La policía: herramienta de los que mandan, multas y palos para los pobres, omisión para los ricos

“El Estado es la organización de una clase social determinada para aplastar a la otra clase”

Por Maribel Santana*

Ya he comentado en otros artículos sobre quienes son, que es,  como actuan y que pilares  mantiene al  Estado.

Pero vale la pena recordar otra vez sobre el asunto  ya que la gente cree que es un problema de caprichos, de  salidas individuales u otras anodinas  de aquellos que defiende o los que  cuidan  al susodicho Estado y no una estructura  bien organizada.

El Estado, tienen para valerse y materializar sus intereses de clase un conjunto de herramientas que son utilizada. A saber: los tres poderes  que conocemos, sus ejércitos y policías y su burocracia.  Pilares fundamentales

En el tratado de Lenin El estado y la revolución,  refleja una formidable explicación de los trabajos de K.Marx y Engels, definiendo y dando desde luego en el clavo con todo un análisis, que llega hasta nuestros días inequívocamente, para entender la perfecta maquinaria de los ricos en el caso que nos concierne y ocupa.

Todo esto, viene por los acontecimientos de estos días atrás, por el papel de la policía, criticada  por sectores de la sociedad, por políticos, amén de otros. Incluso Errejón le preguntó al Ministro Marlaska en las secciones del parlamento sobre el papel de la policía. “Si ésta actúa igual en todos sitios, o según que barrios y hasta apellidos determina para actuar de una forma u otra”.

La policía como herramienta del poder del Estado al que representa, defenderá a éste o sea a los ricos.

El gobierno tanto del PSOE como del PP, son  esas herramientas que defienden a los que mandan, esa clase social que aplasta a la otra.

Por tanto la policía cumplía con su misión: Permisibilidad absoluta con la clase que representa. En este caso, vemos claramente como es el comportamiento de esta herramienta-policía- como no arremetían contra los pijosfachas de los barrios ricos que rompieron con todo lo establecido por la pandemia.

El señor Marlaska, por supuesto  representa a los ricos, al Estado que manda. Pues los cuerpos represivos que  dirige este ministerio  actuaron contra los pobres  con palos y multas que confinados en 50 metros cuadrados y con necesidades, tal vez salían a las calles tratando de encontrar comidas en los contenedores de basura, o algún trapicheo que se le pudieran dar por las calles con alguien para poder pasar ese periodo de cárcel  y de  mal trago.

 A saber, estos pobres  forman parte de las largas colas que se desarrollan  en las calles de las Españas de los ricos ¡que vergüenza por Dios! Para mendigar comidas. Y luego tienen la poca sesera de hablar sobre Venezuela y Cuba.

No les ocurrió  lo mismo a los fascistas de las banderas franquistas, con sus confinamientos en mansiones de lujo sin problemas de ningún tipo.

Pero claro a los señorito/as no le agrada que el Estado de los ricos a los que estos pertenecen se gaste los capitales en darles rentas básicas a los necesitados y parados forzosos por su sistema cruel e injusto, por tanto pedía la dimisión de la herramienta, gobierno de PSOE para que  pongan otra más acorde con menos costos, PP.  Pues  parece que los primeros a su juicio pedían mucho. Incluso la derogación de la reforma laboral y que los ricos pagaran un poco más. Es esto y no hay otra razón por lo que los pijosfachas salieran a las calles como energúmenos desafiando todo, porque ni si quieran son listos para pensar  que si no socorre a los necesitados se pueden volver peligroso  para un país tan estupendo como el suyo. Son tan ciegos a la ganancia que terminan reventando el  saco sin pensar que ellos pudieran  perder.

El señor Marlaska, sabe que si le salen a las calles la pobreza en rebeldía puede caérsele de las manos hasta la misma represión. El cree que pertenece a un gobierno democrático, pero el asunto está a años luz.  La democracia que se cree y que se le atora sin querer es un delirio porque   sólo es democracia para los ricos y represión para   los pobres.

Tendrá que explicar la conducta de los descerebrados que están a su cargo, los policías, y le será difícil,  pues cae por su propio peso. A no ser que como tienen rostro para él y para otros diga digo, donde dijo diego. Pues acaban como los religiosos desdoblándose porque la realidad los aplasta.

Otro tanto tiene ahora con Pérez de los Cobos, a saber que trapicho se está gestando, pues el Estado que representa echa aguas por doquier. Pobrecitos tecnócratas de los ricos, acaban creyendo como los niños que los reyes no existen, que son personas como nosotras, que los reyes son  sólo los de oriente más el Borbón que es inocente.

Si miramos lo que está pasando con la pandemia y cómo es la forma de operar de quienes nos gobiernan, veremos claramente quien es la clase social que nos aplasta.

Rememorando a Bertolt Brecht:

Cuando la hipocresía comienza a ser de muy mala calidad, es hora de comenzar a decir la verdad.

*Historiadora y activista.

About ELCOMUNISTA.NET (71491 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: