia.

Las Fuerzas Armadas Bolivianas tiene como principal misión el respeto a la Constitución Política del Estado y obedecer al Gobierno legalmente constituido, por lo que su función ahora es mantener el orden y evitar excesos de los sectores movilizados’, resaltó de la Fuente.

Por su parte, el también general en retiro Luis Alcázar en su condición de analista político dijo que no tiene conocimiento de que militares del servicio pasivo estén involucrados en contubernios o algo así.

Obviamente dijo, no esperemos que el ciento por ciento de la fuerza no activa esté de acuerdo con uno u otro lado, creo que todos los bolivianos debemos contribuir por la paz, ante la difícil situación por la que atraviesa el país.

Considero que deben deponerse posiciones fanáticas y radicales porque solo llevaran al enfrentamiento. No puede llegar al momento en que las bases sobrepasen a sus líderes, eso es terrible, porque no hay con quien negociar, consideró Alcazar.

Apuntó que la solución es crear una comisión imparcial para lograr un entendimiento porque las posiciones encontradas no benefician a ninguna de las partes, ni al oficialismo ni a la oposición.

Bolivia vive una serie de jornadas de protestas desde que Carlos Mesa, perdedor en las elecciones del 20 de octubre, sembró la matriz de un fraude antes del cierre del cómputo final, sin presentar prueba alguna, situación que se complejiza con las últimas palabras del cabecilla del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, quien plantea la radicalización del proceso.

PL