Anuncios

EEUU espera en vilo nuevo acuerdo OPEP+ para evitar la quiebra de su industria petrolera

Las perspectivas de un acuerdo petrolero que reduzca de manera drástica la cantidad de crudo en circulación, en la teleconferencia programada para el día 9 de abril entre los grandes productores, genera esperanzas en EEUU que se encuentra en vilo y conmocionado desde la ruptura del acuerdo OPEP+ y la caída en picado de los precios.

Por Santi Pueyo*

A principios de marzo el acuerdo entre el cartel de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros grandes productores independientes como Rusia se rompió provocando que los precios cayeran por debajo de los 23 dólares por barril para el día 30 del mismo mes.

Desde entonces, Rusia y Arabia Saudí se han culpado mutuamente de la ruptura y consecuente subida de la producción de petróleo que derivó en los precios más bajos que el mercado ha visto desde principios del 2000, una situación que acabó por afectar a EEUU, un país beneficiado por una perenne posición de mercado de carácter antiintervencionista que le ha permitido una máxima flexibilidad en sus esquemas productivos.

La situación actual ha llevado por primera vez a los estadounidenses de forma inédita a pedir abiertamente tanto a Rusia como a Arabia Saudí que reduzcan su producción para evitar que la industria de esquisto, que tanto beneficio le ha aportado en los últimos tiempos, se vaya a pique.

El propio Trump a golpe de tuit, como es habitual, se mostró seguro de que Rusia y Arabia Saudí reducirán su producción.

«Espero que estén recortando aproximadamente 10 millones de barriles, y tal vez sustancialmente más, lo que, si sucede, ¡será genial para la industria del petróleo y el gas!», escribió Trump en Twitter.

El comentario no deja de ser inaudito en un presidente que siempre ha estado en contra de la OPEP, organización a la que califica de ilegal.

La estrategia de EEUU hasta ahora se ha centrado en que sean otros los que se encarguen de estabilizar los precios y esperar beneficios sin compromiso alguno.

Sin embargo, ahora el problema no solo reposa en la cantidad de petróleo que circula sino en la escasa demanda, provocada por una situación de pandemia que ha obligado a más de un tercio de la población mundial a adoptar medidas de cuarentena sin parangón en la historia contemporánea.

En este orden de cosas es poco probable que el típico acuerdo OPEP+ al que estamos acostumbrados vaya a provocar una subida considerable de los precios. Arabia Saudí y Rusia lo saben y es por eso que han pedido a EEUU que asuma algún compromiso para parar la sangría.

El mandatario ruso, Vladímir Putin, declaró al respecto: «Estamos dispuestos a llegar a acuerdos con los socios en el marco de ese mecanismo OPEP+, así como a cooperar con EEUU sobre el tema, creo que se debe unir a los esfuerzos para equilibrar el mercado y reducir la producción»,

Mientras tanto la industria estadounidense de petróleo se tambalea al alcanzar el crudo marca WTI (el procesado en el medio oeste del país y el golfo de México) el pasado 30 de marzo los 20 dólares por barril en precios internacionales, porque a nivel regional el precio en Texas y Dakota del Norte llegó a los 10 dólares por barril. Al día siguiente, la norteamericana Whiting Petroleum quebró.

El escenario es desolador, el mercado se encuentra inundado de petróleo que casi nadie compra a pesar de los irrisorios precios (léase pandemia) y el Gobierno estadounidense se encarga a la desesperada de mantener por todos los medios su industria a flote.

De esta manera, para forzar un acuerdo OPEP+ el próximo jueves Trump amenazó con introducir unos aranceles altos al petróleo que entra en el país.

«Si los precios del petróleo se mantienen en el nivel actual, si ellos (Rusia y Arabia Saudí) no llegan a un acuerdo, introduciré aranceles, aranceles muy sustanciales, porque ahora somos independientes, tenemos nuestro propio petróleo», dijo en referencia al exceso de oferta interna del que goza en estos momentos.

Amenazas a parte, si EEUU quiere parar la catástrofe, que de momento se ve inevitable, no lo quedará más remedio que llegar a algún tipo de acuerdo con esta organización «ilegal» y con sus socios, es decir con OPEP+.

En esa dirección se pronunció este martes Trump que en un giro inesperado declaró: «Si ellos (la OPEP) me lo piden, tomaré una decisión (sobre el recorte de la producción)».

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (68062 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: