Anuncios

«Se debe a la inutilidad de Guaidó»: España cambia su postura sobre Venezuela

España fue el primer gobierno de Europa en reconocer al diputado Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, luego de que este se autoproclamara primer mandatario en una plaza pública de Caracas. Un año después, la postura de España parece haber cambiado, o al menos, ya no es tan clara como lo quisiera la oposición venezolana y española.

Se le reconoció como presidente encargado, pero cuando pisó suelo español el pasado 25 de enero, fue recibido por la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, y no por el presidente Pedro Sánchez, tal como lo exigieron desde el Partido Popular y Vox. A partir de ese momento se habla de un viraje del gobierno español con respecto a Venezuela.

«Yo creo que hay un cambio de postura porque un año es tiempo suficiente para demostrar la inutilidad de Guaidó. Por tanto, es muy evidente que si en un año Guaidó, lejos de encontrar soluciones, lo único que ha hecho es perder apoyos dentro de la propia Venezuela, corresponde a un país como España buscar soluciones alternativas”, sostiene el analista político, Juan Carlos Monedero.

Otra de las señales que llamó la atención fue que el presidente Pedro Sánchez dejó de referirse a Guaidó como presidente encargado y empezó a llamarlo «líder de la oposición». Ante estas matizaciones, el representante de Guaidó en España consultó formalmente a la cancillería si se había cambiado la postura sobre Venezuela. La cancillería dijo que no.

«Durante este año se ha mantenido la ficción de mantener la figura de Presidente encargado al mismo tiempo que toda la negociación política y diplomática era con el gobierno legítimo. Toda esta contradicción lo único que tiene detrás es la necesidad de mantener cierto equilibrio con la postura de las cancillerías europeas. Yo creo que se abre nueva etapa en donde le corresponde, no solamente a España, sino también al Vaticano y otros gobiernos como el de México, de convencer a la diplomacia internacional de que Guaidó no es ningún tipo de solución, y por lo tanto hay que pensar en términos de una salida negociada y electoral en donde Guaidó, si quiere, puede presentarse en las elecciones, pero no tiene ningún tipo de reconocimiento ni nacional ni internacional», indica Monedero.

‘Delcygate’ sí, problemas de España no

La escala que hizo la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez en el aeropuerto de Barajas el pasado 20 de enero y la reunión que sostuvo con el ministro de Transporte español, José Luis Ábalos, esa madrugada, desató una polémica dentro de España.

El Partido Popular y Vox aún exigen la renuncia del ministro por supuestamente haber violado las sanciones impuestas a funcionarios venezolanos que les prohíbe pisar territorio europeo. El pasado miércoles 12 de febrero, en la primera sesión de control de gobierno que realizó el Congreso de los Diputados, Vox y el PP ocuparon todas sus preguntas en solicitar explicaciones al gobierno sobre la reunión entre Ábalos y Delcy Rodríguez. Cuando tocó hablar sobre el problema de los agricultores y ganaderos españoles, los escaños de Vox y el Partido Popular quedaron vacíos.

«Fue muy espectacular que cuando se discutía el problema de los agricultores el Parlamento estuviera vacío porque demuestra que la derecha española no tiene una solución para los problemas de la agricultura española, en cambio, son gente que han hecho toda una tarea de acoso y derribo solo con el caso de Venezuela porque le ahorra hablar de política».

«Se ha construido la imagen de Venezuela como se construyó ayer la imagen de la Unión Soviética, que lo presentaron como el enemigo de la civilización occidental, y por lo tanto, luego de que se ha construido esa demonización, el segundo paso es implicar a algún partido nacional con lo que llaman el castrochavismo, entonces te ahorras plantear cuáles son tus propuestas para tu país», explica Monedero.

Desde EEUU se dice que la Administración Trump sigue con «desconcierto” los nuevos pasos del gobierno de Sánchez sobre Venezuela. Para Monedero, este sería un buen momento para que Europa recupere su autonomía.

«Yo creo que es inevitable que la UE tenga fricciones con los Estados Unidos de Trump. La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea replantea el papel de la OTAN. Al mismo tiempo, las amenazas de sanciones por la tasa Google obliga a la Unión Europea a dejar de hacer seguidismo con Estados Unidos, y en tercer lugar, que Trump intente una guerra con Venezuela para poder justificar su reelección no tiene por qué afectar a Europa. Por tanto, Europa tiene que escoger entre ser mayor de edad y recuperar la dignidad que siempre le ha correspondido o seguir siendo mayordoma de EEUU, que va contra los intereses de los europeos y las europeas».

Sputnik

Anuncios
About el comunista (68420 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: