Feijóo logra su cuarta mayoría absoluta y el BNG liderará la oposición

El PP refuerza su ya cómoda mayoría absoluta con 42 escaños, uno más que en 2016, y más del 48% de los votos.

El BNG sube de seis diputados a 19 por el naufragio de Podemos, que desaparece; el PSdeG se queda con los 14 que tenía.

El PP de Alberto Núñez Feijóo ha vuelto a ganar las elecciones gallegas y lo ha hecho reforzando su ya cómoda mayoría absoluta, la cuarta consecutiva, merced a sus 42 escaños y más del 48% de los votos. Sin sorpresas en lo que apuntaban los pronósticos, el actual presidente de la Xunta de Galicia lo será de nuevo para la próxima legislatura, y apuntalará con un escaño más el poder para los ‘populares’ en esta comunidad, que vuelve a ser la única en la que este partido tiene una mayoría absoluta.

Lo hará en un Parlamento que cambia de nuevo de líder de la oposición, con el BNG, que ha roto los pronósticos más optimistas y no solo es la primera fuerza de izquierda, sino que ha triplicado su representación, hasta llegar a los 19 escaños y el 23,8%. Ana Pontón no será la primera mujer presidenta de Galicia, pero sí la primera líder de la oposición, merced al hundimiento de Podemos y el resto de las anteriores confluencias de izquierda, que desaparecen del escenario político gallego.

Lo extraordinario de estas elecciones, con medidas de prevención sin precedentes para acudir a los colegios electorales, con votantes contagiados a los que se les prohibió votar y con una comarca confinada por un brote de Covid-19 no ha alterado lo fundamental. Decir Galicia sigue siendo decir PP, la formación que ha ganado todas las elecciones autonómicas desde 1981, y que ha gobernado, bien como Alianza Popular o bien como Partido Popular, durante 33 años de 39. Serán cuatro años más, hasta 2024.

‘Populares’, bloquistas y socialistas vuelven a conformar el reparto principal en el Parlamento gallego, en una imagen que simplifica el multipartidismo de los últimos años y devuelve la política gallega a más de dos décadas atrás. Ni Marea Galeguista, ni Vox ni Ciudadanos consiguen entrar en el Parlamento gallego.

El BNG liderará la oposición con su mejor resultado histórico

La otra formación ganadora de la noche es, sin duda, el BNG. El Bloque asciende de cuarta a segunda fuerza, de seis escaños a 19, superando los mejores resultados del mítico líder nacionalista Xosé Manuel Beiras, que llegó a los 18 escaños en 1997 en la V Legislatura autonómica, también como segunda fuerza más votada.

El PSdeG, que había tenido en 2016 su peor resultado histórico en Galicia y se vio superado por En Marea, la coalición en la que se integraba Podemos, sufre ahora el ‘sorpasso’ de los nacionalistas, a nivel general y en todas las provincias, en Ourense igualados a escaños pero por unos cientos de votos de diferencia. La candidatura de Gonzalo Caballero no ha mejorado el mal resultado de Xoaquín Fernández Leiceaga hace cuatro años en términos de escaños, con los mismos 14 diputados, aunque obtiene un porcentaje de votos mayor (19,36% frente a 17,87%).

El balance socialista ha sido idéntico en Galicia y País Vasco: han mejorado el porcentaje de voto, pero no han capitalizado el derrumbe de Podemos ni la corriente de estar al frente del Gobierno del país.

Fracaso absoluto de la apuesta de Podemos

La división de las confluencias ha pasado a la coalición liderada por Podemos la peor de las facturas posibles. Las Mareas que se erigieron como segunda fuerza hace cuatro años, con el 19% de los votos y 14 escaños, llegaron a estas elecciones fragmentadas en dos listas, Galicia en Común y Marea Galeguista, y han desaparecido del Parlamento gallego, en la primera cita electoral de Unidas Podemos desde su llegada a Moncloa.

Se salda con un rotundo fracaso la apuesta de Pablo Iglesias por una nueva coalición de Podemos, EU, Anova y las Mareas, liderada por Antón Gómez-Reino, diputado en el Congreso y hombre de confianza del líder de Unidas Podemos, que no obtiene ningún diputado y ha visto como todos sus apoyos se han ido al nacionalismo. Su resultado no ha llegado al 4% de los votos, poco más de 50.000 papeletas, perdiendo cuatro de cada cinco de los votos que obtuvo En Marea en septiembre de 2016.

Antes de que terminara el escrutinio, Gómez-Reino no pudo más que asumir el «fracaso» de la fórmula de Galicia en Común, un resultado que ha reconocido «inesperado». “Son unos resultados inesperados, malos, muy malos para nuestro espacio y que yo asumo en primera persona”, ha dicho el cabeza de lista, que regresará a Madrid para continuar como diputado. También el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, señaló la «derrota sin paliativos», también en las elecciones vascas. Por eso, consideró que «toca hacer una profunda autocrítica y aprender de los errores».

Vox, que presentó candidatos en las cuatro provincias gallegas, aunque ninguno como candidato a presidir la Xunta, se ha quedado en el 2% de los votos en la primera vez que se presentaba a las elecciones gallegas, pese a la intensa presencia en la comunidad gallega del presidente del partido, Santiago Abascal, y otros dirigentes destacados, como Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros.

El resultado no ha sido ninguna sorpresa para Ciudadanos, que sabía que tenía muy difícil obtener escaños en el Parlamento gallego, y ha sufrido un fuerte retroceso desde el 3,38% y los más de 48.000 votos que obtuvo en 2016. Ahora, la candidatura de Beatriz Pino no ha llegado a las 10.000 papeletas y solo ha recogido el 0,74% del total de apoyos, aunque Pino ha asegurado en declaraciones a los medios que seguirá trabajando “con más ahínco, más fuerza”, para que la voz “moderada y de centro” llegue al Parlamento gallego.

Peor aún ha quedado Marea Galeguista, la coalición que se formó a última hora tras el aplazamiento de las elecciones, inicialmente previstas en abril, y que encabezó Pancho Casal, uno de los diputados que se mantuvo fiel al exlíder de En Marea, Luís Villares. Esta coalición que agrupaba a lo que quedaba de En Marea, Compromiso por Galicia y Partido Galeguista, queda con un insignifcante 0,22% de los votos, menos de 3.000 papeletas, incluso por debajo del Partido Animalista (PACMA).

En una intervención tras conocerse los resultados electorales, Casal ha dado por terminado en Galicia «el ciclo de cambio que abrió AGE en el 2012 y continuaron las mareas municipalistas y En Marea desde el acuerdo de Mazarelos en el 2015 hasta hoy». «Los partidos tradicionales vuelven a tener la primacía de la representación en el país, cerrándose la posibilidad de políticas de cambio».

 

RTVE

About el comunista (69001 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: