Anuncios

America First’ ¿también en coronavirus?

De forma vertiginosa han aumentado los infectados de coronavirus en EEUU, cuatriplicándose en apenas una semana y poniendo al país a la cabeza del mundo por cantidad de casos. Pero la nación con la primera economía mundial parece ser de las menos preparadas para enfrentar esta amenaza global.

Con 86.000 contagiados este viernes, Estados Unidos se posicionó en el primer lugar del marcador en esta carrera macabra, pasando por delante de China, Italia o cualquier otro.

El principal foco de la epidemia, que ha costado ya más de 1.000 muertos al país, es el estado de Nueva York, con casi la mitad de los casos y cuyas autoridades han desplegado una política de amplio testeo de pacientes.

Otros lugares afectados son Nueva Jersey y Washington (también en la costa este) Louisiana (sur) y California (oeste), aunque hay casos en todos los estados y territorios del país.

El periódico The New York Times recordaba que a principios de este mes había apenas 70 casos comprobados y desde entonces la cifra se multiplicó.

«ES MALO, ES MALO»

Durante más de un mes, el presidente Donald Trump insistió en minimizar el alcance de la amenaza. Cuando Estados Unidos solo tenía 11 casos confirmados, estaba seguro de que el virus desaparecería en abril.

Hace apenas dos semanas se mostraba confiado de tener «un control tremendo» sobre la crisis e instaba a los estadounidenses a relajarse.

Mientras tanto, en contra de los esfuerzos de eminentes epidemiólogos que alertaban a los estadounidenses y que lo asesoraban, Trump propagaba toda clase de información errónea sobre el virus.

«Es malo. Es malo», reconoció poco después, a mediados de marzo, al revelar un nuevo plan nacional para intentar mitigar el crecimiento exponencial del contagio. Finalmente parecía haber entendido, tal vez en parte gracias a un estudio británico recibido por el grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, que vaticina más de un millón de muertes en EEUU. Pero se había perdido ya un tiempo precioso para una pandemia.

DINERO O SALUD

Desde un principio, Trump ha priorizado la economía del país ante la epidemia. Todavía este martes, cuando las cifras de contagiados alcanzaban decenas de miles y se multiplicaban cada día, el presidente afirmó que le encantaría levantar todas las restricciones impuestas para frenar la propagación del nuevo coronavirus para el 12 de abril, Domingo de Pascua.

«Me encantaría tenerlo abierto para la Pascua… es un día tan importante por otras razones, pero lo haré importante también por esto. Me encantaría abrir el país… para Pascua», dijo Trump en un foro público organizado por la cadena Fox News.

El presidente abundó que las restricciones para frenar la pandemia, que han determinado el cierre de empresas en todo el país, pueden conducir también a más muertes.

«Tenemos que poner el país de nuevo a trabajar; nuestro país quiere volver a trabajar», dijo Trump.

El mandatario añadió que «la cura es peor que el problema. Repito, muchas personas, en mi opinión más personas, van a morir si permitimos que esto continúe: Tenemos que volver al trabajo; nuestro pueblo quiere volver a trabajar».

CHINA AL RESCATE

Cuando la situación epidemiológica en el país norteamericano amenazaba con irse totalmente de las manos, China ha ido al encuentro.

El gigante asiático se mostró dispuesto a brindar su cooperación y su experiencia para ayudar a controlar la pandemia, a pesar de desavenencias pasadas y presentes.

«Acabo de concluir una conversación muy buena con el presidente Xi [Jinping] de China. Discutimos muy detalladamente el coronavirus que está devastando grandes partes de nuestro planeta. China ha pasado por mucho y ha desarrollado una sólida comprensión del virus. Estamos trabajando juntos estrechamente. ¡Mucho respeto!, publicó el propio Trump en su cuenta de Twitter.

El mandatario estadounidense se abstuvo en esa ocasión de etiquetar el SARS-CoV-2 como «virus chino», algo que había hecho reiteradamente pese a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Según el comunicado oficial que se hizo público en Pekín, el presidente Xi manifestó la esperanza de que EEUU logre controlar rápidamente la propagación de la epidemia y minimizar las pérdidas.

«En las circunstancias actuales, China y Estados Unidos deben unirse en la lucha contra la epidemia […] China está dispuesta a continuar compartiendo información y experiencia sin reservas. Algunas provincias, ciudades y empresas de China están proporcionando suministros médicos a Estados Unidos. China comprende las dificultades por las que Estados Unidos atraviesa ahora y está dispuesta a brindar apoyo en lo posible», aseguró.

Cuando el patógeno ha infectado a más de medio millón de personas en todo el mundo, los chinos parecen tener claro que a problemas globales hay que buscarle soluciones globales.

Extrapolando el conocido slogan, aunque América ya es ‘first’ en coronavirus, ojalá esto sirva de precedente para la colaboración con China y otros países en asuntos que nos atañen a todos, y donde nadie debe estar ‘primero’.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (67835 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: