Anuncios

Refugiados sirios al borde del abismo

A medida de que crezca la crisis en Idlib, gobernación que últimamente se convirtió en el punto de máxima tensión en Siria, la mayor amenaza se cierne sobre los refugiados sirios que en medio de los continuos bombardeos entre Siria y Turquía se quedan sin opciones para escapar de la violencia.

Por Dina Shakérova*

Según la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (Acnudh), desde el 1 de diciembre de 2019, el conflicto en Siria forzó el desplazamiento de más de 900.000 personas, el 80 por ciento de ellas mujeres y niños.

Se trata del mayor éxodo desde que empezó la guerra en 2011.

La alta comisionada de la ONU para los DDHH, Michelle Bachelet destacó que los civiles que huyen de los combates han de desplazarse a zonas sin refugio seguro y simplemente «no tienen adónde ir».

Los campamentos de desplazados están desbordados por el gran número de personas que buscan refugio y el limitado acceso a alimentos, agua potable y atención médica.

BAJAS

En total a partir del 1 de enero la Acnudh detectó 298 civiles fallecidos en Idlib y Alepo.

También precisó que entre el 1 y el 16 de febrero pasado «al menos 100 civiles, incluidos 18 mujeres y 35 menores, murieron y muchos otros civiles resultaron heridos por bombardeos aéreos y ataques desde tierra lanzados por las fuerzas gubernamentales y sus aliados».

Además informó de siete civiles muertos, incluidos dos mujeres y tres menores por los ataques desde tierra perpetrados por grupos armados ilegales.

«Familias enteras, algunas de las cuales han huido de un rincón a otro de Siria a en el transcurso de la última década, se encuentran con que las bombas forman parte de su vida cotidiana», constató Bachelet.

Y pregunta «¿Cómo puede alguien justificar la ejecución de tales ataques indiscriminados e inhumanos?».

La respuesta a esa pregunta parece estar clara pero la situación que se observa hoy en Siria muestra lo contrario.

CRECE EL CONFLICTO

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien quedó insatisfecho con las negociaciones con Rusia sobre Idlib, amenazó con una inminente ofensiva, y parece que cumplió la palabra.

El Centro ruso para la reconciliación en Siria comunicó el jueves que las milicias proturcas apoyadas por la artillería de las Fuerzas Armadas de Turquía, rompieron la defensa siria cerca de las localidades de Qminas y Neirab en Idlib.

Los cazas rusos Su-24 atacaron a los insurgentes y ayudaron a las fuerzas sirias a rechazar todos los ataques.

A su vez, el Ministerio de Defensa turco informó de dos militares suyos muertos en Idlib en un bombardeo del que Ankara inmediatamente culpó al Ejército sirio.

Hubo además cinco heridos y una respuesta de las tropas de Ankara que aseguró haber eliminado a 50 soldados sirios.

Mientras, Erdogan declaró este viernes que el Ejército turco abatió a 150 militares sirios en Idlib, gobernación que, aseveró, vive una guerra.

El mandatario también advirtió que Turquía no abandonará Idlib hasta que Damasco «cese la violencia».

Turquía acusa a las tropas sirias y sus aliados de atacar objetivos civiles y las posiciones del ejército turco en Idlib.

Por su parte Moscú, asevera que las operaciones rusas y sirias van dirigidas únicamente contra los terroristas.

LLAMADO A LA PAZ

La comunidad internacional no ha podido permanecer callada ante la situación en Idlib y, pese a discrepancias, coincidió en su llamado a la paz.

Los líderes de los Estados miembros de la UE llamaron a observar el alto el fuego en la gobernación siria de Idlib.

En particular los líderes de Alemania y Francia, Angela Merkel y Emmanuel Macron en una conversación telefónica con su par ruso, Vladímir Putin expresaron su preocupación por la situación humanitaria en Idlib y «llamaron a cesar de inmediato las hostilidades y garantizar el acceso humanitario a los necesitados».

En los mismos términos se pronunció la ONU.

El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió un alto el fuego inmediato.

Mientras, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió al Gobierno sirio y sus aliados que autoricen los corredores humanitarios seguros para el paso de civiles en zonas de conflicto en el noroeste del país.

Rusia aseguró que seguirá cooperando con Turquía para evitar una mayor escalada de la tensión en Idlib, pero advirtió que el peor escenario sería que Ankara comenzara una operación en el territorio de Siria contra el Ejército de ese país.

Rusia, Turquía, Francia y Alemania examinan también la posibilidad de sostener una reunión sobre Idlib que, en caso de celebrarse y surtir efecto, podría ser un rayo de esperanza para los civiles, que son los que asumen la mayor carga de la crisis y se ven obligados a abandonar su tierra en busca de una vida segura sin temor por la vida de su familia.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (68201 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: