Pedofilia, neofeminismo y ecología: la alcaldía de París, en la tormenta

Pedofilia, favores económicos, ecología y feminismo lésbico son algunos los componentes del cóctel que amenaza con hacer implosionar la alcaldía de la capital de Francia.

Por Luis Rivas*

La reelegida alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, se sentía feliz tras su victoria en las municipales del 28 de junio. Su coalición con el Partido comunista (PCF) y la formación «Europa, Ecología Los Verdes» (EELV) fue respaldada por los parisinos con una holgada diferencia ante sus rivales.

Pero la toma de posesión de los nuevos miembros del Consejo Municipal se convirtió en un espectáculo imprevisto. Bajo las ventanas de la alcaldía, unas decenas de manifestantes feministas «verdes», es decir de su propia mayoría, se manifestaban con pancartas que decían «Ayuntamiento de París: bienvenidos a Pedoland». La protesta iba dirigida contra el responsable de Cultura de la alcaldía, Christophe Girard, al que acusan de haber favorecido económicamente a su presunto amigo y famoso escritor, Gabriel Matzneff, sobre el que pesa una investigación por «violación de menores».

A Girard, un veterano del ayuntamiento que durante veinte años ha sido el gran manitú de la cultura y jefe de las subvenciones oficiales para de cientos de artistas en la capital, se le acusa de haber sufragado durante dos años la estancia en un hotel a Matzneff, a petición de la Fundación Yves Saint Laurent; además, le habría facilitado un apartamento de protección oficial y una beca del Consejo Nacional del Libro. El adjunto de la alcaldesa prefirió dimitir y encendió la ira de Hidalgo frente sus acusadores, o más bien, acusadoras, como veremos más adelante.

MATZNEFF, PREMIO AL PEDÓFILO

Gabriel Matzneff, es un escritor francés que ha publicado varios libros con un contenido casi único: su atracción sobre niñas menores y la defensa de la pedofilia. Agasajado con premios -el último, el Renaudot de 2013- era una figura que siempre disfrutó de invitaciones en los platós de televisión. En una de estas emisiones culturales, en 1990, una participante le acusó de alardear en sus libros de sodomizar a muchachas menores. Pero nadie se inmutaba y sus obras siguieron vendiéndose.

En enero pasado, un libro escrito por una antigua «víctima» de Matzneff se convirtió en un best-seller con ventas en 25 países. En «Le consentement» («El consentimiento»), Vanessa Springora, 48 años, relata su experiencia con Matzneff cuando solo tenía 14 años.

Springora, ahora directora de la editorial Juilliard, escribe que conoció a Matzneff cuando tenías 13 años y «cayó sobre su influencia» durante dos años seguidos. Dos años de relaciones sexuales que incluso la madre de la autora y conocida del escritor prefirió no perturbar; hubiera pasado por una retrógrada en los ambientes culturales de Saint-Germain-des-Prés.

Una militante ecologista, ahora elegida miembro del Consejo de París, Alice Coffin, ha encontrado en Matzneff y su supuesto amigo Girard el centro de su batalla política. Cuando el adjunto de Cultura de Hidalgo recibía un aplauso casi mayoritario en la alcaldía tras su dimisión, Coffin gritó «vergüenza, vergüenza» en una escena que inundó las redes sociales. Alice Coffin, que se define como «luchadora feminista y lesbiana», contribuyó en el pasado a la notoriedad de la cadena Russia Today en lengua francesa, cuando declaró en una emisión que «no tener marido me ha evitado ser violada, apaleada o asesinada».

PELEA ENTRE FEMINISTAS

La cruzada de Coffin contra la supuesta inmoralidad dentro del Ayuntamiento de París ha dividido al feminismo francés. Anne Hidalgo, que además de alcaldesa se declara feminista, se dice «asqueada de que el rumor, las amalgamas y las sospechas, provoquen la dimisión de su responsable de Cultura.

Otra famosa ensayista y periodista feminista francesa, Caroline Fourest, denuncia que «se señala a testigos como si fueran acusados, los abusos, como violaciones y a inocentes, como culpables». Fourest, que vive bajo protección por amenazas de islamistas, dice sentir repulsión por Matzneff, pero defiende la militancia por la igualdad de Girard.

El «affaire Girard-Matzneff» ha destapado, como en otros países de Occidente, las divisiones entre feministas universalistas y neofeministas «interseccionales». Vuelve a poner también sobre la escena cultural francesa la polémica sobre conceptos importados de Estados Unidos, como la «Cultura de la cancelación» (Cancel Culture), que podríamos definir como la lapidación pública de alguien que se atreve a desafiar las normas impuestas por los nuevos moralistas y puritanos de una parte de la izquierda occidental, y que se concreta con el boicot a la obra y la opinión de los «herejes».

Pero el asunto no debe hacer olvidar que la pedofilia fue defendida durante años en Francia por intelectuales y medios de comunicación, al calor del Mayo del 68, para desafiar el marco tradicional o, siguiendo la famosa expresión del siglo XIX, «épater le bourgeois».

Diarios como «Le Monde» o «Libération», adalides del pensamiento progresista -o eso pretendían antes y ahora- preferirían ahora ver quemado parte de su archivo para olvidar cómo desde sus páginas se hacía propaganda del sexo con menores, incluyendo dibujos explícitos para, por ejemplo, enseñar a los niños cómo hacer una felación.

INTELECTUALES Y PRENSA PROPEDÓFILA

El famoso periodista de extrema izquierda, Guy Hocquenghem, que ejercía en Libération, fue el creador del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR) y uno de los principales apologistas de la pedofilia. Otro conocido militante de la causa fue el también periodista y escritor Tony Duvet, que escribió libremente: «los pequeños de dos a tres años me gustan con locura. A los seis años, el fruto me parece ya maduro».

Superviviente entre los amantes de la sexualidad con impúberes es el conocido ecologista y antiguo líder del Mayo del 68, Daniel Cohen-Bendit, ahora ecomoderado y promacronista; la videoteca le perseguirá por declaraciones como, «gracias a la sexualidad con menores he aprendido mucho sobre mí mismo». Sus compatriotas verdes alemanes llegaron a proponer en su país la legalización de la pedofilia.

En los años 70 y hasta el 2000, la lista de intelectuales franceses defensores de pedófilos amateurs o profesionales es larga. El 23 de mayo de 1977, en las páginas de «Le Monde» 80 miembros de la «intelligentsia» parisina entre ellos, Jean-Paul Sartre, Michel Foucault, Roland Barthes, Simone de Beauvoir, Alain Robbe-Grillet, Jacques Derrida o Philippe Sollers, firmaron una petición para pedir que la ley no criminalizara las relaciones sexuales de adultos con menores de 15 años.

Christophe Girard, el protagonista indirecto de la polémica, ve en los ataques de los ecologistas un intento de desestabilizar a Anne Hidalgo. En la lucha por el liderazgo de la izquierda francesa, los verdes han ganado puntos en las municipales. Anne Hidalgo, una de las pocas figuras socialistas con éxito electoral es una posible candidata a las presidenciales, pero deberá ponerse de acuerdo con los ecologistas o luchar contra ellos, lo que debilitaría a la izquierda y favorecería la repetición del duelo Macron-Marine Le Pen.

*Sputnik

About el comunista (67445 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: