Anuncios

La foto de un niño de 4 años con neumonía durmiendo en el suelo de un hospital público desata una oleada de críticas contra Boris Johnson

El primer ministro británico se negó a ver la imagen que le enseñaba un periodista e incluso le arrebató el móvil.

Los medios han cargado contra él, mientras Jeremy Corbyn le reprocha los recortes en el sistema de salud.

La fotografía de un niño durmiendo en el suelo de un hospital público de Leeds, apenas cubierto con unos abrigos mientras esperaba a ser atendido por una posible neumonía, ha provocado una oleada de críticas contra Boris Johnson, después de que el primer ministro británico y candidato conservador en las elecciones de este jueves se negará a ver la imagen e incluso le quitará a un periodista el teléfono móvil en el que se la pretendía enseñar, un gesto que ha colocado en el centro de la discusión electoral la situación de Sistema Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés) tras años de austeridad.

La controversia nació durante un acto de la campaña electoral, cuando un reportero del canal ITV, Joe Pike, le preguntó a Johnson por el estado de la sanidad pública y quiso enseñarle una imagen de Jack Willimant: «Es un niño de cuatro años, primer ministro, que podría tener neumonía y que tuvo que hacer cola en el suelo sobre un montón de abrigos», relata el periodista, mientras insiste en que mire la foto.

Johnson intenta detallar sus promesas para mejorar el NHS y, ante la insistencia de Pike, coge su móvil y se lo guarda en el bolsillo. Solo cuando el periodista se lo reprocha, lo saca de su abrigo y mira la imagen, admitiendo que «es una foto terrible» y disculpándose con la familia, aunque recalca que la mayor parte de los británicos tienen mejores experiencias en la sanidad pública «que este pobre niño».

Un tropiezo a dos días de las elecciones

La difusión de ese vídeo ha hecho crecer la polémica, con críticas contra Johnson tanto desde la oposición como desde los medios de comunicación, apenas a dos días de las elecciones y cuando el líder conservador parecía tener encarrilada la campaña, con diez puntos de ventaja en las encuestas sobre su principal rival, el laborista Jeremy Corbyn.

Así, el revuelo causado obligó al ministro de Sanidad, Matt Hancock, a desplazarse rápidamente al Leeds General Infirmary, que a su vez se ha disculpado ante la familia. Johnson, al ser preguntado más tarde por otros periodistas, incluida la BBC, por qué se había negado a mirar la foto del niño enfermo, no respondió directamente, sino que enumeró sus propuestas para mejorar el NHS si gana las elecciones del 12 de diciembre.

Pero, por ahora, nada ha logrado apagar la polémica, que lastra las posibilidades de Boris Johnson de alcanzar una mayoría absoluta: «Cada día en el que la conversación versa de la presión que pesa sobre el NHS constituye una victoria táctica para los laboristas y una derrota para los conservadores», asegura a AFP el analista Jack Blanchard, de Politico.

El caso fue inicialmente desvelado por el diario The Daily Mirror, al que la madre del pequeño, Sarah Williment, contó que, aunque primero el hospital les ofreció una cama y oxígeno cuando fueron a urgencias el pasado martes, después se quedaron sin ella y su hijo hubo de dormir en urgencias, durante cuatro horas, encima de unos abrigos.

Este martes, el Mirror publica otra fotografía, en este caso de una bebé de nueve meses, Lily, que según su madre, Louise Webb, tuvo que dormir cuatro horas en una silla de un hospital sin identificar, con el titular: «Aquí tiene otra foto que no querrá ver, señor Johnson».

A la par que las críticas arrecian en los medios, Jeremy Corbyn ha aprovechado para cargar contra Johnson en un asunto en el que se siente fuerte, la defensa de la sanidad pública, desplazando el incómodo Brexit del centro del debate electoral. «Es un ejemplo de lo que pasa en nuestro NHS», ha clamado en la BBC, después de que este lunes ya criticara que al primer ministro «no le importan nada» ni la gente ni el impacto de los recortes de su partido.

Promesas sobre sanidad pública

«Los estudios demuestran que hay numerosos hospitales en los que los enfermos están en peligro a causa de la escasez de personal, de la falta de equipamiento, de la ausencia de mantenimiento de los edificios», ha argumentado este martes, mientras denunciaba «la falta de financiación del NHS durante la austeridad de los últimos nueve años» de gobiernos conservadores.

Johnson, de hecho, ha prometido inyectar 40.000 millones de euros al NHS en los próximos cinco años para alejarse de esos recortes. Los laboristas, por su parte, se comprometen a elevar el presupuesto de la sanidad pública un 4,3 % cada año, proporcionar revisiones dentales gratuitas y abrir una bolsa de formación para enfermeras, que escasean ante la huida de profesionales europeas por el Brexit.

Según una investigación elaborada por médicos del NHS y difundida este martes por el diario The Guardian, 5.449 personas han fallecido en los últimos tres años en Reino Unido a causa de una espera excesiva para disponer de una cama en las urgencias hospitalarias, una cifra que achacan a la sobrecarga de esas unidades por los recortes presupuestarios.

RTVE

Anuncios
About el comunista (64192 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: