China y Vaticano desarrollan sus relaciones, Washington se irrita

El desarrollo de las relaciones entre la Santa Sede y China preocupa cada vez más a Washington, que considera a Pekín como su principal rival geopolítico.

Por Aleksandr Dunaev*

A pesar de no tener relaciones diplomáticas oficiales, en los últimos años los contactos entre el Vaticano y Pekín se intensificaron, lo que en 2018 condujo a la firma del importante acuerdo sobre el nombramiento de los obispos en China. El documento expira el próximo 22 de octubre, pero la Santa Sede ya declaró su intención de renovarlo.

RELACIONES CHINO-VATICANAS: PROGRESO LENTO, PERO CONSTANTE

Tras la creación de la República Popular China en 1949 las relaciones entre Pekín y la Iglesia católica fueron turbulentas. Los misionarios católicos fueron expulsados del país asiático y los creyentes sufrieron varias persecuciones. En 1957 Pekín creó la Asociación Patriótica Católica China (APCC) que se encuentra bajo el control del Gobierno, no reconoce la autoridad de la Santa Sede y consagra a los sacerdotes y obispos por su propia iniciativa.

Sin embargo, en los años 80 la situación empezó a cambiar. A partir de entonces la Santa Sede reconoció a casi todos los obispos nombrados por la APCC. En 2001 el papa Juan Pablo II preconizó “la apertura de un espacio de diálogo con las autoridades de la República Popular China, en el marco del cual, superadas las incomprensiones del pasado, se pueda trabajar juntos para el bien del pueblo chino y para la paz en el mundo”.

En 2007 la disponibilidad de la Santa Sede de desarrollar las relaciones con China fue confirmada por Benedicto XVI, el cual expresó la esperanza de “instaurar vías concretas de comunicación y la colaboración” con China. A su vez, Francisco en una entrevista, en 2016, elogió la cultura y la “inagotable sabiduría” del pueblo chino e instó a ensanchar el diálogo entre el Vaticano y Pekín.

Aunque el acuerdo sobre la consagración de los obispos no fue publicado, parece que resolvió una de las cuestiones más espinosas en las relaciones bilaterales. La Santa Sede siempre insistió en que el documento carecía de cualquier matiz diplomático o político, y tenía como único objetivo “apoyar y promover el anuncio del Evangelio en China y reconstruir la plena y visible unidad en la Iglesia”.

La pandemia del covid-19 dio un nuevo impulso al desarrollo de las relaciones entre China y la Santa Sede. El papa Francisco envió al país asiático unas 600.000 mascarillas, mientras Pekín donó material sanitario a la Farmacia Vaticana “como expresión de la solidaridad del pueblo chino y de las comunidades católicas con aquellos que socorren a las personas afectadas por el covid-19”. Y el pasado febrero el secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano, Paul Richard Gallagher, se encontró con el canciller chino, Wang Yi.

Esta dinámica promete beneficios a ambas partes. Para China los contactos con el papado podrían ayudar a mejorar su imagen internacional, mermada por la difusión del coronavirus desde Wuhan. A su vez, Francisco espera poder realizar el primer viaje del jefe de la Iglesia Católica al país asiático, el cual ya no parece tan improbable como antes.

DESAPROBACION NORTEAMERICANA

Al mismo tiempo, el acercamiento chino-vaticano crea rencor en Washington, que se hizo particularmente evidente en las últimas semanas. El pasado 19 de septiembre el secretario de Estado Mike Pompeo escribió en su Twitter: “Hace dos años la Santa Sede llegó a un acuerdo con el Partido Comunista China (PCC), con la esperanza de ayudar a los católicos chinos. Sin embargo, desde entonces los abusos del PCC contra los fieles aumentaron. De renovar el acuerdo, Vaticano pondrá en peligro su autoridad moral”.

En su artículo, publicado en la revista conservadora norteamericana First Thing, Pompeo aseveró que el acuerdo de 2018 no pudo proteger a los católicos chinos de las “depredaciones del partido” e instó al papado a no prorrogar el acuerdo con China. “Si el Partido Comunista Chino consigue someter a la Iglesia Católica y otras comunidades religiosas, eso reforzará a los regímenes que desprecian los derechos humanos y aumentará el precio de la resistencia para todos los creyentes valientes que honran a Dios más que al autócrata de turno”, aseveró.

Al llegar a Roma este miércoles, Pompeo volvió a acusar a China de reprimir la libertad religiosa. “La Iglesia Católica siempre defendió a los oprimidos. Todos los actores que pueden poner fin a este régimen autoritario del Partido Comunista Chino deben hacerlo”, arremetió el secretario de Estado durante la rueda de prensa conjunta con el canciller italiano, Luigi Di Maio.

REACCION DE LA SANTA SEDE

El Vaticano dejó sin comentarios estas invectivas, pero dio a entender que no cederá a la presión americana. En la Santa Sede el artículo en First Things causó “no irritación, pero sí sorpresa, a pesar de que conocemos desde hace mucho tiempo la posición de la administración Trump y del secretario Pompeo en particular sobre este tema”, según comentó el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin.

Este jueves Pompeo se encontró con Parolin, pero no con el Papa, al cual había solicitado una audiencia. Según destacó Paul Gallagher, la proximidad de las elecciones presidenciales en EEUU es “uno de los motivos, por los cuales el Santo Padre no recibe al secretario de Estado” de EEUU.

Sin embargo, si la posición de Francisco y los cardenales de su confianza acerca de las relaciones con China y de la injerencia estadounidense está más clara, en el mismo Vaticano no todos la comparten. Ya en 2013, cuando dimitió el papa Benedicto XVI, los cardenales estadounidenses e italianos, partidarios de una línea dura respecto a China, trabajaron contra la elección de Bergoglio.

Entonces perdieron la batalla, pero siguen teniendo peso en la jerarquía vaticana. Consciente de estas presiones interiores y de la importancia de las relaciones con EEUU, la Santa Sede no interrumpe completamente el diálogo con Washington, por difícil que resulte en las condiciones actuales.

*Sputnik

About el comunista (68339 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: