Anuncios

Los pedidos de ONU por el covid-19 y los oídos sordos del mundo

El coronavirus se ensaña con Irán. Las sanciones de Estados Unidos le impiden a Teherán adquirir insumos médicos para luchar contra la pandemia. En Venezuela el virus no es tan letal, pero las restricciones de Washington vuelven vulnerable a aquella nación. Lo mismo pasa en otras. La ONU, mientras, pide levantarlas, pero muchos gobiernos e instituciones hacen oídos sordos.

Por Héctor Miranda*

El presidente de la Asamblea General de la ONU, el nigeriano Tijjani Muhammad-Bande, pidió levantar esas medidas con el argumento de que convierte a las naciones sancionadas en muy vulnerables. Estos llamados han sido habituales y hasta ahora sin reacciones desde el bando sancionador.

En una entrevista con Sputnik, Muhammad-Bande, insistió en que el «llamado de las Naciones Unidas está muy claro en cuanto al levantamiento de las sanciones, especialmente aquellas sanciones que hacen la vida imposible a los países que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad».

También recordó que su mensaje para que se levanten los castigos, coincide con la posición del secretario general de la ONU y del Consejo de Seguridad, aunque algún miembro de este último es el protagonista principal de las restricciones en el mundo.

UN LLAMADO TRAS OTRO Y…NADA

Hace una semana, el secretario general de la ONU, António Guterres, exhortó a los líderes del G20 abolir las sanciones que obstaculizan el suministro de alimentos, equipos médicos y artículos de primera necesidad para que los países puedan luchar contra la pandemia.

Ahora, Muhammad-Bande no descartó que algunas restricciones a los viajes para impedir la expansión del coronavirus puedan ser levantadas, pero instó a hacerlo «allí donde se requiere una asistencia inmediata».

El diplomático nigeriano apoyó también la respuesta humanitaria global lanzada el miércoles por Guterres, quien se refirió a un plan de unos 2.000 millones de dólares que se destinarán a la lucha contra el coronavirus en los países más vulnerables.

«Creo que es muy bueno y oportuno y debería destinarse a los más golpeados, a aquellos que no son capaces de aplanar la curva (de los contagios) con sus propios recursos», sostuvo.

En primer lugar, subrayó, la ayuda debe llegar a los Estados que viven un conflicto, o los más necesitados y también a los países insulares, dijo.

IRÁN, TAL VEZ EL MÁS NECESITADO

Desde principios de la pandemia, Irán sufrió las consecuencias con dureza, y su gobierno reclamó que Estados Unidos y sus aliados levantarán las sanciones para permitirle adquirir lo necesario para combatirla, pero esos países hicieron oídos sordos y se negaron al pedido de Teherán.

Este lunes, la cifra de infectados en el país persa aumentó a más de 41 mil y los muertos se acercan a los 2.800, con uno de los promedios de mortalidad más altos del mundo hasta el momento. Nada de eso, sin embargo, motivó a Washington a levantar las sanciones y solo en algún momento el presidente Donald Trump dijo que Estados Unidos está dispuesto a ayudar a Irán, pero advirtió que tiene que pedirlo.

En Irán lo tildaron de hipócrita, rechazaron la oferta y solo pidieron que levantaran la presión económica, justificada con supuestas violaciones iraníes de su programa atómico.

Irán lo tiene claro: la única ayuda que necesita es el levantamiento de las sanciones, pero Washington pasa de los llamados de Teherán, y también de los de la ONU. Por lo menos hasta el momento.

VENEZUELA CASTIGADA POR EEUU Y EL FMI

Estados Unidos castiga a Venezuela, le congela unas cuentas, le embarga otras. Ejerce presiones sobre los socios comerciales del país suramericano para que no comercien con Caracas. Acusa al presidente del gobierno de aquel país de narcotraficante y apoya al autotitulado presidente interino, Juan Guaidó. Incluso lo recibe con honores de jefe de Estados en la Casa Blanca.

Con esta situación, es poco probable que Estados Unidos escuche algún llamado de la ONU para levantar las sanciones a Caracas y permitirle, entre otras cosas, comprar insumos para luchar contra el coronavirus. Es casi como arar en el mar, como dice un refrán muy antiguo referido a las cosas imposibles.

Encima de eso, el pasado 17 de marzo, el FMI rechazó una solicitud de 5.000 millones de dólares presentada por Venezuela, cuyo gobierno preveía usar esa suma para combatir la propagación del coronavirus en el país.

Pero el FMI le negó el préstamo con el argumento de que no todos los miembros de la comunidad internacional reconocen al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, entre ellos Washington.

La decisión del FMI no cayó bien a algunos gobiernos, entre ellos al ruso, que calificó de hipócrita la actitud de la institución financiera, a través de la vocera de la Cancillería, María Zajarova.

«La población de Venezuela solicitó ayuda cuando obviamente la necesitaba al igual que muchos otros países (…) es una hipocresía tan típica», dijo Zajárova, que la pasada semana ratificó de nuevo el respaldo de Rusia a Venezuela y la promesa de ayuda para combatir el coronavirus.

Otro país caribeño, Cuba, solo pide que Washington levante el bloqueo, una política que dura ya más de 60 años y que limita el poder adquisitivo de la isla, donde los casos de coronavirus se acercan a los 200 poco a poco.

La administración Trump, en lugar de aflojar la cuerda, la tensó aún más, lo cual deja a La Habana en una situación extremadamente complicada para enfrentar la pandemia, más allá de la conocida habilidad del sistema de salud cubano para enfrentar enfermedades, incluso allende las fronteras.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (68064 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: