Trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

Antidepresivos, ansiolíticos, somníferos, así soporta la clase trabajadora su jornada laboral, los abusos, las humillaciones y la imposibilidad de conciliación entre su vida laboral y personal. También antiinflamatorios, calmantes y tranquilizantes mantienen en pie por un tiempo a los condenados.

Por André Abeledo Fernández 

A mí la vida persoal de cada uno no me interesa, mientras no me afecte a mí o a terceros de un modo negativo, la libertad individual no puede ser cuestionada.

Cosas como la vida sexual de cada uno, sus creencias, su forma de vivir y de ver la vida forman parte del ámbito personal.

Pero cuando esas creencias tratan de imponerse por la fuerza o cuestionan las libertades individuales de terceros dejan de ser respetables.

Y eso hacen las grandes multinacionales, traspasar las lineas de la libertad personal del trabajador y pretender que nuestro trabajo sea nuestra vida y no lo que debe ser una parte de nuestra vida.

Los derechos, los salarios dignos, la conciliación familiar, el respeto a las personas y a los horarios són cosas que debemos exigir y no negociar.

Básicamente, vive y deja vivir

André Abeledo

André Abeledo

About el comunista (69017 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: