Anuncios

Cómo Hitler quería exterminar a los rusos y cómo la URSS borró a los nazis de la faz de la Tierra

El 18 de diciembre de 1940 el líder de la Alemania nazi, Adolf Hitler, autorizó la Operación Barbarroja, una campaña para conquistar la parte europea de la Unión Soviética y repoblar estos territorios con alemanes. Sputnik explica qué podría haber pasado en caso de que los nazis hubieran salido victoriosos y por qué al final fracasaron.

Desde el principio la Unión Soviética quería evitar una guerra. En los años anteriores a la invasión nazi, Moscú y Berlín habían firmado una serie de acuerdos políticos y económicos. Por lo cual, en el país comunista muchos creían que un conflicto armado a gran escala entre los dos países era casi imposible. No obstante, los altos mandos del Ejército alemán empezaron a elaborar meticulosamente un plan de agresión contra la URSS ya en el verano de 1940.

Las peores expectativas se hicieron realidad el 22 de junio de 1941 cuando los nazis dieron inicio a la Operación Barbarroja. Las fuerzas de los países del Eje —casi tres millones de efectivos— invadieron el territorio de la URSS abriendo el Frente Este de la Segunda Guerra Mundial. La lucha del pueblo del país comunista por su independencia, e incluso su supervivencia, pasó a ser conocida como la Gran Guerra Patria. En aquella guerra, la URSS perdería 27 millones de sus ciudadanos, la mayoría de ellos, civiles.

Los nazis tenían planes de llegar hasta la línea Arjánguelsk-Astracán desplazando a las fuerzas soviéticas rumbo a los Urales. Las batallas que jugaron un papel determinante en la incapacidad de llegar a dicha línea incluyen la defensa de la fortaleza de Brest —en la Bielorrusia actual—, que distrajo una cantidad significativa de las fuerzas de la Wehrmacht y que se negó a capitular durante más de un mes, explicó a Sputnik el historiador ruso y profesor de la Universidad Europea de San Petersburgo, Nikita Lomaguin.

Otras batallas importantes que impidieron a los nazis a alcanzar sus metas en el marco de la Operación Barbarroja incluyen la batalla de Leningrado —ahora llamada San Petersburgo—, que terminó en un asedio que se cobró la vida de entre 600.000 y 1,5 millones de personas, aunque la urbe no cayó en las manos de los invasores; la batalla de Moscú, y la batalla de Stalingrado, dos momentos clave que cambiaron el rumbo de la guerra, agregó.

Un tanque nazi abatido y los cuerpos de los integrantes de su tripulación durante la batalla de Stalingrado

Un tanque nazi abatido y los cuerpos de los integrantes de su tripulación durante la batalla de Stalingrado.

El máximo avance de las fuerzas alemanas y las tropas de sus países cómplices fue en el río Volga en Stalingrado. También esperaban avanzar más en la parte norte del país comunista, pero las tropas finlandesas no actuaron tan activamente como quería Berlín. Esta es una de las razones por la que el asedio de Leningrado no culminó con la capitulación de la ciudad. Helsinki se encontraba bajo la presión anglo-estadounidense, por lo cual no participó debidamente en la batalla, señaló el entrevistado.

¿Qué hubiera pasado si el plan Barbarroja funcionaba?

En caso de que la ofensiva hubiera ido de acuerdo con el plan Barbarroja, las acciones siguientes de la Alemania nazi en los territorios conquistados serían reguladas por el Plan General del Este. La meta era erradicar una parte considerable de la población de Europa del Este, incluida la parte europea de la URSS. El alcance de la exterminación deliberada incluía al 75% de la población. La mayoría sería suprimida físicamente, mientras que el resto sería deportado a Siberia.

Los nazis creían que los pueblos eslavos pertenecían a una raza inferior a los alemanes. Toda la estrategia del nazismo se centraba en la victoria en aquella guerra y en destruir la Unión Soviética como Estado. Entretanto, Berlín quería aprovechar las riquezas naturales del país comunista como el petróleo y los recursos minerales.

La política de exterminación de los pueblos de la Unión Soviética formaba parte de los planes del Tercer Reich de expandir el espacio vital —Lebensraum— del pueblo alemán. Los que evitaran la muerte serían germanizados y se convertirían en eslavos de la raza superior. Los que pertenecían a la etnia alemana, poblarían las zonas conquistadas. La expansión hacia los territorios de Polonia, Checoslovaquia y la URSS fue conocido como el Empuje hacia el este —Drang nach Osten—.

Los aviones soviéticos Il-2 atacan un convoy enemigo

Los aviones soviéticos Il-2 atacan un convoy enemigo.

Durante la ocupación nazi de la URSS, el Tercer Reich puso en efecto el Plan Hambre que tenía como meta matar de hambre a los ciudadanos y a los prisioneros de guerra soviéticos. Estaba previsto que el Ejército nazi se alimentara de la producción local, privando de comida a la población de las zonas ocupadas. Otra manera de exterminar a los civiles soviéticos fueron las masacres. Los nazis consiguieron realizar su vil plan solo parcialmente antes de que fueran expulsados del territorio de la URSS.

¿Por qué la Operación Barbarroja fracasó?

«El fracaso del plan Barbarroja se debió principalmente a que los nazis subestimaron a la Unión Soviética como adversario militar. Los belicistas del Tercer Reich creían que el pueblo no apoyaría al Gobierno soviético. En pocas palabras, los alemanes sobreestimaron sus posibilidades en la ofensiva contra el país comunista», dijo Lomaguin.

Los nazis fueron tan arrogantes porque acababan de llegar a las fronteras de la URSS justo después de su marcha triunfal por Europa en la que cada país cayó ante el avance nazi casi sin resistir.

Creían que saldrían victoriosos en esta nueva ofensiva, pero no pudieron ni imaginar lo que les esperaba una vez cruzaran el límite de la Unión Soviética. No esperaban enfrentarse a una resistencia tan feroz, añadió el historiador.

«El plan era lanzar una guerra relámpago contra el país comunista, pero en realidad la Wehrmacht no estaba preparada ni para las grandes distancias ni para severas condiciones climáticas del invierno ruso ni para una nueva situación con la logística», puso de relieve.

Otro gran problema para los invasores fue la guerrilla que formaron los partisanos en su retaguardia con el apoyo de Moscú. Los partisanos empezaron a llevar a cabo operaciones dentro de las líneas enemigas, lo que empeoró la situación para el Ejército nazi.

La batalla de Moscú, 1942

La batalla de Moscú, 1942.

Los belicistas en Berlín tampoco esperaban que Moscú pasara a formar parte de una coalición junto con los países de Occidente. Los nazis, con toda seguridad, creían que los bolcheviques no iban a cooperar con los países como el Reino Unido o Estados Unidos. Lo único que podían suponer es que esta cooperación sería muy limitada, subrayó. Todo esto explica por qué el plan Barbarroja desde el principio estaba destinado a fracasar.

«El hecho de que Moscú consiguió consolidar fuerzas dentro del país y que los guerreros soviéticos evidentemente tenían voluntad de luchar por su patria determinaron la ventaja de la URSS en el conflicto contra la Alemania nazi», concluyó Lomaguin.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (68201 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: