Anuncios

Sharápova, el adiós de una reina

Hay sucesos que son difíciles de asimilar aunque se sepa de antemano que van a ocurrir algún día. Algo así le debe estar ocurriendo a los seguidores del tenis con la impactante noticia del retiro de una de sus grandes exponentes, la rusa María Sharápova, quien a los 32 años deja las canchas mediante un anuncio un poco inesperado.

Por Duber Piñeiro*

La ganadora de cinco torneos Grand Slam y subcampeona olímpica de Londres 2012, puso fin a su prolífera carrera deportiva mediante un ensayo escrito para las revistas Vogue y Vanity Fair y publicado este miércoles.

«Soy nueva en esto, así que por favor perdónenme. Tenis: estoy diciendo adiós», escribió la destacada jugadora y también modelo. Una impactante noticia que pone fin a 28 años en la cancha, en los que conquistó 36 títulos individuales de la Asociación de Mujeres Tenistas (WTA, por sus siglas en inglés).

Considerada por muchos como una de las mejores tenistas de los últimos años es, junto a Serena Williams, la única en activo que ha ganado un Grand Slam de carrera, o lo que es lo mismo, que ha conquistado los cuatro torneos de Grand Slam –Wimbledon 2004, Estados Unidos 2006, Australia 2008 y Roland Garros 2012 y 2014. A esto se suma la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres, para completar lo que se conoce como el Silver Slam.

«Al dar mi vida al tenis, el tenis me dio una vida. Lo extrañaré todos los días.», destacó Sharápova, quien agregó que «mirando hacia atrás ahora, me doy cuenta de que el tenis ha sido mi montaña (…) Sin embargo, después de 28 años y cinco títulos de Grand Slam, estoy lista para escalar otra montaña, para competir en un tipo diferente de terreno».

INICIOS

Nacida en Siberia, en la desaparecida Unión Soviética, en 1987, Sharápova contó también cómo fue su primer contacto con el tenis. «La primera vez que recuerdo haber visto una cancha de tenis, mi padre estaba jugando en ella. Tenía cuatro años en Sochi, Rusia, tan pequeña que mis pequeñas piernas colgaban del banco en el que estaba sentada. Tan pequeña que la raqueta que recogí a mi lado era el doble de grande», detalla Sharápova en su texto en Vanity Fair.

Su andar por este deporte que la marcó para siempre y la encumbró a la fama, tuvo un antes y un después tras su victoria en la final de Wimbledon 2004, en la que se plantó con apenas 17 años y donde derrotó a Serena Williams, para convertirse en la primera rusa en conquistar el torneo más emblemático del tenis.

Williams sería una de sus principales némesis: María la vencería solo una vez más, el mismo año en el Masters femenino, para luego perder 19 encuentros seguidos.

Luego vinieron años de mucha bonanza en los que sumó varios títulos con destaque para los trofeos de Estados Unidos 2006, Australia 2008 y Roland Garros 2012, este último además lo logró tras una cirugía en el hombro, cuando pocos creían que podría recuperar su nivel. La segunda copa del Roland Garros, que se llevó en 2014, llegó a ser su último triunfo en la serie Grand Slam y uno de los últimos torneos ganados en su carrera. El trofeo se lo adjudicó en el Torneo de Tianjin en 2017.

En total la rusa jugó 816 partidos y sumó 645 victorias con un palmarés de 36 torneos WTA y más de 38 millones de dólares en premios. En agosto de 2005 encabezó por primera vez  el ranking de la WTA, donde ahora se sitúa en el puesto 373.

EL MELDONIUM Y EL ADIÓS

A mediados de 2016 la Federación Internacional de Tenis (FIT) anunció la suspensión por dos años de Sharápova por el uso de meldonium, un medicamento para el corazón que mejora el flujo sanguíneo y permite que los atletas se recuperen más rápido, por lo que en enero de ese año se había incluido en la lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Tras conocer la sanción, la tenista rusa comunicó su intención de apelar al Tribunal de Arbitraje Deportivo, que finalmente le rebajó la pena a 15 meses y pudo regresar a las canchas en abril de 2017.

Pero ya nada fue igual para la bella modelo, que también vio como muchos de sus patrocinadores se marchaban tras el escándalo de dopaje.

El regreso no fue el esperado y las lesiones no ayudaron a encontrar su mejor tenis. La deportista, de 32 años, relató que recibió una de las «señales» de que llegó la hora para terminar su carrera en agosto pasado, durante el Abierto de EEUU.

Entonces sufría de una lesión en el hombro y tenía que infiltrarlo para poder «aguantar el partido»,  subrayó que las lesiones de hombro no son algo nuevo para ella, pues con el tiempo sus tendones se han desgastado y ya tuvo numerosas cirugías, incluida una el año pasado, tras la cual pasó meses en fisioterapia.

En el Abierto de Australia de este año, al que llegó por una invitación especial (Wild Card) otorgada por el comité organizador, ya avisó de su posible salida del deporte activo, pues al ser preguntada sobre si volverían a verla en el torneo respondió: «No sé, no sé».

Reconocida como una de las deportistas más ricas, con una fortuna valorada entre los 135 y los 195 millones de dólares, según publicaciones especializadas, y dueña  de su propia marca de dulces llamada Sugarpova, la tenista se prepara para una nueva vida alejada de las canchas.

«Extrañaré a mi equipo, a mis entrenadores. Echaré de menos los momentos con mi padre sentados en el banco de prácticas», destacó Sharápova quien agregó que disfrutará ahora de la «sensación de calma con mi familia, el detenerme para una taza de café por la mañana, las escapadas de fin de semana inesperadas, los entrenamientos que yo elija (¡hola, clases de baile!)».

Se despide la rubia esbelta que marcó pautas en las canchas y con sus movimientos desbancó a muy encumbradas figuras del modelaje.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (67844 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: