Por qué Pekín pone tanto empeño en proteger mejor los datos personales

China está elaborando una legislación que asegura una mayor protección de los datos personales. De esta manera, Pekín sigue la tendencia mundial, considerando este tipo de información como un recurso de importancia estratégica para el Estado en un mundo altamente digital, advierte el experto chino Wu Fei.

La Ley de Seguridad Cibernética entró en vigor en China en 2017. Según esta legislación, que regula la protección de los datos personales, toda la información sobre los ciudadanos chinos recopilada por las empresas, incluidas las internacionales, debe ser procesada y almacenada dentro del país asiático. Por ello, Apple firmó un año más tarde un acuerdo con su socio local, Guizhou-Cloud Big Data, para establecer un data-center que se encargue de realizar estas tareas.

A pesar de esta ley, China todavía no tiene una legislación parecida al Reglamento General de Protección de Datos, aprobado en la UE, que garantiza de una manera más completa la protección de información personal. Como resultado, las empresas privadas a veces permiten de manera involuntaria que se filtren datos sensibles a la red.

Así, en 2019, la empresa china SenseNets, que desarrolla algoritmos de reconocimiento facial y servicios relacionados con análisis de vídeo, dejó en acceso libre en internet los datos personales de unos 2,5 millones de individuos chinos. Esta información incluía los números de tarjetas de identificación, los datos de geolocalización, los de movimientos realizados por estas personas en las últimas 24 horas, sus direcciones de residencia, fotos, e incluso dónde trabajan.

Ese mismo año, los medios chinos reportaron otra fuga a gran escala. Esta vez los datos acumulados por las instituciones de microfinanciación se filtraron en la red y comenzaron a venderse a las empresas que se dedicaban a conceder préstamos en línea.

A comienzos de 2020, el periódico chino Southern Metropolis Daily condujo una encuesta, en la que el 95% de participantes confirmaron que al menos una vez en su vida se habían topado con el robo de datos personales. La mayor parte de los encuestados declaró que temía sobre todo filtraciones de datos realizadas a través de las plataformas de comercio electrónico, las de banca en línea y las aplicaciones que utilizan sistemas de reconocimiento facial.

Mientras tanto, la consultoría International Data Corporation calculó que el mercado de big-data de China aumentará aún más en 2023 hasta alcanzar el valor de 22.490 millones de dólares. En estas circunstancias, será muy importante desarrollar una legislación que proteja de manera más eficiente los datos personas, un recurso tan esencial de nuestro tiempo, explicó a Sputnik el profesor de Wu Fei de la Universidad Jinan.

Anteriormente, la manera más fácil de exponer los datos personales era entregarlos a alguna institución bancaria. Muchos bancos crearon sus propios sistemas de datos que acabaron filtrando los datos de terceras personas. Estas fugas solían conducir a llamadas telefónicas invasivas, explicó el interlocutor de la agencia.

«A medida que China continúa desarrollándose económicamente, los datos se convierten en un recurso de importancia estratégica para el país. Previamente, el crecimiento económico de China y su potencial de consumo habían podido ser evaluados valiéndose de los datos estadísticos publicados por las autoridades. Ahora la información recogida por empresas privadas o extranjeras, también puede utilizarse para sacar conclusiones sobre el estado general de la economía (…) su sostenibilidad y potencial de desarrollo. Si estos datos se filtran al extranjero, este escenario podría representar una amenaza para la seguridad informática del país», aseveró Wu Fei.

Además, destacó que por ello es tan importante proteger los datos personales a nivel estatal. Esta importancia se hizo aún más evidente durante la pandemia, luego de que las personas en varios países pasaron a trabajar desde casa. Como consecuencia, aumentó la demanda de servicios especializados en organizar conferencias en línea. Empezaron a desarrollarse de una manera más activa los que facilitaban la gestión de documentos electrónicos.

Las medidas restrictivas adoptadas con el objetivo de luchar contra la expansión del coronavirus estaban estrechamente vinculadas con la tecnología electrónica. La mayor parte de países ha introducido sistemas para el seguimiento de movimientos y contactos humanos, los llamados códigos digitales de salud y los permisos electrónicos para el desplazamiento por las ciudades. Estos sistemas procesan un enorme volumen de datos personales sensibles, incluidos médicos, financieros y sociales, cuya fuga puede causar daños muy graves.

Por ello, con su nuevo proyecto de ley China buscará establecer los requisitos técnicos para proteger datos personales, así como determinar los derechos y las obligaciones de diversos agentes involucrados en ese mercado, según la agencia china Xinhua. Esta legislación deberá crear un marco legal más amplio que regule recopilación, almacenamiento y circulación de datos no solo personales sino también de otro tipo, incluidos los estatales.

Una vez aprobada esta ley, las empresas, el Estado y las personas físicas trabajarán dentro de un marco jurídico unificado que por un lado simplificará el intercambio de datos entre el Estado y las empresas y por otro lo regulará. Los legisladores chinos esperan completar el trabajo sobre el proyecto de ley a finales del 2020.

Sputnik

About el comunista (69237 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: