Anuncios

Covid-19 y desempleo generan reacción en cadena con nuevas protestas en América Latina

Quizás se tuvo la impresión de que las protestas en América Latina habían sido acalladas por la propagación del covid-19 y que los movimientos sociales se unían con los gobiernos para hacer frente a la crisis económica. Pero el grito popular no parece haberse apagado.

Por Lucía Barrios*

Los dos meses de encierro obligatorio, la crisis económica generada por la pandemia, las recurrentes denuncias de corrupción, los masivos despidos y la desesperación de no tener qué comer fueron un caldo de cultivo para el recrudecimiento del conflicto social.

Según la Organización de las Naciones Unidas, 11,5 millones de latinoamericanos estarán desempleados durante este año como resultado de la pandemia, y el número de pobres puede crecer en 35 millones.

Esta última semana parece haber sido un vistazo de lo que podría ocurrir en los próximos meses. En Ecuador, Chile y Paraguay hubo una expansión de manifestaciones en las que ni el nuevo coronavirus pudo amedrentar a los ciudadanos. Además, el 20 de mayo los bolivianos se levantaron en Cochabamba (centro), pidiendo la realización de elecciones y denunciando la emergencia alimentaria.

«Va a seguir aumentando el nivel de conflictividad social. Lastimosamente, la cuarentena ha generado una reacción en cadena en términos de violencia y agresividad. Mucha gente no está acostumbrada a vivir aislada. A eso hay que sumarle la crisis económica, las personas que quedaron sin hogar, los masivos despidos y la mayor informalidad que existe en estos momentos», dijo a Sputnik el licenciado en Ciencias Políticas y profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Ecuador (FLACSO), Lester Cabrera.

El especialista aseguró que el panorama futuro indica un «fuerte grado de conflictividad social» tanto por la crisis sanitaria como por las medidas de mayor control social que han aplicado los gobiernos.

«Hay un malestar que se viene acumulando de parte de las sociedades por las políticas neoliberales y la falta de protección social que los gobiernos de derecha han venido aplicando (…) es inevitable que la movilización social siga creciendo», dijo a Sputnik el economista y presidente del Partido Progresista de Chile, Camilo Lagos.

En la misma sintonía, el expresidente colombiano Ernesto Samper (1994-1998) advirtió el 15 de mayo a Sputnik que es posible que las masivas protestas que sacudieron el año pasado a América Latina vuelvan a estar presentes en 2020, pero esta vez de forma desorganizada, impulsadas por el desempleo y el hambre.

CHILE Y ECUADOR

Lagos y Cabrera hablaron sobre la situación de Chile y Ecuador, donde la protesta social está manifestándose con mayor frecuencia.

En Chile, las encuestas señalan que por parte de la ciudadanía existe un alto grado de simpatía hacia la movilización social y hacia el proceso constituyente, señaló Lagos.

«El germen del cambio está muy presente. Además, hay una enorme rabia por la situación económica. Esta pandemia está afectando al 75 por ciento de la población chilena en sus ingresos. Lo que se está viendo es una mayor precariedad laboral, modelos flexibles y la fragilidad del Estado para elaborar políticas sociales», afirmó.

En el país tienen «gran participación» las ollas comunes y la realización de las protestas sin mucha coordinación, explicó.

Por su parte, Cabrera señaló que el Estado ecuatoriano, a causa del endeudamiento, está buscando reducir el aparato público para reasignar recursos contra la pandemia; sin embargo, advirtió que esa medida es «pan para hoy y hambre para mañana».

«Si se reduce el aparto del Estado, hay una gran cantidad de personas sin trabajo, con lo cual dejan de llevar el sustento diario, produciendo una crisis de la economía. Por un lado, destino presupuesto a la salud y por otro, elimino la posibilidad de que las personas puedan comprarse las mascarillas», explicó.

Además, advirtió que se ha vulnerado una serie de derechos laborales con las nuevas medidas del Gobierno, lo que ha generado un «enorme descontento social».

¿NUEVO AUTORITARISMO?

Por otro lado, Cabrera opinó que varios gobiernos latinoamericanos están utilizando la pandemia para adoptar medidas más restrictivas que sirvan para frenar la protesta social.

«El covid-19 es utilizado como herramienta para justificar un ataque de una serie de derechos y libertades. Ha aumentado la cantidad de policías y militares en las calles. Pero eso no significa tener más seguridad. Porque eso puede dar paso a otro tipo de dinámicas, rumbo a un sistema autoritario», advirtió.

En Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador estallaron en 2019 masivas protestas contra los gobiernos e incluso en algunos de esos países las fuerzas policiales y militares salieron a las calles para frenar las manifestaciones, con un resultado de decenas de muertos y cientos de heridos.

En algunos países, como el caso de Chile, el conflicto y las protestas aún permanecían hasta días antes de que se decretara el primer caso de covid-19.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (67257 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: