Anuncios

«Carne de cañón»: el expansionismo militar de la OTAN encuentra a su nueva víctima

El 27 de marzo Macedonia del Norte se convirtió en el 30 miembro de la OTAN. La Alianza Atlántica desde hace años ha estado extendiendo su influencia en los países de la antigua Yugoslavia e incorporado a países de los Balcanes. ¿Qué es lo que está buscando el bloque al expandirse a expensas de esta región europea?

Por Por Denis Lukyanov*

La presencia de la Alianza Atlántica tiene un largo historial en la región balcánica. El primer país de la península que ingresó en las filas de este bloque militar occidental fue Grecia. Se incorporó en la OTAN ya en 1952. Grecia ingresó en el bloque por su enorme importancia geoestratégica en el Mediterráneo. Pero durante casi medio siglo después, la Alianza no se expandió a través de la incorporación de los países balcánicos.

Un momento crucial llegó ya después de la disolución de la Yugoslavia socialista. Cuando empezó la época de las sangrientas guerras en el antiguo territorio yugoslavo, la OTAN quedó directamente involucrada en pleno conflicto entre la nueva Yugoslavia —compuesta por Serbia y Montenegro— y los separatistas kosovares.

A finales de marzo de 1999 el bloque empezó a bombardear el territorio yugoslavo para persuadir a Belgrado de cesar la operación en Kosovo. Como consecuencia, la agresión de la OTAN contra Yugoslavia se saldó con numerosas víctimas civiles entre la población serbia. Esta batalla desigual hizo que Belgrado, de hecho, se rindiera. La agresión de la Alianza dejó una enorme huella en la memoria de los habitantes de la antigua Yugoslavia socialista.

Sin embargo, es importante entender que varios países de la antigua Yugoslavia percibieron de manera diferente el mensaje que mandó la cúpula militar de la Alianza Atlántica. Los gobiernos de algunos países de la región con el paso de tiempo aprobaron la política encaminada a la integración paulatina de sus naciones en el bloque militar atlántico. Durante su quinta ampliación en marzo de 2004, la OTAN incorporó, entre otros, a tres países balcánicos: Bulgaria, Rumanía y Eslovenia.

Durante la sexta ampliación, en 2009, a la Alianza Atlántica se unieron Croacia y Albania. Luego, cuando tuvo lugar la séptima expansión al bloque se unió Montenegro, que formaba parte de Yugoslavia cuando la OTAN la bombardeó en 1999. El ingreso de Montenegro en la Alianza fue un paso bastante controvertido y muchos en el país no apoyaron esta decisión. La decisión de la OTAN de aceptar la petición de Macedonia del Norte de unirse es un enigma para muchos.

¿Qué es Macedonia del Norte y qué importancia militar tiene?

Macedonia del Norte es una república independiente —antigua parte de la Yugoslavia socialista— ubicada en la parte sur de los Balcanes. Limita con Grecia, Bulgaria, Serbia y Albania. La vecindad con esta última y con la región serbia de Kosovo juega un papel importante en su política interna. Los albaneses étnicos constituyen alrededor del 25% de la población de Macedonia del Norte.

En 2001 las tensiones entre las autoridades macedonias y los albaneses desembocaron en un conflicto armado que duró casi 10 meses. No obstante, la OTAN no bombardeó Macedonia como lo hizo con Yugoslavia. De hecho, ayudó a negociar el cese del fuego y el desarme de los separatistas albaneses. El hecho de que la OTAN ayudara a Skopie a poner fin al conflicto en su territorio explica que la población local vea con buenos ojos al bloque militar. Las encuestas señalan que el apoyo al ingreso en la OTAN en Macedonia oscila entre el 66% y el 70%.

Esto contrasta significativamente con la posición de la población hacia la OTAN en Serbia, donde la mayoría está en contra del ingreso en la Alianza y contra el bloque como tal.

La mayoría de los políticos macedonios también respalda la incorporación de su país al bloque. Las voces más escépticas defienden que unirse al bloque puede hacer daño a Macedonia. La razón tiene que ver con la inestabilidad en los Balcanes fruto del conflicto entre Bosnia y la región de Kosovo en Serbia —que de facto es una república autoproclamada de los albaneses locales—.

Macedonia del Norte tiene un Ejército muy pequeño, de 13.000 efectivos. De ellos, 5.000 son reservistas. El personal activo se cifra en 8.000 soldados. El presupuesto militar se cifra en 150 millones de dólares, una cantidad pequeña.

Pese a la modernización constante, hasta ahora su armamento está compuesto en gran medida por la herencia militar de la Yugoslavia socialista. La infraestructura militar del país incluye el polígono Krivolak, que puede ser convertido en una base. Tampoco se excluye la posibilidad de crear una nueva de la OTAN en el norte del país, cerca de la frontera con Serbia.

En cualquier caso, a día de hoy no queda claro si la OTAN usará la infraestructura militar macedonia.

¿Qué busca la OTAN al integrar a Macedonia del Norte?

Efectivamente, Macedonia del Norte carece de infraestructura militar alguna que pueda interesar a la Alianza Atlántica, subrayó a Sputnik el politólogo ruso y especialista en los Balcanes Alexandr Safónov. En las condiciones geopolíticas actuales para el bloque es mucho más importante aumentar su presencia militar en Grecia, agregó.

Macedonia del Norte tiene un papel de outsider en los planes del bloque, dijo a Sputnik el exprofesor de la Facultad de Seguridad de la Universidad de Skopie y exagente de los servicios de seguridad de Yugoslavia, Iván Babanoski.

«En la coalición antiterrorista Macedonia del Norte juega un papel de carne de cañón. Además, el país tiene que pagar por su participación en las misiones en las que protege a soldados estadounidenses», declaró el experto refiriéndose a las misiones internacionales de Skopie en Irak y Afganistán.

La Cancillería rusa constantemente alerta sobre las consecuencias negativas de la expansión de la OTAN, pero al mismo tiempo destaca que desde el punto de vista militar el ingreso de Skopie en la OTAN apenas representa una amenaza para el país euroasiático. Babanovski cree que es incorrecto hablar de que Macedonia del Norte pudiera contribuir al fortalecimiento del frente antirruso teniendo en cuenta que el país balcánico se enfrenta a una amenaza para su soberanía.

Safónov, por su parte, considera que la Alianza Atlántica de esta manera quiere dar por concluido el proceso de cercar a Serbia, el aliado de Rusia en la región. Si en el futuro Bosnia ingresa en la OTAN, Serbia se convertirá en una isla en un mar de países miembros del bloque atlántico.

«Las únicas razones militares detrás de la ampliación son los intentos de aislar y rodear a Serbia. El objetivo final es persuadir a Belgrado de seguir la línea general de Occidente e impedir cualquier intento de resurgimiento de la hegemonía serbia en el territorio de la antigua Yugoslavia», concluyó.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (68062 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: