Del miedo al agotamiento: el «diagnóstico» psicológico de la segunda ola del coronavirus

El miedo es una sensación que lo invade todo. Durante la primera ola, mantuvo a la sociedad “paralizada” y la empujó a vivir una experiencia colectiva que consistía en aunar esfuerzos para combatir a ese “monstruo desconocido”. Pero a medida que el enemigo ha ido dando la “cara”, el temor ha ido atenuándose hasta derivar en un estado individual de alerta permanente que, lejos de generar optimismo, ha provocado “agotamiento psicológico”, frustración y hartazgo. 

Ese es el “diagnóstico” que hacen diferentes psicólogos consultados por RTVE.es cuando se les pregunta en qué punto está la ciudadanía y de qué forma ha evolucionado desde el punto de vista de la salud mental en los últimos meses.

Los ciudadanos, «hartos» y «sobrepasados»

“En la primera ola he tratado más miedo de lo que hay ahora. Se han llegado a normalizar incluso las cifras de muertos. Lo que ocurre es que el miedo, que es una emoción muy desagradable, paralizaba todos los demás procesos y no dejaba hueco para otros sentimientos”, explica la psicóloga Gorane Capetillo, que participa en los programas de ayuda ciudadana del Ayuntamiento de Punta Umbría (Huelva).

Una vez que esa sensación de temor ha bajado, prosigue la especialista, nuevas sensaciones han ido invadiendo a los ciudadanos hasta el punto de que muchos se sientan a día de hoy “hartos” y “sobrepasados”.

«Yo, al principio, cuando empezó todo, lo iba llevando… pensabas que esto sería cuestión de meses y lo llevaba como se podía, pero ahora sí que es verdad que después de tantos meses cuesta más el no poder juntarse con la gente, no poder tocarse, no poder hacer nada de lo que se hacía antes», cuenta Noemí, una mujer de Barcelona a la que el contexto pandémico se le hace ya «muy pesado y muy agobiante». 

Lo que ella dice sentir, que ha dejado de ser «miedo» y se podría definir como cansancio psicológico, está cada vez más extendido entre la ciudadanía, explica Capetillo. El cúmulo de circunstancias que entorpecen los planes diarios, junto con la reducción de actividad social y la incertidumbre conducen al desánimo.

“Una de esas percepciones es la falta de esa alegría plena que habían vivido quienes no tenían hasta el momento grandes problemas y que ahora es difícil sentir. Es como que la sociedad tiene ganas de quitarse ya la mascarilla, en sentido metafórico, y no puede. A nivel psicológico seguimos en alerta, en alarma, y eso de manera prolongada provoca frustración”, sostiene Capetillo.

Del «todo saldrá bien» al «enfado generalizado»

Esta especialista también apunta que hay otro cambio significativo respecto a la primera ola de COVID-19. Mientras que en los meses de marzo y abril la pandemia despertó un interés por la “unión” y reinaban mensajes del tipo «todo saldrá bien», ahora la experiencia colectiva es más negativa.

“Durante los primeros momentos, la gente decía ‘venga, estamos a todas’, pero después esto ha decaído. Es como cuando en una familia se van acusando unos a los otros porque la cosa va mal dentro de casa”, dice la psicóloga, que afirma que la tensión que se ha vivido en las últimas semanas en el ámbito político también ha avivado la ira y el hartazgo entre los ciudadanos.

«Yo creo que ha habido un cambio de percepción. Al principio todo era tan nuevo y había tanto miedo que, aunque a la gente no le gustaran las medidas, se entendió que eran las que había que tomar. Ahora veo muchas emociones encontradas, sobre todo frustración en quienes creen que no se toman medidas suficientes y que entonces empiezan a buscar culpables. También hay gente que siente que no ha cambiado nada y se hunde más», explica la psicóloga Marisol Uceda, especializada en crisis, catástrofes y emergencias.

También lo ve de este modo el psicólogo clínico Eduardo Paolini, quien advierte de que hay un “enfado generalizado” que está generando un ambiente violento en la sociedad.

About el comunista (68091 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: