Anuncios

Evo Morales: «Lo que hemos construido en Bolivia lo están destruyendo»

El expresidente boliviano Evo Morales denunció que al menos 30 personas han muerto en su país víctimas de la represión a las protestas desatadas tras el golpe de Estado.

«Desde el lunes [18 de noviembre] hasta ayer [19 de noviembre] tenemos cerca de 30 muertos a bala, esta masacre es parte de un genocidio de lo que ocurre en nuestra querida Bolivia», dijo el exmandatario en conferencia de prensa en la Ciudad de México.

El líder boliviano denunció en un hotel de la Ciudad de México, que «la Plaza Murillo (en la ciudad boliviana de La Paz) amaneció rodeada de tanques».

«Mientras tenga la vida sigue la lucha (…) pensé que habíamos terminado con la opresión con la discriminación, con la humillación», expresó el exjefe de Estado.

En su mensaje ante decenas de periodistas, denunció a grupos de la oposición que «no respetan a la vida».

En ese marco, indicó que sería bueno que se celebrara un «diálogo nacional», con una agenda abierta con el fin de que «paren las confrontaciones».

«Vamos a un dialogo nacional, en base a la Constitución, para acabar con la violencia», subrayó el líder indígena.

El exmandatario de Bolivia denunció que la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el secretario general de esa organización, Luis Almagro, apoyaron el golpe que él denuncia en Bolivia.

«La OEA y Luis Almagro se sumaron al golpe de Estado (…), Pido una comisión internacional que verifique cómo la OEA se sumó al golpe de Estado», dijo.

Además, Morales aseguró que busca una «salida negociada» a la crisis política en Bolivia.

«Nuestra bancada busca una salida negociada» dijo el exmandatario al tiempo que convocó a observadores internacionales.

Morales reiteró que su salida de la presidencia y su exilio en México son resultado de un golpe de Estado.

«Los golpistas quemaron casas de nuestras autoridades y tomaron represalias contra las familias, contra los niños, con amenazas de quemarlos», denunció.

Aseguró que la conspiración opositora contra su administración fue «un golpe civil», al cual se sumó la Policía boliviana.

La trama se habría intensificado el fin de semana antepasado, entre el 8 y el 10 de noviembre, mientras que la OEA se preparaba para presentar un informe de auditoría sobre las elecciones presidenciales del 20 de octubre, en las que buscaba su reelección.

El expresidente reseñó que advirtió al organismo interamericano que si ese informe era publicado «iban a incendiar a Bolivia y a provocar varios muertos», porque él considera el reporte sobre irregularidades de los comicios como unilateral.

Sin embargo, Morales dijo este 19 de noviembre que estaba dispuesto a nuevas elecciones para superar la crisis política.

Asimismo, el expresidente boliviano propuso la creación de una «comisión de la verdad» internacional para investigar las últimas elecciones en su país, pacificar la nación y frenar la violencia.

​»Pido a organismos internacionales y al hermano papa Francisco la conformación de una misión de observación electoral», dijo.

El mandatario descartó que sea la Organización de Estados Americanos (OEA) la encargada de buscar una salida con mediación internacional, porque considera que el secretario general del organismo interamericano, el excanciller uruguayo Luis Almagro, se había sumado a la supuesta conspiración.

Morales propuso que la comunidad internacional pueda aportar «con sus personalidades e instituciones [a la solución de la crisis] que no sea como la OEA que ha sido golpista».

Además, Morales expresó su disposición a regresar a su país, y pidió la ayuda de «facilitadores internacionales» para retornar desde su asilo en México.

«Me gustaría volver (…) No soy corrupto, no soy delincuente para estar afuera de Bolivia (…), Les pido a los facilitadores internacionales que hablen para que se nos permita volver allá» , dijo.

Asimismo, destacó que aceptaría nuevas elecciones como solución a la crisis en el país andino.

«Si la vía de solución son elecciones… nosotros ganamos las elecciones, [pero] todo por la paz y que hayan nuevas elecciones; no me opongo a que la solución sean nuevas elecciones, bienvenidas», dijo el exmandatario.

Morales gobernó desde enero de 2006, hasta el 10 de noviembre pasado, cuando dimitió, aunque aclaró este 19 de noviembre que la renuncia aún no ha sido tramitada por la Asamblea Nacional parlamentaria, para completar el proceso constitucional.

El expresidente llegó acompañado del excanciller boliviano Diego Pary, y ambos fueron recibidos en la calle por unos 50 manifestantes, que apoyaron a Morales con gritos de «¡no estás solo!».

Mientras que el exmandatario hablaba en México, el Gobierno de facto de Bolivia anunciaba que presentará una demanda internacional contra Morales por supuestos delitos de lesa humanidad, acusándolo de alentar bloqueos que privarían de alimentos a las ciudades.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (61620 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: