Anuncios

EEUU vs. Venezuela: la diplomacia de la ‘guapería’

Una vez más, EEUU amenaza con imponer nuevas sanciones por las compras de petróleo a Venezuela. Como en otras ocasiones, la ‘guapería’ la mete el propio presidente estadounidense, Donald Trump, durante una visita a la India.

Por Natasha Vázquez*

«Podría haber sanciones muy severas, (…) lo verán dentro de un tiempo, (…) seguimos muy de cerca los acontecimientos en Venezuela y no nos gustan en absoluto», respondió a la pregunta de la prensa de si EEUU impondrá nuevas sanciones a compradores de petróleo venezolano, incluidos sus anfitriones indios.

Esto ya no sorprende de una administración que ha hecho de las sanciones su vía diplomática preferida, y las imparte sin miramientos, no solo a Venezuela, sino a Cuba, Rusia, Irán y un largo etcétera donde a veces se incluyen sus propios aliados.

Con actitud de matón de barrio, en enero de 2019 la Administración Trump trató de cerrar el comercio petrolero de Venezuela, en un esfuerzo por debilitar a Caracas e instalar a la figura del opositor Juan Guaidó como presidente. En ese momento, EEUU congeló los activos de la empresa venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA) y prohibió a sus ciudadanos y empresas que hicieran negocios con ella.

RUSIA MANTIENE SU POSICIÓN

El 18 de febrero de este año fue más allá e impuso sanciones a Rosneft Trading S.A., filial de la rusa Rosneft, y a uno de sus directores, Didier Casimiro, por manejar las exportaciones de petróleo de Venezuela para eludir las sanciones de Washington.

El enviado especial de EEUU para Venezuela, Elliot Abrams, advirtió entonces a la India y China –los mayores compradores de petróleo venezolano, en ese orden– de que dejen de comprar el crudo de Venezuela. «Seguiremos intentando persuadir a aquellos países que están respaldando y sosteniendo al régimen que reduzcan sus operaciones», agregó.

Rusia no se dejó amedrentar y subrayó que las nuevas sanciones no afectarán su cooperación con Venezuela, mientras Rosneft tildó de arbitrariedad las restricciones.

A su vez, el viceministro de Venezuela para Europa, Yván Gil, denunció que las medidas unilaterales de EEUU buscan «socavar la capacidad de Venezuela de elevar sus ingresos, para costear la vida de los venezolanos», y el canciller de la nación sudamericana, Jorge Arreaza, aseguró que las sanciones contra Rosneft Traiding serán llevadas a la Corte Penal Internacional.

La embajada rusa en Washington calificó las sanciones de Estados Unidos contra Rosneft Trading como un ejemplo de competencia desleal.

«Esta vez, la administración de Estados Unidos trata de expulsar a nuestras empresas de Venezuela: mientras tanto, las empresas estadounidenses continúan sus operaciones en el país mencionado», dijo la embajada, «este es otro claro ejemplo de competencia desleal».

«Rusia representa un diálogo inclusivo entre todas las fuerzas políticas importantes de Venezuela sin interferencia en sus asuntos internos desde el exterior», agregó la embajada.

MILES DE MILLONES EN PÉRDIDAS

Pero lo cierto es que las medidas coercitivas de EEUU se dejan sentir en la maltrecha economía venezolana, que perdió 116.000 millones de dólares como resultado, declaró el pasado 16 de febrero el ministro de Comunicación e Información venezolano, Jorge Rodríguez.

«Estamos demandando a la administración de (Donald) Trump por la contabilización del robo de nuestros activos y depósitos en banco extranjeros de empresas que se encuentran en nuestras fronteras cifra que asciende a 116.000 millones de dólares lo que se considera como una acción brutal de los gobiernos satélites y sus lacayos hacia Venezuela», dijo en una rueda de prensa transmitida por Venezolana de Televisión.

Rodríguez señaló que con esta cantidad de dinero el Gobierno podría seguir impulsando la entrega de alimentos a las familias venezolanas durante 152 años consecutivos.

Pocos días después, el canciller Jorge Arreaza denunció ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, las afectaciones de las medidas coercitivas de Estados Unidos contra su país.

«Con las medidas, el ingreso petrolero de Venezuela ha disminuido en un 90 por ciento, pasando de 42.000 millones de dólares en el año 2013 a 4.000 millones de dólares en el año 2018. Las acciones han generado pérdidas al país que superan los 120.000 millones de dólares», expresó Arreaza durante su intervención en la 42 sesión del Consejo de DDHH en Ginebra.

El ministro de Exteriores venezolano recordó que desde 2014, EEUU ha adoptado más de 300 medidas unilaterales, para afectar el «funcionamiento de la economía y menoscabar los derechos humanos del pueblo venezolano».

Arreaza también condenó las declaraciones del enviado especial de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, sobre la persecución a empresas que transporten petróleo de esa nación sudamericana.

«Anunciaba que van a perseguir a los buques que transporte petróleo venezolano, a los buques que hagan trasvase de petróleo mar adentro los van a perseguir y sancionar a cada una de esas empresas», dijo.

El canciller reiteró que estas medidas coercitivas unilaterales equivalen a armas de destrucción masiva, y que se trata de una modalidad enmascarada de guerra.

Pero aunque el Consejo de DDHH ha condenado repetidamente estas prácticas, el ‘bravucón’ del barrio Tierra no parece haberse enterado y seguirá con este ‘geobullying’, mientras el mundo no le plante cara.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (67500 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: