El lujo de lavarse las manos en México cuando la sequía se suma al covid-19

El lavado frecuente de manos que pregonan los consejos sanitarios ante la pandemia de covid-19, es un lujo inalcanzable para miles en la céntrica y populosa colonia obrera de Ecatepec, que padece la falta de suministro de agua potable en plena canícula de la primavera boreal en México.

Por Víctor Flores García*

«Hay muy pocos vendiendo agua, ayuda por favor», clama Norma Jiménez, una ama de casa de 35 años en esa ciudad de 1,6 millones de habitantes del central Estado de México, que rodea la capital.

Las autoridades federales advirtieron esta semana que México ha entrado en período de sequía.

Contactada en sus redes sociales, Jiménez escribe a Sputnik que los camiones cisternas repartidores de agua, denominados «pipas» en este país, ya casi no llegan a su sector.

Esa zona es conocida como el gran dormitorio obrero de un cinturón industrial del centro del país, saturado por precarias construcciones sin servicios públicos suficientes y asolado por la violencia criminal.

Cada vez es más difícil y caro comprar el suministro de agua habitual que requieren los hogares.

«Las pipas cuestan mucho, ahora están cobrando 130 pesos (5,4 dólares) por mil litros, y suben muy pocas», se queja Norma.

Una familia podría necesitar al menos 15.000 litros al mes para su consumo, pagando más de 80 dólares en un país donde el salario mínimo es de unos 150 dólares.

Los pobladores de la colonia popular El Egor son parte de los casi 600.000 habitantes de Ecatepec que se han quedado sin agua potable.

La escasez ocurre justo cuando la campaña sanitaria recomienda no solo el constante lavado de manos, sino de ropas, así como la limpieza meticulosa de los hogares para prevenir el contagio de la enfermedad.

En las últimas semanas, la pandemia aceleró los contagios de la enfermedad respiratoria que ha cobrado casi 500 vidas y contagiado a más de 6.000 mexicanos, según cifras oficiales.

SEQUÍA Y DEMANDA INUSUAL DE AGUA

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha diagnosticado que hay «sequía» en unos 400 de los casi 2.500 municipios de todo el territorio mexicano y que 1.028 «están anormalmente secos».

El Diario Oficial de la Federación publicó un informe de la estatal Conagua en el que dictamina que México entró en «sequía severa».

El documento recomienda «medidas urgentes para garantizar el abasto de agua doméstico y productivo», acciones que promete concertar con los usuarios.

La directora de ese organismo, Blanca Elena Jiménez, dijo en una declaración a medios de comunicación que «la demanda de agua es mucho mayor; sin embargo el volumen de distribución sigue siendo el mismo».

La funcionaria lo atribuye a la mayor frecuencia de hábitos sanitarios recomendados hasta el cansancio, como el lavado de manos.

Una estimación de la firma privada Ecolab, que promueve el uso responsable del agua, estimó que los mexicanos podrían gastar hasta 1.700 millones de litros de agua al día, solo por el lavado frecuente de manos con jabón, que rompe la membrana protectora del virus SARS Cov-2 (causante de la enfermedad covid-19), según estudios.

«Han cambiado los sitios y horarios de demanda, todos tendremos que hacer ajustes, el incremento en las medidas de higiene provocan que las personas se laven las manos con mucha frecuencia, que se bañen más de una vez al día, limpien sus hogares y áreas de trabajo más seguido», dijo la titular de Conagua en su llamado a evitar el desperdicio del líquido.

CAMPAÑAS CONTRA USO EXCESIVO

En el central estado de San Luis de Potosí, en la región conocida como la «huasteca» potosina, ubicada en el centro-norte de México y cuyo nombre significa «caracol pequeño» en náhuatl, las autoridades ya han reconocido la emergencia.

Ramón Ortiz, exdirector de la Comisión Estatal del Agua en San Luis de Potosí dijo a Sputnik que la situación en esa región es excepcionalmente grave.

«La sequía viene acompañada de falta de agua potable, incendios y pérdidas para la agricultura y la ganadería», dijo Ortiz con base en su experiencia.

El exfuncionario, quien ahora se desempeña como consultor en ecología y medioambiente, alertó que el suministro de agua potable a través de camiones cisternas repartidores podría provocar un indeseable aumento de los problemas de salubridad y propagación del covid-19.

«Si una de estas pipas se contamina, puede dispersar enfermedades en miles de personas», alertó.

La región del altiplano central, donde está la capital y otras grandes ciudades, tiene un clima seco y semiárido, excepto en sus elevaciones boscosas, y las poblaciones dependen del almacenamiento de agua, suministrada pocos días por semana y a determinadas horas.

En la capital mexicana, con temperaturas cercanas a los 30 grados, el suministro de agua se mantiene en niveles normales según las autoridades, pero se aplican medidas preventivas para promover el ahorro.

El Gobierno capitalino que encabeza Claudia Sheinbaum advirtió que las personas que sean sorprendidas desperdiciando agua podrían ser arrestadas hasta por 36 horas y multadas.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (69766 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: