El Gobierno afgano liberó 900 talibanes y espera prolongación del cese el fuego

El gobierno afgano liberó este martes a alrededor de 900 prisioneros talibanes, con la esperanza de que los insurgentes prolonguen el cese el fuego declarado el sábado y que debe terminar al final de esta jornada.

Un periodista de la AFP presenció la liberación de un centenar de esos detenidos, presentados a la prensa bajo un ardiente sol cuando salían de la prisión de Bagram, a unos 60 km de Kabul.

«Me siento feliz de estar libre ahora. Voy a reunirme con mi familia después de ocho largos años», dijo Abdul Wasi, de 27 años, habitante de la provincia de Kandahar (sur).

«Queremos un cese el fuego permanente en el país. Si las tropas extranjeras se van, no lucharemos más», agregó.

«No sé qué haré en el futuro, pero haré todo para servir al islam», dijo por su parte Qari Mohammadullah, quien dice haber perdido a su padre y a su única hija, muerta de una enfermedad durante sus ocho años y dos meses tras las rejas.

En total, unos 900 presos fueron liberados el martes, según el teniente coronel Nazifullah Walizada, que supervisaba la operación para el Ministerio de Defensa.

Estas liberaciones buscan «hacer avanzar la causa de la paz, incluso la prolongación del alto el fuego», tuiteó el Consejo de seguridad nacional.

«Esperamos que los talibanes amplíen el cese el fuego para poder comenzar el proceso de paz. El futuro depende de la próxima decisión de los talibanes», dijo Javid Faisal, portavoz del Consejo de seguridad nacional, organismo gubernamental, en conferencia de prensa.

Contactados por la AFP los insurgentes se mostraron optimistas. Una primera fuente anunció que 200 prisioneros, pertenecientes a las «fuerzas de la administración de Kabul», serán «liberados en los próximos días».

Luego, otra fuente talibán señaló como «muy probable que extiendan el alto el fuego por siete días, si el gobierno acelera la liberación de prisioneros (…). Casi todos nuestros líderes están de acuerdo en esto», añadió.

No obstante, Zabihulá Mudjahid, portavoz oficial de los talibanes, declaró «no tener información» al respecto.

Los rebeldes, que desde hacía semanas multiplicaban los ataques mortíferos contra fuerzas afganas, sorprendieron el sábado decretando unilateralmente una tregua para que sus conciudadanos «pudieran celebrar en paz y bienestar» el Aíd el Fitr, celebración final del Ramadán, mes de ayuno sagrado musulmán.

‘Buena voluntad’ 

El presidente afgano, Ashraf Ghani, aceptó inmediatamente esta oferta. El domingo, lanzó «un procedimiento para la liberación de hasta 2.000 prisioneros talibanes, en gesto de buena voluntad, respondiendo al anuncio de cese el fuego de los insurgentes», indicó su portavoz, Sediq Sediqqi.

Cien talibanes habían abandonado los presidios el lunes.

Estas liberaciones de prisioneros recíprocas, hasta 5.000 talibanes contra 1.000 efectivos de las fuerzas afganas, están previstas en el acuerdo firmado en Doha el 29 de febrero entre Washington y los talibanes, pero no ratificado por Kabul.

Antes del alto el fuego, Kabul dejó en libertad a unos 1.000 detenidos, en tanto los insurgentes alrededor de 300.

El acuerdo también prevé la retirada en 14 meses de las fuerzas extranjeras desplegadas en Afganistán, bajo condición de que los talibanes respeten sus compromisos en cuanto a seguridad y emprendan negociaciones con el gobierno afgano sobre el futuro del país.

EEUU y Pakistán (otro actor regional) desean que el diálogo comience tras la liberación de 2.000 prisioneros, pero los talibanes no lo entablarían hasta que sean 5.000.

Este primer alto el fuego por iniciativa de los talibanes desde que fueran desalojados del poder (2001), se respetó en los dos primeros días, salvo choques aislados. Una tregua parcial fue observada del 22 de febrero al 2 de marzo, cuando la firma del acuerdo de Doha.

AFP

About ELCOMUNISTA.NET (71509 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: