Haití, en medio de una peligrosa espiral de violencia

La inestabilidad política y social en Haití se resintió aun más después de los violentos disturbios del fin de semana último, cuando policías armados y encapuchados tomaron las calles de Puerto Príncipe para reclamar la excarcelación de uno de los suyos y exigir mejores salarios.

Por Miguel Fernández Martínez*

Los disparos al aire, incendios de vehículos, barricadas con neumáticos en llamas, los ataques a edificios públicos y motociclistas encapuchados en las calles, fue la imagen recurrente de los últimos días en la capital haitiana, sacudida por una nueva ola de violencia, esta vez, protagonizada por los agentes del orden.

La causa principal de los disturbios callejeros –según medios locales haitianos- responde a un pedido de los uniformados para que sea puesto en libertad Jean Pascal Alexandre, miembro de la Brigada de Lucha contra el Tráfico de Estupefacientes, detenido desde el pasado 8 de mayo y acusado de asesinato, incendio, destrucción de bienes públicos y atentado contra la seguridad del Estado.

Entre los incidentes reportados, se confirmó el asalto de dos edificios, sedes de instituciones públicas -la Oficina Nacional de Identificación (ONI) y un Centro de Recepción y Entrega de Documentos de Identidad (CRLDI)-, que fueron atacados e incendiados entre el sábado y el lunes por los policías sublevados.

INCREMENTO DE LA VIOLENCIA

La protesta policial de los últimos días se produje en medio de un incremento significativo de la violencia de las pandillas y otros sectores marginales en la nación caribeña, donde se han elevado el número de delitos, incluido el asesinato de figuras públicas.

El pasado 28 de agosto, fue abatido a tiros por desconocidos frente a su residencia en Puerto Príncipe, el presidente del Colegio de Abogados de esa nación caribeña, Monferrier Dorval.

Un día antes, el empresario Michel Saieh, de 84 años de edad, fue asesinado a tiros en la capital haitiana en pleno mediodía sin que los autores del atentado pudieran ser identificados o detenidos, y el presentador radial haitiano Frantz (Francky) Adrien Bony, de la emisora Radio Caraibes, y excolumnista deportivo de Magik 9, también fue baleado mortalmente, sin conocerse las causas del crimen.

La sociedad haitiana se sacudió además con las masacres perpetradas en los barrios de Tokio y Brooklyn en el centro de Puerto Príncipe, del 23 al 27 de mayo en las que 14 personas perdieron la vida, entre ellas tres menores de edad.

A su vez, individuos armados irrumpieron en la residencia de la profesora de literatura y poeta haitiana Farah Martine Lhérisson el 15 de junio último, asesinando a tres personas, incluida la destacada intelectual.

Cuatro días después, fue acribillado a balazos al subcomisionado del gobierno de Puerto Príncipe, Fritz Gérl Cerisier, a mano de grupos armados.

La Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (Binuh), expresó en un comunicado emitido el pasado 12 de agosto, su preocupación por la intolerable violencia entre bandas armadas en esa nación caribeña, donde 159 personas fueron asesinadas en los primeros seis meses de este año y otros 92 resultaron heridos.

*Sputnik

About el comunista (68116 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: