Anuncios

1886, 1918 y 1957: las pandemias que moldearon el sistema de salud en Chile

A lo largo de la historia el mundo ha atravesado importantes pandemias, como la de cólera (1886), la gripe española (1918) y la gripe asiática (1957). Cada una de estas permitió formar y consolidar el sistema público de salud en Chile, mientras azotaba el país.

Por Carolina Trejo*

Entre los años 1886 y 1888, la pandemia de cólera azotó a Chile, y más de 28.400 personas murieron. El temor y la inseguridad se apoderó de la población, razón por la que el Estado pasó a implementar una serie de políticas públicas de carácter sanitario contra del temido flagelo.

El entonces presidente Manuel Balmaceda (1886-1891) estaba en conocimiento de los estragos que había provocado la pandemia en Europa, por lo que intentó evitar su la llegada al país con una serie de medidas para controlar el ingreso y la expansión de la enfermedad. Al igual que hoy con el COVID-19, se establecieron cordones sanitarios, desinfección de aguas, medidas de higiene personal y pública, control de pasos cordilleranos y vías marítimas, además de cuarentenas a los recién llegados.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, en diciembre de 1886 el cólera ingresó a Chile desde Mendoza, Argentina. En poco tiempo, la enfermedad se propagó por todo el valle central. Atacó Santiago, atacó el puerto de Valparaíso; se esparció al norte y sur del país.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando la epidemia se desató, se creó un Servicio Sanitario del Cólera que se ocupó de la atención y traslado de los enfermos, y de sepultar a los que fallecieron en un cementerio especialmente creado para los coléricos, en los extramuros de la ciudad.

«Los antecedentes históricos respecto a esta epidemia junto a la evidencia arqueológica, nos indicaría que en este lugar fueron inhumados las personas más vulnerables y de menos recursos que fallecieron producto del cólera. Hombre, mujeres y niños que fueron apartadas y enterradas en pésimas condiciones y olvidadas en este lugar», señala a Sputnik Valentina Trejo, arqueóloga de la Universidad de Chile quien participó en las excavaciones del cementerio de coléricos.

Muertos que según el registro civil alcanzaron las 28.432 personas, lo que representó la pérdida de hasta el 5 % de la población en los centros urbanos del país. Una tragedia sanitaria que dejará huellas en la infraestructura y en el sistema de salud de Chile, al impulsar obras destinadas a dotar de una red de agua potable para Santiago, junto con la creación del Consejo Superior de Higiene Pública, que antecesor del Instituto Bacteriológico, hoy transformado en el Instituto de Salud Pública.

Las gripes española y asiática en Chile

Carruaje ambulancia de comienzos del siglo XX, en Chile

Carruaje ambulancia de comienzos del siglo XX, en Chile.

Treinta años después de la epidemia del cólera, Chile conoció la mortífera presencia de la gripe española, la pandemia más importante del siglo XX. No obstante su nombre, no se originó en España, sino en EEUU. Una enfermedad que irrumpió en la sociedad chilena y produjo la pérdida de 40.113 vidas.

​La pandemia va dar un nuevo impulso a la modernización de la salud pública chilena, al dictarse el primer Código Sanitario en 1918 junto con medidas para incrementar la educación higiénica entre la población, sobre todo en materia de hábitos de aseo y limpieza tanto al interior como al exterior de las viviendas. Además, contribuyó a la instauración, en la década de 1920, del modelo de la nueva medicina o medicina preventiva.

​En el invierno de 1957, aparece un nuevo brote de gripe en el país. Es un virus proveniente de China que ingresó a Chile a través de un barco estadounidense que recaló en Valparaíso. A pesar de las medidas de prevención y de salubridad, como la suspensión de clases, la gripe se propagó con rapidez en todo el país.

Una crisis sanitaria que conoció de cerca Margarita Vidal, quien en la época tenía 15 años y debió apoyar el trabajo que se hizo en el hospital de San Antonio. «Mi madre, que era practicante, trabajaba en el hospital del puerto y me advirtió que yo tendría que ir con ella en calidad de ‘voluntaria’ a ayudar porque había mucho personal médico enfermo a causa de la gripe», recuerda.

Y agrega: «Tuve que barrer, lavar chatas, instrumental de operación, por cierto, con las precauciones correspondientes y un sinfín de labores que no eran para nada gratas, pero absolutamente necesarias. Mi ‘voluntariado’ terminó cuando me enfermé de la gripe».

Esta pandemia cobró la vida a cerca de 20 mil personas, en su mayoría niños y adultos mayores de los sectores más vulnerables, y colocó a Chile entre los índices de mortalidad más altos del mundo. La crisis sanitaria debilitó a la ya entonces alicaída presidencia a Carlos Ibáñez del Campo (1952-1958), y comenzó a configurar al Ministerio de Salud como se conoce actualmente.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (68062 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: