La Segunda Enmienda: armas, la maldición de EEUU que se cobra miles de vidas inocentes

La Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos da el derecho que la mayoría de los ciudadanos del país considera inalienable. Aprobada en los primeros años de la existencia del país, hoy esta enmienda causa mucha controversia dados los numerosos casos de tiroteos que se hicieron algo usual en EEUU.

Por Denis Lukyanov*

«Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado Libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas», así es la frase en la que se basa el derecho de los ciudadanos estadounidenses de tener en su disposición y usar armas que sigue vigente hasta el día de hoy. Y aunque los tiempos han cambiado mucho, la enmienda aprobada en 1791 permanece inalterada. 

La Segunda Enmienda fue aprobada en una época muy turbulenta de la historia de Estados Unidos: había pasado menos de una década tras los eventos de la Guerra de Independencia. La joven nación apenas empezaba su expansión hacia el oeste donde habitaban muchas tribus indígenas. Los colonos necesitaban armas para defenderse.

Además, persistía la amenaza de una revancha por parte de los británicos. Si bien las partes firmaron el Tratado de París, las relaciones entre las trece colonias y su antigua metrópoli permanecieron bastante tensas. 

Estas tensiones desencadenarían otro conflicto armado entre dos entidades políticas, la guerra angloestadounidense de 1812. En esa guerra participaron decenas de miles de milicias estadounidenses y desempeñaron su papel —si bien no tan significante— en el desenlace de la guerra que, pese a numerosas pérdidas por parte de EEUU, terminó en un empate.

En la historia de Estados Unidos también hubo otros momentos cuando las milicias armadas jugaron un papel importante en los conflictos armados que tuvieron lugar en el territorio de Estados Unidos. La posesión de armas por la población también fue importante durante la guerra de Secesión.

Estadísticas horripilantes

A lo largo de muchas décadas que han pasado tras la aprobación de la Segunda Enmienda en las mentes de muchos habitantes de EEUU se forjó la idea de que la posesión de armas es algo natural así que armas de fuego y armas blancas forman parte inalienable de su vida. Hoy muchos poseen pistolas y otras armas de fuego con tal de poder defenderse a sí mismos o su propiedad en caso de una agresión. 

Esto tiene que ver con los altos niveles de crimen en Estados Unidos: de hecho, la situación en lo que se refiere a los homicidios intencionales es una de las peores comparada con las de otros países occidentales: 4,96 homicidios intencionales por 100.000 habitantes. En comparación, en su vecino del norte, Canadá, el índice es de 1,76.

Sin embargo, con el paso del tiempo el derecho a poseer armas se convirtió en un problema para la sociedad estadounidense, aunque esta última en su mayoría se niega a reconocer que lo tiene. Para una parte radical de los poseedores de armas en EEUU las vidas inocentes de terceras personas no son tan importantes. 

Simplemente se preocupan por sí mismos: temen la posibilidad de sufrir un ataque contra su propia seguridad o propiedad y ven solo un remedio, usar armas de fuego. Así, la solución hace surgir el problema.

Es importante entender que muchos violan la ley y usan las armas no para defenderse, sino para atacar y aquí regresamos otra vez al problema de los altos niveles de crimen en Estados Unidos. Según los datos del FBI de 2018, se registraron 10.265 homicidios cometidos con armas de fuego. 

En comparación, en Canadá, donde no hay derecho legal a poseer armas de fuego, en 2018 se registraron 249 homicidios con armas de este tipo, según las estadísticas gubernamentales. En otras palabras, si la mayoría de las armas de fuego estuvieran prohibidas el número de homicidios sería significativamente menor como podemos verlo en el ejemplo de Canadá. 

Sin embargo, en contraste vemos una situación totalmente diferente en Estados Unidos donde en algunos estados más del 50% de la población posee armas. El índice es especialmente alto en los estados del norte de la parte central de EEUU y en los estados del sur. Justo en los estados del sur el número de homicidios es especialmente alto. De hecho, en EEUU hay más armas que habitantes. Por cada 100 ciudadanos de EEUU hay 120 armas: este es un récord mundial.

Vestigio difícil de controlar

Es hora de reconocer que la Segunda Enmienda ha quedado  anticuada. Cuando la enmienda se concibió era una época totalmente diferente con armas totalmente diferentes. Es más, cuando se firmó la enmienda tuvo propósitos bastante diferentes. Desde entonces las armas se han hecho mucho más letales y mucho más asequibles y hoy sirven para propósitos que fueron difíciles de imaginar en aquella época. 

Sin embargo, la Corte Suprema de Estados Unidos parece creer que no hay obstáculos para el funcionamiento de la Segunda Enmienda. En 2016 este organismo judicial falló que la enmienda «protege el derecho a portar armas, incluso las que no existían en el tiempo en el que la Enmienda fue ratificada» y que esta protección no se limita solo a «armas útiles para hacer la guerra».

Como consecuencia, miles de familias anualmente tienen que hacer luto por la pérdida de sus seres queridos solo porque la enmienda aprobada hace más de dos siglos sigue en vigor. Para reducir el número de homicidios e incluso suicidios por armas de fuego habrá que modificar de manera considerable la legislación. Pero parece que no todos están dispuestos a quedarse sin sus armas pese a las horripilantes estadísticas.

Tiroteos en las escuelas, asesinatos en masa en los lugares donde hay congregaciones multitudinarias y especialmente casos aislados: todo esto casi se ha convertido en la norma en EEUU y apenas sorprende a nadie. Miles de personas vivas se convierten en cifras en las estadísticas del FBI. Y, aun así, vemos que la gente sigue recurriendo a las armas. Hubo incluso incidentes con armas durante las recientes manifestaciones del movimiento Black Lives Matter.

Tras conocer los terribles saldos de los tiroteos de los últimos años que resultaron en numerosas víctimas mortales, incluidos menores de edad, ya sonaron voces a favor de limitar el derecho de poseer armas, sin embargo, el lobby armamentístico en el Congreso siempre prevalece. 

De acuerdo con los sondeos de la empresa de análisis estadounidense Gallup en las últimas tres décadas más de la mitad de los habitantes abogaron por leyes más estrictas en cuanto a la venta de armas. En 2019 este porcentaje alcanzó el 64%. En otras palabras, la cuestión de la venta y la posesión de armas sigue siendo el tema de mayor interés en EEUU, pero es dudoso que la nación encuentre una solución a los problemas al respecto a corto plazo.

*Sputnik

About el comunista (67443 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: