Anuncios

Siguen las protestas en Estados Unidos: Washington fuertemente militarizado, Nueva York en toque de queda

Los manifestantes retomaron este martes, por octava noche consecutiva, las protestas contra la brutalidad policial en ciudades estadounidenses como Los Ángeles, Nueva York o Washington, desafiando los toques de queda impuestos para frenar las concentraciones, desatadas tras la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de la Policía.

Menos de dos horas antes de que el toque de queda de las 7 pm de Washington entrara en vigencia el martes, los vehículos militares asumieron posiciones en toda la ciudad.

Una multitud de manifestantes en Lafayette Square, cerca de la Casa Blanca, parecía estar al menos el doble de un día antes, y se hinchó.

Con la inminente llegada de unidades militares y el uso de helicópteros para reprimir a los manifestantes el lunes por la noche , una táctica utilizada para las batallas con los insurgentes en el extranjero, ahora aplicada en territorio estadounidense, algunos en la multitud susurraron que había más soldados en camino.

Alec, un manifestante de 32 años que pasó dos despliegues en Afganistán, dijo que había visto cosas en los últimos dos días que nunca esperó ver en su propio país.

«Aquí hay problemas reales», dijo, y se negó a dar su apellido porque trabaja para el gobierno, «y ninguna cantidad de uniformes o soldados los solucionará».

La militarización de la respuesta a la protesta ha suscitado profundas preocupaciones y ha generado críticas generalizadas, incluso del almirante retirado Mike Mullen, ex presidente del Estado Mayor Conjunto, quien dijo que «nuestros conciudadanos no son el enemigo, y nunca deben llegar a ser así «.

«Estoy profundamente preocupado de que a medida que ejecutan sus órdenes, los miembros de nuestras fuerzas armadas serán cooptados con fines políticos», escribió en un artículo de opinión en The Atlantic publicado el martes , y agregó que las ciudades y pueblos de Estados Unidos «no son» los espacios de batalla deben ser dominados y nunca deben serlo ”.

La respuesta policial federal está a cargo del Fiscal General William P. Barr. También fue el Sr. Barr quien ordenó a los oficiales federales que despejen a los manifestantes pacíficos del Parque Lafayette de Washington el lunes para que Trump pueda caminar a una iglesia histórica y tomarse una fotografía allí , según un funcionario del Departamento de Justicia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La ciudad de Nueva York, que esencialmente ha estado cerrada por más de dos meses para frenar la propagación de un coronavirus que ha matado a decenas de miles de sus residentes, pasó una segunda noche bajo una nueva restricción: el toque de queda en toda la ciudad .

El toque de queda entró en vigencia en Nueva York el martes a las 8 pm, ya que los funcionarios intentaron nuevamente frenar los violentos enfrentamientos, saqueos y otros actos destructivos que habían empañado las protestas mayormente pacíficas que llenaron las calles durante casi una semana.

Como sucedió el lunes, cuando gran parte del peor daño se hizo antes de que entrara en vigor el toque de queda a las 11 pm, grupos de personas se quedaron afuera después de que llegó el límite. La multitud más grande intentó cruzar el puente de Manhattan desde Brooklyn, pero fue rechazada pacíficamente después de un largo enfrentamiento con la policía.

En general, parecía haber menos enfrentamientos violentos entre oficiales y manifestantes que en los días anteriores, y menos actos de saqueo que en las dos noches anteriores.

«Situación muy tranquila», dijo el alcalde Bill de Blasio en Twitter después de las 11 de la noche. «Hasta ahora, el toque de queda está ayudando, según todo lo que he visto en Brooklyn y Manhattan en las últimas tres horas».

El Sr. de Blasio y el gobernador Andrew M. Cuomo y otros habían criticado al principio del día por cómo él y el departamento de policía habían manejado lo que se convirtió en una ola de saqueos en el centro de Manhattan el lunes antes del toque de queda de las 11 en punto.

El martes, en las horas posteriores a la entrada en vigor del toque de queda, el grupo en el puente y otras multitudes de cientos de personas continuaron caminando pacíficamente por Brooklyn y Manhattan, cantando consignas de protesta e instando a un cambio.

«Mientras sea necesario, lo haré», dijo Sam Fitzgerald, de 35 años, de Brooklyn, sobre las protestas. «Es una revolución, bebé».

Cientos de arrestos en Los Angeles y gases lacrimógenos en Atlanta

3

Jóvenes detenidos por la policía en Los Angeles tras otra jornada de protesta.

La policía de Los Ángeles ha realizado «cientos» de arrestos la noche del martes mientras continuaban las protestas en la ciudad, dijo un portavoz del departamento de policía, el oficial Tony Im.

En Atlanta, Georgia, el personal policial y militar utilizó gases lacrimógenos para dispersar a una gran multitud reunida cerca del Parque Olímpico Centenario en Atlanta. Poco después del toque de queda de las 9 pm de la ciudad, los manifestantes arrojaron botellas y dispararon fuegos artificiales hacia la policía, que respondió con fuerza, según el Atlanta Journal Constitution . La multitud se separó poco después del enfrentamiento.

4

La policía dispara con gases lacrimógenos.

La policía de Minneapolis usa la fuerza contra los negros 7 veces más que contra blancos
 
El video de los últimos momentos conscientes de George Floyd en la tierra horrorizó a la nación, lo que provocó protestas que han llevado a toques de queda e intervenciones de la Guardia Nacional en muchas ciudades grandes.

Pero para la comunidad negra en Minneapolis, donde el Sr. Floyd murió después de que un oficial presionó una rodilla en su cuello durante 8 minutos y 46 segundos, ver que la policía usa alguna medida de fuerza es muy común.

Alrededor del 20 por ciento de la población de 430,000 de Minneapolis es negra. Pero cuando la policía se pone física, con patadas, golpes en el cuello, golpes, empujones, derribos, mazas, Tasers u otras formas de músculo, casi el 60 por ciento de las veces la persona sujeta a esa fuerza es negra. Y eso es según las propias cifras de la ciudad .

Desde 2015, la policía de Minneapolis ha documentado el uso de la fuerza unas 11.500 veces. Por al menos 6.650 actos de fuerza, el sujeto de esa fuerza era negro.

En comparación, la policía ha usado la fuerza unas 2.750 veces contra los blancos, que representan alrededor del 60 por ciento de la población.

Todo eso significa que la policía en Minneapolis utilizó la fuerza contra los negros a un ritmo al menos siete veces mayor que el de los blancos durante los últimos cinco años.

Esas cifras reflejan el número total de actos de fuerza utilizados por la policía de Minneapolis desde 2015. Entonces, si un oficial abofeteó, golpeó y sujetó a una persona durante el mismo enfrentamiento, eso puede contarse como tres actos de fuerza separados. Ha habido alrededor de 5,000 episodios totales desde 2015 en los que la policía usó al menos un acto de fuerza contra alguien.

Las disparidades en el uso de la fuerza en Minneapolis son paralelas a las grandes diferencias raciales en las medidas vitales en la ciudad, como los ingresos, la educación y el desempleo, dijo David Schultz, profesor de la Universidad Hamline en St. Paul, quien ha estudiado las tácticas de la policía local durante dos décadas.

«Simplemente refleja las disparidades de tantas otras cosas en las que Minneapolis entra muy mal», dijo Schultz.

Cuando él enseñó un curso hace años sobre los posibles agentes de responsabilidad civil que se enfrentan en el cumplimiento del deber, dijo Schultz, él describiría a Minneapolis como «un laboratorio vivo en todo lo que no debe hacer cuando se trata del uso de la fuerza por parte de la policía».

5

Las protestas en Minneapolis también han sido alimentadas por los recuerdos de varios hombres negros asesinados por agentes de policía que nunca enfrentaron cargos o fueron absueltos. Incluyen a Jamar Clark, de 24 años, baleado en Minneapolis en 2015 después de que, según los fiscales, intentara agarrar el arma de un oficial; Thurman Blevins, de 31 años, disparó en Minneapolis en 2018 mientras gritaba: «Por favor, no me disparen», mientras corría por un callejón; y Philando Castile, de 32 años, cuya novia transmitió en vivo las secuelas de su tiroteo de la policía en 2016 en el suburbio de St. Anthony .

El oficial visto en el video presionando una rodilla en el cuello del Sr. Floyd, Derek Chauvin, fue despedido de la fuerza y ​​acusado de homicidio involuntario y asesinato en tercer grado. Los oficiales de policía de Minneapolis no respondieron preguntas sobre el tipo de fuerza que utilizó.

La política de uso de la fuerza de la ciudad cubre los estrangulamientos, que aplican presión directa en la parte delantera del cuello, pero se considera que la fuerza letal se usa solo en las circunstancias más extremas. Las restricciones del cuello también son parte de la política, pero se definen explícitamente solo como ejercer presión directa sobre el costado del cuello, y no sobre la tráquea.

Las “restricciones de cuello inconscientes”, en las que un oficial intenta dejar inconsciente a alguien, se han usado 44 veces en los últimos cinco años, 27 de ellas en personas de raza negra.

Durante años, dicen los expertos, muchos departamentos de policía en todo el país han tratado de alejarse de las restricciones de cuello y estrangulamientos que podrían restringir las vías respiratorias como demasiado arriesgadas.

Los trabajadores médicos de primera línea aplauden a los manifestantes de primera línea

6

Manifestantes en Times Square en Nueva York el martes.

Durante meses, los trabajadores de la salud en los Estados Unidos han atendido a cientos de miles de personas enfermas por el coronavirus e incluso han perdido la vida por la pandemia. También han visto al virus infectar y matar a personas negras en el país a tasas desproporcionadamente altas.

Y así como los neoyorquinos ofrecieron sus aplausos en agradecimiento a esos trabajadores cada noche, el martes por la noche se dieron vuelta las mesas y fueron los profesionales médicos quienes ofrecieron sus aplausos en apoyo de las protestas que se extendieron por el país.

Vestidos con batas, batas de laboratorio y equipo de protección, los médicos y el personal médico salieron en masa a la ciudad de Nueva York para mostrar su apoyo a los miles de personas que salieron a las calles en protesta para pedir el fin del racismo sistémico. Algunos se unieron a los manifestantes en Times Square de la ciudad de Nueva York, mientras que otros se alinearon en las calles fuera de los hospitales, aplaudiendo a los manifestantes al pasar.

Los organizadores de un grupo de «Front Lines for Front Lines» escribieron en Twitter : «Todas las noches, a las 7pm, la ciudad nos ha aplaudido». El martes, dijeron: «Estamos cambiando el propósito de esa muestra de apoyo».

En otras partes del país, los trabajadores médicos han entregado máscaras y leche a los manifestantes en Minneapolis para aliviar los efectos del gas lacrimógeno. Y en Washington, DC, un médico le dijo a un medio de comunicación local que iba a andar en bicicleta alrededor de las protestas en la ciudad para ofrecer primeros auxilios.

Cubadebate (Con información de agencias, The New York Times, The Washington Post, Los Angeles Times y Houston Chronicle)

Anuncios
About el comunista (67500 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: