Anuncios

Repudio en Argentina por liberación en España de responsable de «vuelos de la muerte»

Diversas organizaciones argentinas expresaron su rechazo por la liberación en España de uno de los represores más sanguinarios de la última dictadura que sufrió la nación sudamericana (1976-1983), Adolfo Scilingo, quien fuera condenado a 1.084 años de prisión en el país europeo por los denominados «vuelos de la muerte».

«¡Alertas en Madrid! El genocida Scilingo sale de la cárcel», alertó este viernes en las redes sociales la organización Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S).

Tras 22 años, un mes y diez días de reclusión, el exteniente de fragata abandonó el pasado 18 noviembre el centro penitenciario de Alcalá de Henares, en la Comunidad de Madrid, reveló el diario español Vozpópuli.

La rama autónoma de la Central de Trabajadores de Argentina manifestó «su más enérgico repudio a la liberación del genocida Adolfo Scilingo, uno de los responsables de ‘los vuelos de la muerte’ según él mismo confesara al periodista (argentino) Horacio Verbitsky y ante el juez Baltasar Garzón».

Garzón fue quien ordenó su detención en España en 1997 cuando el represor estaba por conceder una entrevista, recordó la central obrera.

«Su testimonio además fue clave para revelar la complicidad eclesiástica, sirvió para aportar datos sobre el silencio de las fuerzas armadas en democracia y las maniobras de impunidad durante el gobierno de Carlos Menem (1989-1999)», apuntó la organización.

Scilingo, que en la actualidad tiene 73 años, fue condenado en 2007 por el Tribunal Supremo de España a 1084 años de cárcel por delitos de lesa humanidad tras considerarlo responsable del asesinato de 30 personas que fueron arrojadas desde aviones sobre el Río de la Plata, en operaciones que se conocen como «los vuelos de la muerte».

El represor también fue juzgado como cómplice de 255 detenciones ilegales en el centro clandestino de que funcionó en la entonces Escuela de Mecánica de la Armada de Buenos Aires (ESMA), por el que se estima pasaron 5.000 personas sin que apenas quedaran sobrevivientes.

Con su sentencia, el máximo tribunal del país europeo agravó la condena de 640 años que le había dado la Audiencia Nacional el 19 de abril de 2005, en lo que fue el primer fallo de la justicia española contra un represor de otro país en base al principio de justicia universal.

La justicia o jurisdicción universal es un principio del derecho internacional que permite a cualquier país investigar crímenes imprescriptibles con independencia de dónde o cuándo se hayan cometido.

«Desde la CTA Autónoma junto a los organismos de derechos humanos de nuestro país como así también en España, articularemos para impedir este grave hecho y que retorne al lugar de donde nunca debió haber salido», advirtió el secretario de Derechos Humanos de la institución, Emiliano Hueravilo.

El genocida pernocta en la actualidad en un Centro de Inserción Social (CIS) de la Comunidad de Madrid gracias a que el centro penitenciario accedió a aplicarle el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, que le permite cumplir en semilibertad el restante de su condena, la cual concluye en 2022.

Scilingo ha pedido además que se le aplique el tercer grado para poder dormir en un piso en la sierra madrileña donde vive con su mujer, informó Vozpópuli.

El terrorismo de Estado que llevó adelante la dictadura argentina causó 30.000 desaparecidos y se apropió de unos 500 niños nacidos en cautiverio, hijos de opositores políticos.

En una entrevista en 1998, el represor señaló a Televisión Española que «todos los miércoles se hacía un vuelo y se designaba en forma rotativa distintos oficiales para hacerse cargo de esos vuelos, de forma tal que la mayor cantidad de integrantes de la Armada pasaran por esos vuelos».

«A los que el día antes se les elegían para morir, se les llevaba al aeropuerto dormidos o semidormidos mediante una leve dosis de un somnífero y engañados, haciéndoles creer que iban a ser llevados a una prisión del sur», continuó.

Ya durante el vuelo «se les daba una segunda dosis muy poderosa, quedaban totalmente dormidos, se les desvestía y, cuando el comandante daba la orden, se les arrojaba al mar uno por uno», recordó.

Scilingo reconoció durante esa entrevista que participó en dos vuelos de la muerte y admitió su responsabilidad en la muerte de 13 personas del primero, y de otras 17 del segundo.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (66199 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: