Anuncios

El confinamiento no basta en España: la OMS pide más control sobre las poblaciones

La Organización Mundial de la Salud afirma que el mero confinamiento de la población no bastará para tumbar la curva de contagios en España e Italia. Se apela a un nuevo esfuerzo de los sistemas sanitarios, que deberán afanarse en detectar posibles casos de contagio mediante el control de la población.

Recién superada la cota de los 100.000 infectados, España encara el mes de abril con el convencimiento de estar a punto de frenar el ritmo de contagio del COVID-19. A las estrictas medidas de confinamiento se añade el parón de la economía y las industrias no esenciales, todo con miras a aplanar la curva estadística de la extensión de la enfermedad. El Gobierno presume de haber aplicado un estricto régimen de aislamiento y distanciamiento social, pero podría no ser suficiente.

Así lo ha manifestado el jefe del Programa de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan, quien el 30 de marzo declaró a los medios que para bajar y estabilizar la curva de contagios no basta con aplicar medidas de confinamiento. «La pregunta es cómo bajar la curva. Y bajar la curva no es solo el confinamiento y ya. Para reducir los números, hay que duplicar los esfuerzos de los sistemas de salud», manifestó este epidemiólogo irlandés.

«Si comparamos a Italia y España con lo que pasó en Wuhan, la diferencia principal es que en Wuhan no solo encerraron a la gente, sino que siguieron buscando los casos».

Este especialista de la OMS incidió en el hecho de que las aparatosas cifras de fallecimientos y contagios de los últimos días en el sur de Europa en realidad «reflejan la exposición de hace dos semanas». Es decir, las personas que fallecen estos días se contagiaron hace 15 o más días, seguramente antes del confinamiento. Y su número es proporcional al de infectados en aquel momento.

El caso de la provincia china de Hubei, con toda su población aislada durante dos meses, demuestra que el virus puede atajarse con medidas drásticas; allí se estableció la cuarentena el 23 de enero, cuando sólo se habían contabilizado oficialmente 17 muertos y 443 casos de contagio. España e Italia aplicaron medidas similares cuando sus brotes estaban ya más extendidos (el país ibérico decidió confinarse cuando ya había unos 5.000 infectados y 121 muertes).

En Italia, representantes de la comunidad científica también resaltan el carácter insuficiente del confinamiento, que necesitaría una vuelta de tuerca más. El microbiólogo Andrea Crisanti, de la Universidad de Padua, declaró a los medios que muchos de los casos nuevos de contagio se producen entre confinados, en sus casas, por lo que debería procederse a aislar en otros lugares a los ciudadanos con sintomatología leve, tal y como se hizo en China.

«¿Alguien está planteando el problema de por qué todavía hay infecciones a pesar de las medidas restrictivas? ¿Nos cuestionamos si todas las personas que están en casa enfermas están infectando a otros miembros de su familia?», dijo.

Pero lo que también señala la OMS a través  del doctor Ryan es la conveniencia de establecer un control y seguimiento poblacional para terminar de erradicar los contagios.

En China las aplicaciones digitales para teléfonos móviles forman parte de un sistema para tener geolocalizados en todo momento a las personas contagiadas. A partir de ahí, se establecen pautas de movilidad y seguimiento para toda la población. ¿Efectivo? Sí. ¿Método aplicable para las llamadas democracias occidentales? Dadas las circunstancias, parece que también.

Control digital y geolocalización

En España, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el 28 de marzo una orden ministerial por la que se encarga a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial «el desarrollo de diversas actuaciones para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19».

En concreto, «siguiendo el modelo emprendido por el Instituto Nacional de Estadística en su estudio de movilidad y a través del cruce de datos de los operadores móviles, de manera agregada y anonimizada», se encomienda «el análisis de la movilidad de las personas en los días previos y durante el confinamiento». En otras palabras, se asumen las pautas chinas de vigilancia poblacional, que aquí se denominan ‘estudio de movilidad’. En cuanto al destino de los datos, se dice:

«El responsable del tratamiento será el Instituto Nacional de Estadística. Los encargados del tratamiento serán los operadores de comunicaciones electrónicas móviles, con los que se llegue a un acuerdo».

La cuestión ética de la protección de datos personales queda así aparcada en aras de garantizar la salud pública, porque es evidente que su gestión queda también en manos de las compañía de telefonía celular. En cualquier caso, la eficacia de la medida está avalada y aconsejada por la OMS, por lo que sus «efectos secundarios» no tendrían por qué soliviantar a nadie, dadas las circunstancias. Otra cosa es qué ocurrirá con el sistema de recogida de datos una vez se erradique el virus.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (67500 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: