Anuncios

Concentra 35% de las muertes por COVID-19 en el país: la zona que desafía a Argentina

Esfuerzos conjuntos entre Gobierno y sociedad civil buscan anticiparse al duro golpe que la pandemia podría provocar en el conurbano de la ciudad de Buenos Aires, donde se concentra la mayor densidad poblacional con las mayores deficiencias en infraestructura sanitaria y habitacional.

Por Francisco Lucotti*

Es la zona más afectada en casos fatales, con 35 % de las muertes, y la segunda más comprometida en contagios, con 25 % de los casos confirmados en el país. Gran parte de la preocupación de las autoridades y la población tiene el ojo puesto en la provincia de Buenos Aires. Con eso en cuenta, Argentina se prepara para la etapa más difícil de la pandemia de COVID-19, cuyo pico se espera para mediados de mayo.

«Si nosotros no trabajamos mucho la prevención en higiene personal, de aislamiento y que la gente se quede en la casa y, por supuesto, el uso de protección en boca y nariz casi obligatoria, estamos en serios problemas porque no hay estructura sanitaria para contener en caso de la pandemia avance en forma masiva», dijo a Sputnik Miguel Saredi, miembro del Consejo Sanitario de Emergencia de La Matanza.

La Matanza es un municipio clave del área metropolitana de Buenos Aires. Se trata del segundo distrito más poblado del país después de la capital nacional además de ser el más extenso de la provincia, con una superficie de 325 km2.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El conurbano bonaerense abarca 40 municipios y tiene 12 millones de habitantes, conglomerados en los tres cordones de mancha urbana que circundan la capital nacional, sobre una extensión aproximada de 13.000 km2.

Se trata del área más poblada del país y es también donde vive la mayor parte de los habitantes más vulnerables: 60 % de los argentinos que se encuentran por debajo de la línea de pobreza viven allí.

Según datos preliminares del Relevamiento Nacional de Barrios Populares, en el conurbano hay más de 1.600 barrios informales —villas urbanizadas y asentamientos de emergencia—, donde viven alrededor de 1 millón de personas. El 15 % carece de agua potable y 30 % no cuenta con red cloacal.

Pero el nivel del riesgo no se limita a la población por debajo de la línea de indigencia. 35,5 % de los Argentinos son pobres y 2020 es el tercer año consecutivo de recesión y crisis, por lo que gran parte de la clase trabajadora empobrecida depende exclusivamente del sistema de salud pública, que acumula años de desinversión.

Mitigación y anticipación del impacto del coronavirus

Es por esto que gran parte del trabajo de desinfección, contención y control que realizan los gobiernos nacional, provincial y municipales se destina a esta zona, con diferentes medidas, más allá del apoyo económico a los sectores vulnerables (jubilados y beneficiarios de asignaciones familiares y otros subsidios), trabajadores autónomos e informales y a las empresas.

Las autoridades de Salud anunciaron la apertura de 4.000 vacantes para profesionales médicos en la provincia y se construirán ocho centros de internación modulares de emergencia en distintos distritos bonaerenses, equipados cada uno con 24 camas de terapia intensiva, 46 de internación y módulos de aislamiento. Además, anunciaron el reacondicionamiento de dos hospitales en el partido de La Matanza.

​Pero impera la consternación ante la posibilidad de que el sistema hospitalario colapse si hay un brote localizado. Para dar un ejemplo, en La Matanza viven 2 millones de habitantes pero hay menos de 40 camas de terapia intensiva con respiradores disponibles, un promedio muy inferior al que tiene la ciudad de Buenos Aires, comentó Saredi. A la fecha, hay menos de 100 personas en cuidados críticos por coronavirus en todo el país.

«Acá hay 150.000 afiliados al PAMI [Programa de Atención Médica Integral, la obra social estatal para jubilados], más de 120 villas y asentamientos, con chicos jóvenes en población de riesgo con problemas pulmonares por el consumo de paco [pasta base de cocaína]. El miedo es que lleguen a esos cuerpos», ejemplificó el concejal.

Saredi mencionó que le están pidiendo a la ciudad y a otros distritos cercanos que no bloqueen los pasos de ingresos en casos de emergencia sino que se trabaje en conjunto contra la pandemia.

«En el conurbano no hay ni bancos ni cajeros automáticos en proporción a la población. Gran parte de los vecinos van a trabajar a la ciudad de Buenos Aires y saca dinero en efectivo allá. Lo mismo pasa con la salud: aprovechan los recursos sanitarios de la ciudad para atenderse allí. Ahora no está esa posibilidad y eso significa la posibilidad de un desborde, esa es la situación clara que nos preocupa», explicó.

COVID-19 en Argentina: preocupación y ocupación

Diversos esfuerzos se están llevando a cabo desde todos los ámbitos. La Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) está usando impresoras 3D para producir máscaras de protección para el personal de la salud.

Ya fabricó más de 700 y se entregaron en ocho centros de salud, aunque llegarán a 20 instituciones, informaron a Sputnik. También fabrican adminículos para puertas para abrirlas con el codo y válvulas venturi descartables que usan los respiradores artificiales, artefactos que también se encuentran en proceso de desarrollo por investigadores de la UNLaM.

Por otro lado, el municipio, a través del trabajo de la militancia, realiza trabajos de limpieza y desinfección en terminales y vehículos de transporte público, entidades bancarias, centros de salud y mercados, además de operativos de alimentación para población mayor y ollas populares en las zonas más vulnerables, éstas últimas con apoyo del Ejército nacional y la Guardia Urbana local.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (67835 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: