Reforma del Estado en Paraguay revive temores de conflictividad social

Temores de un quiebre social reviven en Paraguay con la reforma del Estado impulsada por el Gobierno de Mario Abdo Benítez. Mientras organizaciones sindicales, políticas y populares se movilizan contra la iniciativa, el Poder Ejecutivo asegura que una mayoría silenciosa la respalda.

Por Lucía Barrios*

El 22 de junio, diversas organizaciones realizaron protestas en diversos puntos del país en contra de algunos cambios estructurales propuestos, pero el Gobierno avanza con ellos asegurando que cuenta con un amplio apoyo popular.

El senador y presidente del partido Frente Guasú (izquierda), Carlos Filizzola, y el vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores Auténtica, José Pineda, expresaron a Sputnik su temor de que el creciente malestar de ciertos sectores populares derive en protestas callejeras como las que se sucedieron el año pasado en diversos países de la región.

«El aumento de la deuda, la grave crisis económica y la reforma del Estado están generando una mayor conflictividad social en Paraguay (…) Ya no se aguanta que la gente no tenga qué comer. Si no se da alguna solución, puede haber una explosión social mucho más grave que la actual», alertó Filizzola.

En la misma sintonía, Pineda advirtió que podrían producirse fuertes protestas callejeras.

«Hay una ciudadanía muy harta (…) Los políticos están aislados de la sociedad, no sienten los reclamos del pueblo y legislan totalmente fuera de foco», agregó.

Sin embargo, el ministro de Hacienda, Benigno López, dijo a Sputnik este viernes que no existe una «real oposición» a la reforma del Estado, ya que la mayoría de los paraguayos la apoyan.

«La absoluta mayoría de la población respalda la reforma del Estado desde hace tiempo; la abrumadora mayoría de la población reclama la contención del gasto público, la calidad del gasto; yo no creo que haya una oposición real más allá de los intereses mezquinos de personas que creen que tenemos que hacer lo mismo de antes (…) Yo no me preocuparía tanto por la oposición de la reforma, porque es mínima», dijo a esta agencia López.

CAMBIOS

La reforma está siendo impulsada a través de diversos proyectos de ley de distinto alcance. Uno de los más polémicos se refiere a los funcionarios públicos. El Gobierno recortó los salarios de algunos debido a la pandemia, y su intención es mantener ese recorte legalmente.

También se propone aplicar concursos para el acceso a cargos públicos, reconocer evaluaciones por mérito y duplicar la cantidad de años requeridos para tener garantizada la estabilidad laboral (cuatro). Asimismo, se propone limitar el número de cargos de confianza.

Los recortes no afectan al Poder Judicial ni al Poder Legislativo. El Gobierno asegura que todo esto contribuye a mejorar la competencia de los organismos públicos.

Los sectores populares y la oposición principalmente reclaman la participación de la sociedad en todo el proceso, incluyendo a campesinos, la universidad y los propios trabajadores públicos.

PROTESTAS INMINENTES

Pineda y Filizzola señalaron además que rechazan la reforma porque busca reducir el gasto público en un momento en el que se hizo evidente que el rol de los estados es «fundamental para hacer frente a la pandemia».

«Lo único que ellos pretenden es el achicamiento del Estado; es una reforma neoliberal, por lo que no satisface las necesidades básicas y prioritarias de la ciudadanía», afirmó Filizzola.

Señaló que el país necesita una transformación del Estado que proteja y brinde garantías para una vida digna a los sectores más vulnerables así como también potencie la salud pública y la educación.

Agregó que el Frente Guasú piensa seguir con las protestas a pesar de que la pandemia las limita.

«Son varios sectores que se están uniendo; eso no va a aguantar mucho tiempo. Esta explosión social puede ser similar a lo que pasó el año pasado en otros países de América Latina; si bien se ven algunos datos positivos desde el punto de vista sanitario en Paraguay, la situación económica y social es todo lo contrario», afirmó.

Por su parte, Pineda dijo que una parte de la población está frustrada por el hecho de que exista un endeudamiento público muy grande, que llega al 30 por ciento del Producto Interno Bruto y con una presión tributaria de 9,8 por ciento.

Además, el Gobierno hace grandes gastos en construcción de puentes, vías, para beneficiar a sectores económicos que aportan «muy poco» en impuestos, agregó.

«Con la pandemia, en la que tenemos más de 300.000 trabajadores sin actividad en este momento, vemos que la artillería economía del Gobierno no ha llegado a los sectores que necesitan», expresó.

CALIDAD

Por otro lado, López minimizó los temores y señaló que la reforma es necesaria para que Paraguay sea «un país responsable desde el punto de visto económico, buscando la mejor calidad de los servicios públicos y del ciudadano general».

El vicepresidente Hugo Velázquez aseveró el 21 de mayo que el objetivo de la reforma es mejorar la calidad del gasto y del servicio públicos.

Los proyectos impulsados por el Gobierno también prevén una reforma de los servicios sanitarios, la unificación de instituciones estatales similares y una nueva normativa en educación.

*Sputnik

About el comunista (68963 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: