Anuncios

La guerra del Cenepa: así fue el conflicto armado más reciente entre dos países de América Latina

Un día como hoy hace 25 años terminó el conflicto armado más reciente entre dos países latinoamericanos. Los soldados del Perú se enfrentaron a los efectivos del Ejército de Ecuador cerca del río Cenepa. Sputnik conversó con los excombatientes de ambas partes para relatar sus experiencias.

El conflicto por la zona limítrofe entre el Perú y Ecuador nace de las disputas territoriales entre el Perú y la Gran Colombia —de la que formaba parte el Ecuador actual— por el acceso a la cuenca del río Amazonas. Precisamente a esta cuenca pertenece el río Cenepa. Las discrepancias entre Quito y Lima desembocaron en una guerra entre 1941 y 1942. En enero de 1981 tuvo lugar otro conflicto conocido como la guerra de Paquisha, que también terminó con la victoria del Perú.

En la década de 1990 las disputas resurgieron con renovado vigor. La parte ecuatoriana estableció su control sobre el área del río Cenepa en 1994. Perú insistió en que este territorio le pertenecía, por lo cual ambos países movilizaron y mandaron sus tropas a la frontera. Tras una serie de incidentes se inició la guerra del Cenepa. Se cobró la vida de casi un centenar de personas. El conflicto armado solo transcurrió en dicha zona y no se extendió a otras partes del límite común.

La perspectiva peruana

El exministro de Defensa del Perú Roberto Chiabra León en 1995 fue el director de la Escuela de la Infantería del Ejército peruano. Cuando el jefe del Comando Conjunto peruano decidió impulsar las operaciones en el Cenepa, a Chiabra le encomendaron viajar a la zona con mayores fuerzas especiales y con el Frente Huallaga.

El Frente Huallaga tenía experiencia de combate en la selva. Había combatido contra el Sendero Luminoso y MRTA en condiciones parecidas. En el marco de su misión Chiabra dirigió las operaciones y definió la situación, explicó el propio exmilitar.

Según relató el exministro, las operaciones en la selva fueron un gran obstáculo, razón por la cual Chiabra solicitó que fuese el Frente Huallaga quien hiciera la incursión en la zona. La experiencia del equipo, explicó, fue una ventaja para las fuerzas peruanas. La dificultad principal fue el hecho de que solo se pudiese acceder a la zona por el aire.

Otro obstáculo para los peruanos fue el uso de minas antipersonas por parte del Ejército ecuatoriano. Cuando se hace un campo minado, se formula un croquis donde les señala a las Fuerzas de Infantería por dónde deben circular y por dónde no, explicó.

«En este caso, imagínense unas trochas en selva donde no sembraron, sino arrojaron unas minas antipersonas que eran difíciles de detectar por la misma vegetación. Al inicio no sabíamos de este cobarde recurso que es emplear las minas antipersonas. Nuestras patrullas pisaban las minas. Esto fue un obstáculo porque tuvimos que abrir trochas nuevas. No podíamos circular por las trochas que estaban abiertas», dijo Chiabra.

Otra desventaja radicaba en que los ecuatorianos dominaban dos alturas donde tenían lanzadores múltiples, con los que atacaron las posiciones peruanas. Por disposición política los peruanos no pudieron atacar.

Para el exministro el momento más memorable de la guerra fue el 22 de febrero de 1995. Ese día los peruanos cumplieron con «una misión de honor». Formaron una patrulla con armas RPG y lanzaron un ataque por el frente y bordeando por los flancos. Ese día en una hora causaron 14 muertos y 20 heridos, recuerda el exministro. Con ese resultado los peruanos lograron la victoria por tierra.

Roberto Chiabra León, durante la guerra del Cenepa (derecha)

Roberto Chiabra León, durante la guerra del Cenepa (derecha).

Después de la guerra, Chiabra fue comandante general del Ejército (2003) y luego se convirtió en el Ministro de Defensa del Perú (2003-2005). Chiabra dijo que no había faltado a ninguna reunión sobre el Día del Ejército de Ecuador convocada por el agregado militar del Ejército ecuatoriano en Perú y a ninguna de las que hizo el Embajador ecuatoriano por el Día Nacional de Ecuador.

«Mi presencia en estos eventos es la demostración del cambio que ha habido en las relaciones entre dos países», enfatizó el exministro.

En Perú, explicó Chiabra, la sociedad agradece la labor de los soldados en el servicio militar porque, sostiene, con el fin de la guerra terminó un siglo de conflicto con Ecuador. «Antes se producían incidentes en la frontera, pero a partir del conflicto de 1995 esto ha cambiado notablemente», puso de relieve.

Actualmente se puede observar que los centinelas peruanos y ecuatorianos circulan sin armas y que existe un interés común en luchar contra la minería ilegal. La situación, insiste, ha cambiado mucho desde 1995. Pone como ejemplo que hoy haya oficiales ecuatorianos realizando cursos en la Fuerza Aérea peruana.

En la actualidad los veteranos «están contentos por el espíritu de cuerpo que nosotros todos los años les demostramos», concluyó. Sin embargo, manifestó que el Estado muestra ingratitud e indiferencia hacia ellos.

La perspectiva ecuatoriana

Pablo Terán es un militar ecuatoriano experimentado. Participó en la guerra de Paquisha en 1981 formando parte de la Brigada de Selva Pastaza. Según confiesa el propio militar, Ecuador perdió esa guerra porque los soldados ecuatorianos estaban mal preparados para la confrontación armada.

Fue entonces cuando algunos militares en Quito se dieron cuenta de que iba a haber otro conflicto. Así que empezaron «a preparar a la gente» para otro enfrentamiento con Perú, explicó Terán. La razón fue el hecho de que una franja de 78 kilómetros cerca de la frontera fue reclamada por las dos partes.

Para 1995, cuando comenzó la guerra del Cenepa, el militar ecuatoriano ya se había retirado de las filas del Ejército ecuatoriano y le llamaron «para luchar por la patria». Él acató la orden. Fue instructor de las Fuerzas Especiales y le tocó ir al mando de 110 aspirantes a las nacientes del río Cenepa. Allí los efectivos permanecieron 76 días, hasta que recibieron la orden de replegarse y abandonar el territorio.

En esos 76 días siempre existió esa angustia de estar en la línea de combate, dijo Terán. Y en aquel momento no sabía quién había perdido y quién había ganado. Según el entrevistado, los soldados se encontraban en una selva inhóspita y abandonados.

«En la línea de combate se está jugando la vida. Las consecuencias nerviosas pueden ser malas. Pero a mí me enorgullece haber defendido mi patria. Abandonamos nuestras bases solo porque nos dieron la orden superior», explicó.

Terán señaló que la situación en la que se encuentran los veteranos ecuatorianos hoy es «lamentable». En Ecuador los veteranos de guerra y los excombatientes, han sido «olvidados y discriminados, cuando por el contrario deben ser respetados». El entrevistado lo sabe bien porque él sirve actualmente como vicepresidente de la Confederación Latinoamericana de veteranos de guerra.

«Debemos ser queridos por el pueblo por la hazaña del Cenepa», dijo. El entrevistado admite que se siente triste porque no encuentra la admiración que deben tener sus compatriotas por el soldado ecuatoriano.

La guerra del Cenepa sirvió para la paz y para estrechar más la hermandad entre los pueblo de Ecuador y del Perú, pone de relieve. Después de la guerra Terán se puso en contacto con los combatientes peruanos e incluso celebraron una reunión entre los combatientes de las dos partes. Existen diferentes asociaciones y confederaciones de veteranos tanto en el Perú como en Ecuador. Hasta hoy se mantienen las reuniones de paz con los efectivos del Ejército del Perú.

«Para todos los pueblos del mundo que hemos tenido conflictos bélicos ya es hora de estrechar las manos, de abrazarnos. Ecuador y el Perú hemos dado un ejemplo al mundo. Después de décadas de conflicto territorial se alcanzó una verdadera paz. Pueden vivir en paz los países que estaban en conflicto anteriormente», concluyó.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (68869 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: