Pedro Sánchez interviene en la Asamblea General de la ONU

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, participa por videoconferencia en la 75 Asamblea General de la ONU.

Se trata de la tercera vez que el mandatario español interviene en la Asamblea General de la ONU. En esta ocasión los mandatarios intervienen de forma remota debido a la pandemia.

Sánchez, que ha intervenido en la Asamblea mediante un mensaje grabado ha empezado su discurso refiriéndose a Benito Pérez Galdós, escritor canario del que se celebra en estos momentos su centenario en España, y recordando sus palabras que decían que «es triste comprobar que solo la desgracia hace a los seres humanos hermanos”. Algo de lo que, según el presidente, hemos tomado conciencia con la pandemia del coronavirus.

El jefe del Ejecutivo español ha señalada que la comunidad internacional tiene el «deber moral» de no caer en «repliegues nacionalistas» que impidan «actuar unidos» ante retos globales como el cambio climático. «Tenemos el deber histórico, moral, urgente, ineludible de actuar unidos para dar al mundo el nuevo horizonte de crecimiento y de progreso que merece», aseveró.

A lo largo de su intervención el mandatario español enumeró los grandes retos que a su modo de ver afronta el mundo actual: la emergencia climática, la revolución industrial de la digitalización, la superación de la pobreza y la búsqueda de igualdad entre hombres y mujeres. A estos asuntos se suma la crisis sanitaria del COVID-19, a la que Sánchez se refirió como «la gran crisis de nuestra generación». «Esta desdicha del COVID-19 es la gran crisis de nuestra generación. Y esta emergencia nos ha hecho cobrar súbitamente conciencia, más que mil tratados o discursos, de que formamos parte de un solo mundo», afirmó.

Durante su discurso Sánchez también ha reivindicado que se repiense el sistema para que los países más vulnerables y de renta media puedan contar con el apoyo internacional imprescindible para reactivar sus economías.

El presidente de España también considera que es crucial acelerar el proceso de reforma de la Organización Mundial del Comercio revisando las reglas que permitan reforzar las cadenas de distribución, admitiendo que admitió que «el sistema que representa Naciones Unidas necesita reformas». No obstante, rechazó las enmiendas a la totalidad porque «la única solución aceptable es la del perfeccionamiento».

«Sabemos bien a qué conduce el repliegue nacionalista y el proteccionismo: a la desigualdad, al aumento de las tensiones y, en última instancia, al enfrentamiento», aseguró.

Asimismo ha querido poner el acento en la necesidad de salvar el planeta, «que es nuestra única morada», así como acabar con las desigualdades y las discriminaciones, algo que «solo podemos hacerlo si actuamos unidos», ha señalado Sánchez.

A su modo de ver, en el momento actual, la comunidad internacional se enfrenta a la decisión de tener que elegir entre «un mundo dividido por la desconfianza y el conflicto» o «un mundo global más justo y seguro».

Más allá de estas reflexiones generales, Sánchez bajó al ámbito de lo concreto pidiendo, por ejemplo, más recursos para que la OMS lidere la lucha contra la pandemia o para cumplir con los objetivos de la Agenda 2030. También pidió un impulso a la solución de dos Estados entre Palestina e Israel, dar una salida negociada al conflicto en Libia o aumentar compromisos contra la proliferación de armas.

El presidente del Gobierno de España cerró su discurso llamando la atención sobre que la mayoría de los jóvenes del mundo «no ven una oportunidad de vida cuando miran a su alrededor», algo que a su modo de ver debe centrar las preocupaciones de la ONU. «No podemos condenar la juventud, por primera vez en dos siglos, a un mundo peor, más injusto, más desesperanzado, a un futuro de resignación sin alternativas», concluyó. 

Antes de su discurso oficial en esta organización internacional, Sánchez participó junto a la vicesecretaria general de las Naciones Unidas, Amina J. Mohammed, y el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, en un acto virtual llamado «Solidaridad internacional ante la recesión económica provocada por el COVID-19».

Este evento, convocado por el Gobierno costarricense junto a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), tiene como objetivo lanzar un fondo para aliviar a las economías afectadas por el coronavirus, el llamado FACE.

España es uno de los países más afectados por el coronavirus tanto en lo sanitario como en lo económico. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas, en el segundo trimestre de 2020, España registró una caída del 17,8% del Producto Interior Bruto (PIB), un desplome nunca registrado en su historia, sin embargo, menos del 18,5% esperado.

Sputnik

About el comunista (68116 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: