Bolivia espera entre barricadas solución a vacío de poder tras caída de Morales

Bolivia esperaba este martes, tensionada entre barricadas y bloqueos, una solución política al vacío de poder provocado por la caída del Gobierno de Evo Morales, que devino en caos y violencia generalizados que solo una movilización militar pudo aplacar parcialmente en la noche anterior.

«Hoy día tendremos presidente; los que queremos paz estamos haciendo los esfuerzos necesarios», dijo a reporteros la senadora opositora Jeanine Áñez, habilitada para asumir el mando interino con encargo de conducir un nuevo proceso electoral a corto plazo.

Áñez hizo la declaración antes de presidir, en el palacio legislativo, intensas gestiones para asegurar el quórum en el Senado y la Cámara de Diputados que tienen que reunirse por separado y reorganizar sus directivas antes de una decisiva sesión bicameral convocada para las 16:00 hora local (20:00 GMT), que debería consolidar la transición presidencial.

Morales, entretanto, era esperado en México donde tendrá asilo político tras renunciar el domingo pasado presionado por un golpe cívico-político que desconoció, por supuestamente fraudulentos, los resultados de las elecciones del 20 de octubre en la que según el cómputo oficial había ganado un cuarto mandato consecutivo.

La senadora de 52 años, con casi más de una década de experiencia legislativa, quedó habilitada para suceder a Morales a causa de las renuncias de los tres primeros en la línea de sucesión, aunque su asunción presidencial debe pasar por la formalidad de una sesión bicameral de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

«Pensamos que es mucho más importante que el país esté en paz, que la gente esté tranquila, que podamos salir a la calle sin miedo, a tener en cuenta formalidades. Un país no puede ir adelante sin una cabeza de estado», dijo Áñez, abogada de 52 años, en referencia a eventuales obstáculos legales para su asunción presidencial.

Frente al edificio legislativo, la Plaza Murillo estaba fuertemente custodiada por la policía, que reanudó sus labores en la tarde del lunes luego de un amotinamiento de tres días que resultó una de las claves para la caída de Morales.

Ya no estaban en esa plaza, centro del poder político, los activistas cívicos que la habían tomado la semana pasada, pero en sus alrededores y en gran parte de La Paz seguían intactos al mediodía los bloqueos callejeros de las manifestaciones contra Morales.

En la noche pasada, los bloqueos resultaron reforzados por millares de barricadas montadas por vecinos en los barrios, en prevención de la repetición de incursiones de supuestos campesinos y transportistas leales a Morales, señalados como autores de una ola de vandalismo, incluidos incendios, desde el fin de semana.

No hubo tales incursiones en La Paz ni en la ciudad vecina de El Alto, debido aparentemente a las operaciones iniciadas por las Fuerzas Armadas en respaldo de la Policía, que pidió auxilio al resultar superada por la cantidad y la violencia de los desórdenes.

Un temido ingreso a La Paz de millares de campesinos que habían llegado a El Alto al grito de «ahora sí, guerra civil» terminó convertido en una ruidosa pero pacífica manifestación nocturna por el vacío centro urbano, sin incidentes.

«Aunque ahora hay tranquilidad, no bajamos la guardia, nos mantendremos vigilantes hasta lograr una paz consolidada», dijo a Sputnik un vecino del barrio Seguencoma, que dijo haber pasado la noche en una barricada y pidió guardar su nombre en reserva.

Como él, millares de ciudadanos pasaron la última noche en vigilia, intercambiando en las redes sociales informes y alertas, en un clima de temor que la senadora Añez calificó como «otra noche de terror y miedo que no debe repetirse».

Al iniciarse la operación policial-militar, manifestantes habían atacado al menos tres cuarteles de la policía en otras tantas ciudades, incendiando edificios y vehículos en aparente protesta contra los motines policiales, según medios locales.

Los bloqueos callejeros permanecían también en la mayoría de las demás ciudades, cumpliendo una orden del líder cívico nacional, Luis Camacho, de prolongar la presión hasta que se consolide el cambio de gobierno.

Sputnik

About el comunista (68875 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: