La falacia de la «nueva alianza social»

Aquel fenómeno que se gesta poco antes o poco después del terremoto de San Juan de 1944, que se consolida en 1945 y que se formaliza en 1946 no se llamaba aún «peronismo» y ni siquiera tenía nombre. Los únicos «ismos» inquietantes que, por entonces, surcaban un país todavía partido al medio entre interior y puerto, exhibían genealogía foránea y eran maximalistas, es decir, iban por todo pues no creían en el capitalismo.

Por Juan Chaneton*

*jchaneton022@gmail.com

Tal vez porque la presencia rutilante de aquellos inmigrantes ideologizados al extremo inspiraba cierta paranoia, los diarios La Prensa y La Nación de la época alucinaron una forma de protocomunismo en fragua en esa masa también turbulenta que servía de base al coronel Perón para lanzarse a la política activa.

Nada más erróneo, claro está hoy. Lo que había ocurrido o estaba ocurriendo bajo la mirada siempre atenta de la burguesía agraria, era sólo que una forma elemental de la existencia colectiva, la «serialidad», devenía otra forma, ésta fundamental: el «grupo-en-fusión». Es decir, en la vida histórica de esa comunidad llamada Argentina, una parte estaba transitando desde la aglomeración indiferenciada y anónima hacia una formación grupal específica y con identidad propia (el grupo fusionado) que, a partir de un compromiso y un juramento, emergía de la serialidad como una reacción contra ella. El peronismo surge de su sociedad. Y como su ulterior desarrollo y destino en tanto grupo-en-fusión se hallaba amenazado por el peligro de un retorno a la serialidad (es decir, su disolución), tomó recaudos para conjurar la amenaza, lo que logró por cierto, pero al precio -inevitable- de autoconstruirse como una estructura esencialmente vertical y autoritaria.

En registro menos sartreano que el desplegado en el párrafo anterior, decimos que el núcleo ideológico del «partido laborista» (la conciliación de intereses entre el capital y el trabajo) era lo contrario de la lucha de clases y que, mediante ese acápite de su programa Perón logró, en un tiempo llamativamente breve, reducir a ceniza y brasa la otrora incontestable y temible fuerza del anarquismo, el socialismo y el comunismo, tres grupos también emergidos de esa pura serialidad que era la Argentina inmigrante del período 1880-1920.

Pero la mirada que indaga en las esencias últimas y más ocultas del fenómeno social deja en pie, todavía, el interrogante por sus causas inmediatas. Y son tres las teorías que, en el ámbito académico, han circulado acerca de la etiología del peronismo: Gino Germani; Portantiero-Murmis-Torre; Torcuato Di Tella (h).

Según Germani, en el origen hubo una relación conflictiva del líder con las dirigencias sindicales ideologizadas que venían del período anterior, relación que es «cortocircuitada» por Perón (la expresión es de Di Tella) mediante el atajo de una apelación directa a las bases, lo que le permite al  «líder carismático» primero, «puentear» a los sindicatos combativos y, luego, reducirlos paulatinamente a la irrelevancia. Se trata de una visión simplista en la medida en que no ve contradicciones sustantivas dentro de la masa obrera, la que habría constituido materia homogénea y maleable para un Perón lanzado por el atajo fácil de la demagogia. El líder actúa desde fuera de la masa. El fenómeno es netamente heterónomo. De ese modo, además, asimila muy fuertemente al peronismo con el fascismo mussoliniano que el propio Germani había conocido. Demasiado europeísta para ser real.

La segunda versión sobre el origen del peronismo es el corpus teórico de Juan Carlos Portantiero, Miguel Murmis y Juan Carlos Torre, versión hoy devenida  «ortodoxa» en el ámbito académico. Según estos estudios, la élite política (Perón y la dirigencia peronista) se encuentra con un movimiento obrero que cuenta con conducciones más nuevas pero también experimentadas; y es a una dirigencia de estas características (que tenía un proyecto social) que Perón (portador de un proyecto político) le propone una nueva alianza social. En los orígenes del peronismo, entonces, según esta mirada, la clase obrera no resigna su autonomía como sí ocurre en la interpretación de Gino Germani. Antes bien, ese movimiento obrero (esa clase obrera) es un sujeto con identidad y voluntad propia que negocia mano a mano y de igual a igual con Perón. Es un sujeto autónomo  -decide por sí- no heterónomo  -deciden por él-.

Pero si Germani yerra, también se equivoca la «nueva ortodoxia»  -sostendrá Di Tella-,  pues construye una abstracción ideal en la cual están ausentes las asperezas y, más aún, las violencias de la política. En efecto, el peronismo no es hijo de la armonía de una mesa de negociación que dio como fruto una propuesta de “nueva alianza social” aceptada por la otra parte. Es éste el punto fuerte de la mirada de Di Tella: los hechos históricos son los hechos históricos, y no hay que hacerles decir lo que nunca dijeron.

Así, el autor de Perón y los sindicatos, a su turno, propone otra visión de las cosas. Para construir su poder  y su partido  -afirma-  Perón usó de la represión y de la cooptación  -dineraria y/o ideológica- por partes más o menos equivalentes (a veces, dirigente por dirigente, delegado por delegado) tanto en Buenos Aires como en el interior del país. El caso de Cipriano Reyes (torturado y víctima de intentos de asesinato por una policía a cuyo interior el coronel era ciertamente influyente) es emblemático, pero está lejos de ser el único. «El sector autónomo obrero fue básicamente reprimido, con una cooptación de una minoría (pronto también ella subordinada), mientras que entre las clases populares se dio un complejo fenómeno de incorporación de masas a la escena política que fue la verdadera base del peronismo» (Di Tella, op. cit., p. 441). Nombres emblemáticos que corporizaron aquellos forcejeos fundacionales fueron los de Domenech, Pérez Leirós, Silverio Pontieri, Francisco Gay, Aurelio Hernández, Ángel Borlenghi, Gerónimo Espejo y otros, todos ellos dirigentes sindicales conversos, por las buenas  o por las malas, que venían de las tradiciones ácratas y socialistas.

No hubo -entonces-  ninguna alianza social.  Lo que ocurre  -lo que ocurrió- es que el clima de época en que maduró la versión ortodoxa acerca de la etiología del peronismo  -que son los iniciales años ’70-  cobró forma como necesidad política de algunos sectores sustantivos del acontecer político y social de aquel entonces,  ya que  -repetimos-  es en esos años que alumbra la construcción teórica de Portantiero, Murmis y Torre.

Sucedió que un organismo que lleva adelante la actividad  política urbana armada, con todo su acervo ideológico sedicentemente portador de valores nuevos, necesitaba de un «origen» más cargado de épica que el que proponía Gino Germani. Era inadmisible que la Tendencia Revolucionaria del peronismo setentista proviniera de fuentes tan desangeladas como las que, hasta ese momento, proponía el sociólogo italiano radicado en la Argentina, a saber, la modelación, por parte de un líder carismático, de una masa de maniobra pasiva y a merced de la demagogia y el oportunismo. Con esa partida de nacimiento no se era creíble en los setenta.  Era poco “sexy” ese parentesco. No “enamoraba”. Y la fábula de la nueva alianza social, entonces, hubo de abrirse paso como precursor ejercicio de posverdad. Como el “contrato social” de Rousseau, esta iridiscencia fantasmática alucinada como nueva alianza social, fue sólo eso: un imaginario que daba fundamento a una teorización que, a su vez, servía de base a una política. Estamos diciendo que aquel contexto cultural produjo una teoría muy funcional a lo que necesitaba esa «ala izquierda» del movimiento peronista y proveniente de intelectuales y académicos que, en ese momento joven de sus vidas, lucían mucho más radicales que lo que fueron luego.

El peronismo es hoy  -en una Argentina que se debate en la mar gruesa de la globalización-  el componente central de una formación política soberanista: el Frente de Todos. Y esa globalización capitalista tiende inercialmente a barrer con los obstáculos que dificultan su realización como globalización. Estos obstáculos son, en primer lugar, los Estados nacionales. De ahí la importancia de sostener, hoy, una visión «gaullista» de la política internacional, esto es, una visión que privilegie a la Nación como identidad y al multilateralismo como criterio de organización de los asuntos mundiales.

Pero nada de esto nos libera de la obligación de bucear en el fondo de los hechos históricos para identificar su procedencia y las condiciones de su emergencia. El de «alianza social», como queda dicho, ha sido un concepto pretendidamente «científico» que vino en su momento a laudar en una discusión sobre los orígenes del peronismo. Pero sus limitaciones, como explicación del fenómeno, quedaron pronto a la vista no sólo por lo que llevamos dicho sino, además, por razones nuevas.

Por caso, se ha dicho que «El 24 de febrero de 1946 el Partido Laborista, con la fórmula Juan Domingo Perón–Hortensio Quijano, logra el 52.4% de los votos emitidos contra el 42.51% de la Unión Democrática, donde se agrupaban todos los partidos políticos preexistentes a 1945» (El Cohete a la Luna, 25/2/2018). Y eso es cierto. Mas, ¿qué ocurrió luego? El mismo autor de la nota que citamos (Rafael Cullen) nos lo dice: – «El conflicto continúa en el terreno institucional hasta 1949, cuando la Unión Cívica Radical se retira de la Convención Constituyente…».

Pero, ¿ y entre 1945 y 1949, qué pasó? Porque Cullen pasa de una fecha a otra dejando en el medio un lapso de cuatro años. Nos dice que hubo un «… conflicto que continúa en el terreno institucional hasta 1949». Pero, insistimos, ¿en qué consistió ese conflicto?

Nada nos dice el autor; y ello tal vez se deba a que lo que ocurrió en ese lapso, es lo que dice el ex embajador de Néstor Kirchner en Roma (Di Tella): la represión y la cooptación  -dineraria o ideológica-  fue moneda corriente en la relación de Perón con los sindicatos, pues al hombre que había pisado el escenario histórico para barrer con toda la «basura disolvente»  heredada desde el fondo de la Argentina inmigrante, le resultaba imprescindible disolver el laborismo, fundar un partido netamente peronista y sujetar a él a la CGT y a las delegaciones regionales del interior.

Lo anterior es tan cierto que pasarlo por alto sería una forma del negacionismo de nuestra historia de entrecasa. Como también lo sería ignorar que, con ese mismo Perón, el trabajador argentino accedió a lo que ni anarquistas, ni socialistas, ni comunistas le habían podido garantizar. Convenios por rama y/o por oficio que regulaban salarios y condiciones de trabajo, el aguinaldo, el descanso dominical, el estatuto del peón rural, el esfuerzo industrializador (no importa ahora con qué resultado) y la creación del fuero laboral, entre muchas otras conquistas, constituyeron una realidad que ya tiene dimensión histórica.

Pero para abogar por el mérito de ese programa social no es necesario enrolarse en las filas del escamoteo de una explicación sensata de lo acontecido en los orígenes.  Y tal vez esté ocurriendo que las fragilidades del pasado se replican, cual juego de espejos, en las inconsistencias del presente.

Por qué los peronistas de hoy omiten toda referencia a esa olla caliente en la que fraguó el peronismo y que se extendió entre 1944 y 1946, es comprensible: se quedan con «lo mejor» del fenómeno  (que vino después) y se desentienden de lo inexplicable. Pero el caso es que en lo  inexplicable tal vez estén habitando ciertas claves para comprender mejor el presente. Las debilidades ideológicas de hoy alguna genealogía remota tienen que tener.

Y así, cabe la pregunta: de aquel origen turbio de 1944, así como de la secuencia Libertadora-Videla-Macri (sendos escenarios en que nos dejó a todos el peronismo en 1955, en 1976 y en 2015), ¿quién se hará cargo…? Y hacerse cargo, aquí, no significa cortarse las venas. Sólo quiere decir salvaguardar el futuro tomando recaudos. Hay esclarecimientos que resultan imprescindibles para que las convocatorias frentistas de hoy emerjan de su propia serialidad y puedan avanzar hacia algo nuevo en igualdad de condiciones y sobre bases firmes, de modo que a esos monjes negros del neoliberalismo que reptan en la calle Wall, en la plaza londinense o en el Gran Ducado de Luxemburgo podamos decirles, algún día y con razonables expectativas de éxito: ustedes… ¡never again …!

Nuestros anatemas deben sostenerse a sí mismos por la fuerza de su sentido común y de su verdad histórica. Hobsbawm dice algo que él refiere a los historiadores pero que es perfectamente válido extender a quienes no lo somos: “ … el ámbito del historiador es lo sucedido y no lo que habría podido suceder si las cosas hubiesen sido distintas” (Historia del siglo XX).

Eso quiere decir que los hechos son los hechos,  y a ellos están obligados a remitirse tanto el historiador como el que vuelve los ojos hacia las incandescencias de un pasado cuyos fuegos nunca se apagan del todo, en busca de una fuente de luz  -una más-  que permita alumbrar este presente.

Pero los hechos (todo hay que decirlo) están indicando que el peronismo no trilló en soledad el camino que conduciría a esas frustraciones puntuales de las expectativas que había despertado. En efecto, en 1955 los amigos dilectos que Spruille Braden recibía en la embajada estadounidense eran los diputados y senadores de la Unión Cívica Radical.  Y en 1976 el que hablaba a escondidas con el general Viola era el doctor Ricardo Balbín, quien le reclamaba el acto patriótico de tumbar al gobierno pero, eso sí, aclarándole al general que, en público, se mostraría impecablemente legalista.

De ese modo, la responsabilidad por la llegada de Videla al poder no la tiene la consigna “Cámpora al gobierno, Perón al poder”  -como supo vomitar ese gorila de ley y ex radical converso al neoliberalismo que es Hernán Lombardi-  sino, en medida que la historia juzgará, el ínclito y recién mencionado doctor Ricardo Balbín, que  también pidió públicamente a los militares que reprimieran a lo que su inflamada oratoria calificó como “guerrilla industrial”. Le dieron el gusto, y pocos meses después caía asesinado Oscar Smith, secretario general del gremio Luz y Fuerza.

Y le siguió una larga lista de “guerrilleros industriales” como Smith. Y para completar la tríada de felonías, estos radicales de hoy, por boca de sus diversos rábulas, son los que, en 2015, cerraron filas detrás de Macri haciendo befa del legado doctrinario de Alem e Yrigoyen guiados  -sólo y una vez más-  por el odio de clase a la “negritud” villera y obrera.

El interrogante que antecede referido a quién se hará cargo de los extravíos del pasado deviene pregunta retórica a la luz de lo que está ocurriendo en la Argentina política. Con responsabilidad o sin ella, conforme  la mirada de cada cual y de cada quién, la historia exhibe un final de tragedia isabelina que el calendario gregoriano que nos rige señala con los años 1955, 1976 y 2015. A la oligarquía, si no se está dispuesto a enfrentarla en serio, más vale saludarla con urbanidad y buenos modales, podría ser la irónica conclusión, un tanto lúdica, por cierto. De lo contrario, las consecuencias las pagamos todos, es decir, el pueblo argentino.

No obstante,  el componente abrasivo  de ese peronismo que, hasta hoy, siempre condujo a la restauración oligárquica siguió siendo la base popular del movimiento. Esa dinámica exhibía, a poco que se profundizase el análisis histórico y político, una tensión de opuestos que conferían al fenómeno su nota definitoria esencial: las direcciones políticas que operaban en la superestructura institucional del movimiento vivían en tensión con una movilización constante y obstinada en la base social. Y el puerto de arribo al desenlace golpista (1955/1976)  o a la epifanía neoliberal (2015) fue, así, obra, en  lo sustantivo, de aquellas direcciones que no pudieron o no supieron evitar la oligárquica «reacción thermidoriana», mientras que en la base social en que esas direcciones hundían sus raíces se agitaba, en una y otra de las oportunidades históricas perdidas, el reclamo sordo y la confusión política en igual medida y como señal de alerta de que el pueblo podía y quería  «ir por más».

Ese “ir por más” ha de significar algo. Debería significar algo. El kirchnerismo, en las últimas dos décadas, ha devenido potencial amenaza de radicalización y lo combate la derecha más porque convoca a la política a unas masas turbulentas siempre proclives a cristalizaciones antisistémicas, que por las efectivas medidas de ruptura que adoptó en el período 2003-2015. Sucede  (todo hay que decirlo) que a esas cristalizaciones antisistémicas las masas no las perciben con nitidez y los dirigentes propios les temen más o igual que lo que las odia la derecha.

El programa nacional-soberanista que la Argentina está reclamando requiere de mucho más que de buenos deseos. Requiere de unas inversiones que sólo una decisión política puede proveer. Pero en América Latina y en Argentina los procesos políticos se desenvuelven, hace ya demasiado tiempo, inficionados por un factor distorsivo y perjudicial para el interés nacional pero vital para que el bloque de poder real del país se reproduzca a sí mismo como tal bloque de poder. Ese factor distorsivo es el hegemonismo y la injerencia  -desbocada o disimulada-  en pos de los recursos  -si los hay-  o de mantener al jugador subordinado dentro del juego geopolítico y geoestratégico que mejor convenga al interés de la potencia occidental.

La decisión política a que aludimos implicaría redefinir el campo de alianzas de Argentina en el tablero global, pues esa redefinición es lo único que tornaría viables, concretas y fructíferas las inversiones que el país reclama para sostener, en los hechos, el programa productivista, industrializador y favorable a los trabajadores.

Durante el período 2003-2015, al kirchnerismo pareció ocurrirle, paso a paso, poco a poco, paulatinamente, lo que hace mucho tiempo le ocurrió al deseo de Antígona: devino inasimilable, pero no por la dialéctica  -como dice Derrida que ocurrió con el deseo de aquella hija de Edipo-,  sino por el sistema político. Esa inasimilabilidad del kirchnerismo, ayer gobernante, no se debía a que fuera inclasificable (pues ya se lo había clasificado, era populismo), sino a que era irrecibible dentro del sistema político. Y devenía entonces, también, y cada vez más, formación espectral. El kirchnerismo, así, fue objeto de otra clasificación: el poder real de la Argentina dictaminó, a través de sus representaciones políticas, que debía ser el elemento excluido del sistema.

El futuro de ese populismo inasimilable, irrecibible y excluido del sistema político plantea, así, tres interrogantes: ¿no es acaso, siempre, un elemento excluido del sistema el que asegura el espacio de posibilidad del sistema?; ¿cómo se deja de ser el elemento que asegura la posibilidad del sistema?; ¿existe voluntad política para dejar de ser el elemento que asegura la posibilidad del sistema?

About el comunista (68381 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

1 Comment on La falacia de la «nueva alianza social»

  1. lucianomedianeromorales // octubre 16, 2020 en 10:33 pm // Responder

    Saludos de Lmm,…editor de lukyrh.blogspot.com, de málaga, es.esp Información
    Ver todo
    Marxismo & Economía – http://rolandoastarita.blog
    los «off topic» se pasan a https://facebook.com/RolandoAstaritaBlog y el debate queda en http://blog.rolandoastarita.com/
    4ttp://rolandoastarita.blog/
    Transparencia de la página,…//…de tu negocio a Facebook
    Muestra tu trabajo, crea anuncios y conecta con clientes o colaboradores.
    Información sobre los datos de las estadísticas de la página · Privacidad · Condiciones · Publicidad · Opciones de anuncios · Cookies · · Facebook © 2020
    Rolando Astarita/Blog
    3 h ·
    En una nota anterior (aquí) me referí a una afirmación del profesor Juan Iñigo Carrera, que me atribuye la estúpida idea de que el trabajo abstracto «es una construcción de la conciencia». Dije en esa entrada que jamás sostuve tal cosa, y que es un invento del profesor, posiblemente derivado de su incapacidad para responder a mis críticas. Desafié, además, a JIC, o a alguno de sus discípulos, a que mostraran algún pasaje en el que yo hubiera afirmado que el trabajo abstracto es una construcción de la conciencia. [ 4,049 more words ]
    http://rolandoastarita.blog/…/polemica-sobre-trabajo…/
    Polémica sobre trabajo, valor y mercado
    ROLANDOASTARITA.BLOG
    Polémica sobre trabajo, valor y mercado
    En una nota anterior (aquí) me referí a una afirmación del profesor Juan Iñigo Carrera, que me atribuye la estúpida idea de que el trabajo abstracto “es una construcción de la conciencia&#822…
    Comentarios
    Escribe un comentario…
    Luciano Medianero Morales
    Saludos de Lmm,…Editor de lukyrh.blogspot.com — Es para comentar,…sobre el valor que no tienen rolando astarita de que mis comentarios queden en su blog «rolandoastarita.blog»,…y aquí os dejo,…lo ultimo : (( ROLANDO ASTARITA,…LE ENTRÉ A UNA DISCUSIÓN DE BESUGOS, ENTRE VARIOS ERUDITOS ,….Y OTRA VEZ ME BORRÓ, DE SU BLOG,…MIS COMENTARIOS :
    Donde dice “enscondidos”, debe decir “escindidos”. Trabajo privado y social se producen en el mismo acto, el de trabajo privado. Pero están escindidos. Es decir, no siempre el trabajo privado es reconocido como social. Pueden desencontrarse y que determinado tiempo de trabajo privado genere una cantidad distinta de trabajo social o incluso no genere trabajo social. Es algo Marx explica 1000 veces. Ya dejen de hacerle perder el tiempo a Rolando
    Me gusta
    Gus
    14/10/2020 at 13:12
    Tu comentario todavía no se ha moderado.
    PORFA,…DEJAR EL ARTÍCULO QUE OS MANDO,…AL MENOS UNOS DÍAS,…LO QUITAIS MU PRONTO,..¡¡¡¡. : Saludos de Lmm,..desde malaga, es.esp. “” EN VERDAD, PARA QUE ENTRE USTEDES SIRVE HOY EN DIA ESA DISCUSIÓN,…QUE OS LLEVA A LA ENEMISTAD; YO SOBRE ESOS ASUNTOS SÉ ALGO,…PERO COMO NO SOY DOCTO-MARXISTA,…POR AHORA, NO ENTRO,…OS SUGIERO,…AUNQUE ES MUNCHO DECIROS,…””PORQUÉ NO ANALIZAIS DE UNA VEZ POR TODA, LA SITUACIÓN HOY EN DÍA Y SUS PERSPECTIVAS DEL IMPERICAPITALISMO MULTICAPITALISTA JOINT-VENTURE, FINANCIERO PRIVADO-PÚBLICO,…Y LA REALIDAD DEL CAPITAL ACUMULADO DEDICADO A LA COLONIZACIÓN DEL SISTEMA SOLAR Y SU EXPLOTACIÓN,…Y VIVENCIAS DENTRO DE CIERTO TIEMPO,… Y ESTO PONERLO EN RELACIÓN CON LAS IMPLEMENTACIONES GENOCIDAS HACIA EL LASTRE PROLET-POPULAR Y ALGUNAS FRACCIONES MÁS SOCIALES,…YA QUE EL CONCEPTO DE EJÉRCITO-FUERZA DE TRABAJO DE RESERVA HA DADO UN GIRO MUY FUERTE,…HAY QUE PONERLO AL DÍA,…CON EL CONCEPTO, QUE PLANTEO,…Y EN GENERAL-PARTICULAR,…LA LEY DEL VALOR,…HAY QUE HACERLA CREO, QUE NUEVA,…YA QUE LAS RR.SS. DE PRODUCCIÓN Y ECONÓMICAS SON IMPERIALISTAS-MANCOMUNADAS,…Y CASI NO EXISTE EL COMERCIO Y EL INTERCAMBIO, COMO SE DABA ANTERIORMENTE,…HOY SE ESTÁ CUASI EN EL “COMECÓN MULTIIMPERIALISTA Y DIRIGIDO TODO DESDE EL IFI,…Y OTRAS INSTITUCIONES COMO LOS DAVOS, LOS GUTEMBERG, O COMO COÑO SE LLAME ESE TIPO DE ENCUENTRO DE LAS ÉLITES TECNOPLUTOCRÁTICAS,…¡¡¡¡. NO MAREAR MÁS LA PERDIZ,…Y SACAR NUEVOS CONCEPTOS QUE SIRVA PARA LA LUCHA DE CLASES,…DE LA HUMANIDAD PROLET-POPULAR,…ETC,…EN SU LBERACIÓNSOCIAL,..EN POTENCIA,…PERO YA VEREMOS,…COMO SE DA LA COSA,…¡¡¡¡¡ Y GRACIAS A TODOS LOS TERTULIANOS MARXISTAS,…AUNQUE SOLO CONOZCA A ROLANDO ASTARITA,…DESDE HACE UNOS AÑOS,…lukyrh.blogspot.com facebook.com/chano2020/ lukydemálaga elpoetaproletario Lmm. 14/10/20
    Gus comentó en Iñigo Carrera, ¿y la honestidad intelectual?.
    en respuesta a Armando:
    Hola, Astarita, recientemente junto con tu conversación con Jesús Rojo el Martes 13, un usuario en FaceBook llamado Nicolas Cosic (https://www.facebook.com/nicolas.cosic.9 ) realizó un comentario al respecto, se lo comunico, ya que él no puso medios para que te llegase: “ASTARITA… Y LA HONESTIDAD INTELECTUAL? Hago un repaso breve de cómo se dieron los “cruces” […]
    Otra vez el mismo tema… 😭😭😭😭.
    No es tan difícil. La mercancia tiene que sobrevivir al salto mortal que es la venta para que sea valor. Sino no es nada. Si no se vende es trabajo privado desperdiciado. No se sanciona como social, es decir no es parte del trabajo social, y por lo tanto, es una actividad privada irrelevante. Son dos polos. La producción y el intercambio. Dos aspectos de la misma cosa, la mercancía. Parece que no queda claro que No hay mercancía sin intercambio. Pero están escondidos. Y por ende pueden desencontrarse. — ¡¡ eres un singracia,…y eso que te dedique mi pesar al enterarme de que estuvistes encarcelado; pos tienes encarcelado la empatía,…¡¡¡¡. facebook.com/chano2020/ erpoetaprolet del ebalae de málaga,…es.esp.
    REVOLUCIÓN DE LA HUMANIDAD
    LUKYRH.BLOGSPOT.COM
    · Responder · Eliminar vista previa · 1 min
    REVOLUCIÓN DE LA HUMANIDAD
    LUKYRH.BLOGSPOT.COM
    REVOLUCIÓN DE LA HUMANIDAD
    REVOLUCIÓN DE LA HUMANIDAD
    · Responder · Eliminar vista previa · 1 min
    Se ha seleccionado la opción «Más relevantes», por lo que es posible que algunas respuestas se hayan filtrado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: