Se puede ser comunista en un Estado plurinacional. Autodeterminación e independencia no son sinónimos

Los comunistas somos internacionalistas, entre otras cosas, porque reconocemos la existencia de naciones. 

Por André Abeledo Fernández

Se puede ser independentista y comunista, lo que no se puede es ser comunista y estar contra el derecho de autodeterminación de los pueblos. 

Otra cosa es anteponer el hecho nacional por encima de la lucha de clases o entender que la lucha por la liberación nacional está al margen de la lucha de clases, en este caso existe una contradicción. 

Pero el hecho de sentirse parte de un pueblo, de una nación, y de defender el derecho a decidir no es incompatible con la militancia comunista consecuente. 

Es verdad que existen contextos en que el hecho nacional puede ser usado por la burguesía para dividir a la clase obrera. 

Pero es un error plantear la incompatibilidad de independentismo y comunismo, sobre todo cuando el Gobierno de la metrópoli es totalitario. 

Parece que no es sencillo para una parte de la izquierda nacional entender la realidad plurinacional del Estado español. En esta incomprensión comienza un grave problema de convivencia dentro del Estado. 

El Estado español no es una nación de naciones, ni es una nación. El Estado español es en todo caso una unión de naciones. 

Pero para que exista unidad y coexistencia, tiene que existir respeto y comprensión. La unidad tiene que ser entre iguales. No pueden existir naciones de primera y de segunda categoría. 

Esta unidad tiene que ser voluntaria, debe ser una unión de naciones libres que deciden caminar juntas. 

De no ser así el Estado español será siempre más una prisión de pueblos que la casa de todos, será un Estado fallido. 

Es necesario abrir un debate necesario sobre el modelo de Estado, República y monarquía, y del derecho de autodeterminación de los pueblos dentro del Estado español. 

Es urgente superar el régimen del 78 y plantar cara al fascismo estructural de un Estado nacido de una falsa transición donde el franquismo impuso sus condiciones porque tenía la fuerza de las armas y los poderes e a su favor.

Es comprensible que un pueblo pueda sentir la necesidad de decidir su destino, sobre todo cuando desde los poderes del Estado español, desde casi siempre, se ha tratado de imponer un idioma, una cultura y una historia, eso es opresión.

Entiendo además la autodeterminación como un derecho fundamental, el derecho que deben tener los pueblos a decidir su destino, el derecho a acertar o equivocarse.

Autodeterminación e independencia no son sinónimos, como algunos quieren hacernos creer, el derecho a decidir no tiene como efecto la independencia, podría ser que el pueblo tomase esa decisión, o no.

Negar el sentimiento nacional de un pueblo, negar que Galiza, Catalunya o Euskadi son naciones, es un ataque a la convivencia y a la unidad.

Las amenazas no son argumentos ni solucionan problemas de convivencia, eso es algo que la derecha española no quiere entender.

En democracia no se puede dar respuesta a las reivindicaciones de un pueblo con amenazas y represión. Ese es el lenguaje de las dictaduras.

Defender el derecho de autodeterminación es legítimo y ser independentista también, quien defiende estas posturas no es un delincuente, ni un terrorista.

Como comunista soy un firme defensor no solo de que los pueblos tienen derecho a decidir, sino también de que el derecho de autodeterminación no es un problema para la clase obrera, sino en todo caso para la oligarquía.

La patria burguesa no es la misma que la patria obrera, los oligarcas temen cualquier cambio que pueda afectar a sus intereses y cuando defienden la centralidad, o la independencia, lo hacen pensando en eses intereses y no por el bien de su pueblo.

Como dijo Lenin «no se puede hablar de libertad si antes no se reconoce el derecho de los pueblos a separarse de su metrópoli cuando lo crean conveniente».

Pongo un ejemplo que seguramente es simplista, pero que considero que es muy explícito.

Comparemos el derecho a la autodeterminación con el derecho al divorcio, y a la pareja, el núcleo familiar que convive en la casa, con los pueblos y naciones que conviven en el estado.

Imaginemos una pareja felizmente casada, que vive en un país donde no existe el derecho al divorcio, una pareja feliz, con unos hijos sanos a los que adoran. En definitiva una familia bien avenida, que tiene una vida cómoda y con sus necesidades cubiertas. Ahora imaginemos que ese país legaliza el divorcio, ¿a alguien se le puede pasar por la cabeza que esa pareja feliz vaya a divorciarse porque se le reconozca el derecho a hacerlo?

Pues lo mismo pasa con los pueblos, cuando la convivencia es buena en la casa de todos que es el estado, los pueblos son mucho más conservadores y fieles que una pareja, no corren el peligro de enamorarse de otro y si el estado respeta su hecho diferencial, les garantiza su derecho a decidir, cubre sus necesidades básicas y trabaja por la buena convivencia de los pueblos que forman este estado plurinacional, o unión de repúblicas, o estado federal, la fórmula o sistema en la que estos pueblos hayan decidido organizarse, ningún pueblo se va a divorciar, ninguno entenderá la independencia como solución a problemas inexistentes.

El problema viene cuando no hay respeto al hecho diferencial, cuando las distintas nacionalidades no son reconocidas, cuando hay idiomas de primera y de segunda, cuando el derecho a la autodeterminación no está reconocido y el estado se convierte en una cárcel de pueblos, en vez de en la casa de todos.

Defiendo la unión voluntaria de pueblos libres, de naciones que deciden caminar juntas, los hace más fuertes, los enriquece esa diversidad de culturas, tradiciones, e historia diferenciada.

No consintamos que los miserables que se envuelven en banderas para beneficio personal; que los que venden odio y mentiras consigan enfrentar a los pueblos, a las naciones que forman parte del Estado Español.

About el comunista (68471 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: