Avianca también en cuidados intensivos

Como si se tratara de un paciente con preexistencias agravadas por la pandemia de covid-19, la aerolínea de bandera colombiana Avianca atraviesa uno sus momentos más difíciles por el deterioro de sus finanzas, agudizado por el cierre de aeropuertos y el parón de actividades en los últimos cinco meses por la pandemia.

Por Andrés Pachón*

La situación de la compañía es tan delicada que un informe de la consultora privada KPMG, divulgado este jueves por la propia empresa, plantea serias dudas de que la aerolínea -la segunda más antigua del mundo, sólo por detrás de la holandesa KLM- pueda continuar su operación tal y como está conformada en la actualidad.

«La capacidad de Avianca Holdings (grupo propietario de la aerolínea) para continuar como un negocio en marcha dependerá del desarrollo e implementación del plan de reorganización», advirtió KPMG.

El informe reveló que, en el primer semestre de 2020, Avianca tuvo pérdidas por 353 millones de dólares y que su déficit patrimonial es de 355 millones de dólares, mientras que las deficiencias de capital de trabajo suman en total 4.027 millones de dólares.

EN PIQUE

Aunque las finanzas de la compañía venían con turbulencias desde hace un tiempo, lo cierto es que en los últimos cinco meses -desde que comenzó la cuarentena en buena parte de América- comenzaron a entrar a pique.

Hoy en día su eslogan, «es por ti», se ajusta como anillo al dedo para señalar como clara responsable de la mala situación económica a la pandemia por covid-19, una peste que la obligó a dejar sus 144 aeronaves en tierra y a buena parte de sus 21.000 empleados con un futuro laboral en el aire.

«Mi esposa y yo llevamos cerca de 10 años en Avianca y prácticamente desde que comenzó la pandemia nos acogimos a un programa voluntario de licencia no remunerada que sugirió la compañía; por unas semanas estuvo bien, pero ahora la situación es más difícil, porque tenemos un niño de 7 años y los gastos no dan espera, además estamos en un incierto laboral», dijo a Sputnik el auxiliar de vuelo Luis Montaño.

Los pasajeros tampoco se ven menos afectados, pues hoy en día miles de ellos que esperaban ocupar un asiento en uno de los aviones de Avianca para regresar a sus hogares permanecen varados en el extranjero tras las restricciones aéreas, pese a que, en el caso de Colombia, más de 280 vuelos han permitido el retorno de 32.000 ciudadanos desde que el país cerró sus fronteras, el pasado 23 de marzo.

«Mi hermana y yo teníamos programado regresar a Cali (suroeste) desde Los Ángeles en mayo, pero luego Avianca nos dijo que debíamos programar un nuevo regreso -sin costo adicional- para más adelante, así que lo dejamos para septiembre, pero ahora tenemos dudas de que el Gobierno (colombiano) abra los aeropuertos para esa fecha», dijo a esta agencia Aida Guerrero, quien permanece en Estados Unidos desde comienzos de marzo, justo antes de que Colombia declarara la emergencia sanitaria por el covid-19.

REACTIVACIÓN INCIERTA

Aunque el pasado martes el ministro de Salud de Colombia, Fernando Ruiz, anunció que el 1 de septiembre se hará una ruta de prueba entre el bogotano Aeropuerto El Dorado y otra terminal local, como puede ser la de Barranquilla o la de Cartagena (norte), ciudades donde ya han bajado las cifras de contagios por el virus, lo cierto es que aún no hay nada claro sobre la reactivación de los vuelos internacionales.

La noticia no es nada halagüeña para Avianca, que justo en el primer semestre de este 2020 tuvo ingresos por pasajeros de 781 millones de dólares frente a los 1.904 millones de dólares que por ese mismo concepto registró en igual periodo de 2019, lo que significa una pérdida de 59 por ciento.

El único frente en el que las finanzas de la aerolínea tuvieron un respiro pese a la pandemia fue en el segmento de carga, en el que pasó de registrar ingresos por 362 millones de dólares en los primeros seis meses de 2019 a obtener 398 millones de dólares en ese mismo periodo de este 2020, de acuerdo con el reporte de KPMG.

PLANES FRUSTRADOS

Antes de la pandemia, Avianca planeaba iniciar rutas a Toronto, Asunción, Montevideo y Porto Alegre, así como fortalecer sus rutas a EEUU, como parte de su estrategia para robustecer su centro de operaciones de Bogotá.

Sin embargo, el 10 de mayo, mientras el pico del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 subía en América, las finanzas de Avianca bajaban, al punto que ese día se acogió al Capítulo 11 del Código de Bancarrota de EEUU.

La medida es un proceso legal temporal que permite a la junta directiva de la aerolínea reorganizar la compañía y completar su reestructuración financiera para que pueda continuar operando, pues sus ingresos operacionales totales bajaron de 2.266 millones de dólares en el primer semestre de 2019 a 1.180 millones de dólares en igual periodo de este año, de acuerdo con KPMG.

Dicho de otro modo, para poder seguir volando, Avianca deberá dejar de pensar tanto como un avión y más como un globo, en el cual es necesario aliviar las cargas para mantenerse en el aire… el problema, claro está, es que ello implicaría deshacerse de miles de empleos.

*Sputnik

About el comunista (67348 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: