Anuncios

El sector minero de México: ¿inmune a la crisis provocada por el COVID-19?

La minería estaba programada para ser uno de los primeros sectores en reanudar sus actividades tras las medidas de confinamiento implementadas en México para reducir la incidencia de contagios de COVID-19. Sin embargo, el Gobierno optó por retrasar su reapertura al 1 de junio debido al aumento de casos en el país.

Por Jorge Cortina Montiel*

La Cámara Minera de México (Camimex) ha justificado el regreso a las actividades de esta industria con base en dos factores: los empleados de las minas suelen estar distantes entre sí durante sus labores y que el 82% de la producción minera mexicana se lleva a cabo en municipios con contagios nulos, bajos o muy bajos, según estimaciones de la Secretaria de Salud.

Por ello, algunas empresas como la estadounidense Newmont Corporation y la canadiense First Majestic anticiparon la reanudación de sus operaciones en minas mexicanas. Newmont esperaba activar su minera Peñasquito, en el estado de Zacatecas, el 18 de mayo, a fin de recuperar sus niveles de producción para la primera semana de junio.

A su vez, First Majestic puso en marcha nuevos procedimientos y controles sanitarios para reanudar las actividades mineras en México, con la intención de que en julio recuperara su producción a los niveles previos a la pandemia. Ambas empresas son importantes actores en el sector de extracción de metales preciosos, particularmente de plata y oro.

Esta diferencia es fundamental, ya que no toda la industria minera del país detuvo sus operaciones. Alejandra Vargas, analista del Grupo Financiero Ve por más (Bx+), resaltó en entrevista con Sputnik que existen dos vertientes para tener en cuenta en el caso de la industria minera: los metales preciosos y el sector enfocado en la extracción de metales para uso industrial.

Aunque el primero se vio obligado a parar sus actividades en México, los metales preciosos se beneficiaron por la coyuntura de la pandemia, ya que la incertidumbre económica ha llevado a los inversionistas de todo el planeta a proteger sus activos mediante la compra de oro y plata.

«Como tal, la afectación no es tan grave por el hecho de que, en el caso de los metales preciosos, como ha estado incrementando el precio, es un buen momento para ellos», consideró Alejandra Vargas.

Por su parte, la producción de metales industriales no se detuvo, particularmente en los casos donde las cadenas de suministro de las actividades esenciales demandaban el uso de materiales como el cobre, zinc o aluminio. No obstante, la suspensión de otras industrias provocó afectaciones al precio de estos minerales.

«[La pandemia también] ha generado volatilidad en los precios y una menor demanda por la suspensión de operaciones de algunas industrias para evitar la propagación del virus en varios países. Esto generó un poco de interrupción en las cadenas de suministro, provocando que algunos metales hayan bajado su precio promedio», resaltó la analista del Grupo Financiero Bx+.

Por ello, minas como la de Cananea siguen operando, aunque solo con personal esencial, principalmente en tareas de procesamiento y otras actividades críticas. Pero esta situación también puede jugar a favor del sector minero, ya que a consecuencia de la pandemia se vio obligado a implementar medidas para evitar contagios entre sus trabajadores.

«Dentro de esos periodos, donde no tuvieron el 100% de operaciones, [las minas] siguieron implementando algunas medidas para poder reactivar la operación, una vez que les diera autorización la Secretaría de Salud. Ellos ya están preparados para eso, el espacio de la sana distancia lo han estado continuando y ya tienen planes estratégicos para seguir continuando su operación con esta situación», destacó Alejandra Vargas.

Este factor, aunado a la necesidad de las empresas de Canadá, China y Estados Unidos de abastecerse de minerales extraídos de minas mexicanas, explican la decisión de las autoridades mexicanas para permitir que esta industria sea de las primeras en reactivarse. Sin embargo, las recomendaciones del Gobierno pueden ser adoptadas o rechazadas por las autoridades estatales, lo cual puede poner en desventaja a ciertas minas.

«[Un retraso en la reapertura de algunas minas] ocasionaría que [las empresas extranjeras] pudieran empezar a buscar otros proveedores, a lo mejor en este caso no fuera de México porque, al ver que algunas empresas ya han arrancado, buscarían irse con ellas. Pero en los estados en los que se quede rezagado este inicio de operaciones podríamos ver mayores afectaciones», alertó Vargas.

Según la Camimex, la industria minera captó alrededor de 3.500 millones de dólares de inversiones en 2019, 28,5% menos que el año previo. En particular, el rubro de exploración absorbió 382 millones de dólares, lo que representó una caída de 35,9% con respecto a 2018. Por otra parte, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) calcula que el sector minero-metalúrgico de México aportó aproximadamente el 4% del Producto Interno Bruto nacional durante 2019.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (67647 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: