Anuncios

Como última opción: cuando los dinosaurios practicaron el canibalismo

Un gran número de huesos fósiles de hace más de 150 millones de años ha revelado a los paleontólogos nuevos detalles sobre los hábitos alimenticios de algunos de los dinosaurios del Jurásico. Por lo visto, en tiempos desesperados los carnívoros de esta época se veían obligados a comerse a sus congéneres para sobrevivir.

Las marcas de mordiscos dejadas por los dinosaurios son menos comunes de lo que muchos podrían pensar. Previamente las huellas de dientes pertenecientes a los terópodos —un suborden de dinosaurios que incluye al Tyrannosaurus rex y al velocirraptor— se habían encontrado solo en un pequeño número de huesos fósiles.

Este hecho hace que sea más difícil concluir de una manera definitiva qué especie precisamente dejó estas marcas hace tanto tiempo. La mayor parte de estudios las vincula con el Tyrannosaurus rex quizás debido a su particular gusto por los huesos o, probablemente, por su infamia general.

Afortunadamente un equipo de paleontólogos estadounidenses pudo descubrir fósiles con una densidad de cortes y de huellas dentales inusualmente alta en la cantera Mygatt-Moore situada en el estado de Colorado (EEUU). Aprovechando esta oportunidad, los investigadores lograron identificar la especie responsable de comerse estos restos.

De los 2.368 huesos hallados en el sitio hasta ahora, solo un tercio fue masticado por algún terópodo. Gracias a una inspección más profunda, los científicos lograron encontrar pistas que sugerían que el depredador de gran peso conocido como Allosaurus fue uno de los que pudieron haber estado detrás de este crimen. También no descartan que los huesos fuesen masticados por otras especies grandes pertenecientes al mismo suborden, como los Ceratosaurus, Saurophaganax y Torvosaurus.

Si bien la mayor parte de cortes se descubrió en los huesos de grandes herbívoros, el 17% de ellos cubría los huesos de los terópodos, incluidos los Allosaurus. Con todo, aproximadamente la mitad de estas marcas se halló en las partes de esqueleto que probablemente no pudiesen haber proporcionado una cantidad de comida suficiente.

Por ello, los investigadores estadounidenses concluyeron que en circunstancias desesperadas la población de terópodos solía enfrentarse entre sí o comía los restos de sus congéneres muertos o lo que había podido encontrar en su territorio. No es la primera vez que los paleontólogos descubren mordiscos de dinosaurios contra su propia especie. Sin embargo, este hallazgo es el primero que apunta a los Allosaurus.

«Los grandes terópodos como los Allosaurus probablemente no eran particularmente selectivos con la comida, sobre todo en caso de que sus entornos tuviesen recursos limitados. La dieta basada en los restos de las especies muertas e incluso en el canibalismo definitivamente representaba una opción sobre la mesa», aseveró la paleontóloga de la Universidad de Tennessee Stephanie Drumheller, citada por el portal Science Alert.

El actual estudio es un ejemplo fascinante de la odontología forense que se utiliza para recopilar evidencias sobre el comportamiento de los dinosaurios, algo que los paleontólogos tienen rara vez la oportunidad de estudiar en tanta profundidad.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (67257 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: