La historia de El Chamizal: el terreno que EEUU devolvió a México

La visita de John F. Kennedy a México en el año de 1962 fue el inicio de las negociaciones para que el Gobierno de Estados Unidos devolviera al país el terreno fronterizo conocido como El Chamizal. ¿Qué hay detrás de esta histórica devolución?

Por Laura Itzel Domart*

Luego de más de cien años de disputa entre México y Estados Unidos, en 1964 los presidentes Adolfo López Mateos y Lyndon B. Johnson se reunieron en la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso, Texas para hacer la entrega de 177 hectáreas de El Chamizal al Gobierno mexicano. 

Sin embargo, todo comenzó cuando John F. Kennedy visitó Ciudad de México, donde fue recibido por miles de personas en un gran desfile acompañado por el mandatario mexicano, Adolfo López Mateos.

Fue en esa visita que se revivió la disputa en torno a quién pertenecía el terreno de El Chamizal, por lo que quedaron en conversar al respecto; no obstante, Kennedy fue asesinado al año siguiente y la entrega quedó a cargo del presidente Johnson.

El Chamizal, ¿cómo se originó el conflicto?

El conflicto por El Chamizal tuvo su origen en la llamada intervención estadounidense en México, que enfrentó a ambos países entre 1846 y 1848, y que terminaría con la entrega de más de la mitad del territorio mexicano a su vecino del norte. 

La guerra tendría su final el 2 de febrero de 1848, cuando se firmó el Tratado de Guadalupe-Hidalgo en la Basílica de Guadalupe, en el que México cedía a Estados Unidos lo que hoy conocemos como los estados de  California, Arizona, Nevada, Utah y parte de Colorado, Nuevo México y Wyoming. 

En el tratado también se establecía que la frontera entre los dos países estaría delimitada por el Río Bravo —conocido también como Río Grande—; sin embargo, al poco tiempo, una gran inundación alteró el cauce del río y llevó a que El Chamizal quedara en territorio estadounidense. 

El dueño del área desplazada por el río era el mexicano Pedro García, quien reclamó al Gobierno de Estados Unidos la devolución de su propiedad; pero su demanda fue ignorada y, por el contrario, ciudadanos estadounidenses comenzaron a asentarse en esas tierras. 

Asimismo, en 1864, el entonces presidente Benito Juárez envió al canciller Sebastián Lerdo de Tejada a recuperar el territorio; pero no hubo respuesta y se tuvo que acudir a instancias jurídicas para definir a quién pertenecía realmente el terreno.

Después de diversas reuniones entre el Gobierno de México y la representación estadounidense, el 15 de mayo de 1911 una Comisión Internacional de Arbitraje dictó una sentencia favorable, la cual decía que el territorio de El Chamizal pertenecía a México. 

Por tal decisión, el presidente Francisco I. Madero pensó que el asunto estaba solucionado, pero un grupo de estadounidenses decidieron impugnar el fallo de la comisión especial y la potestad del terreno volvió a quedar en suspenso.

La recuperación de El Chamizal, ¿triunfo de la diplomacia mexicana?

Para algunos, la recuperación de El Chamizal representa uno de los grandes logros de la diplomacia mexicana; en tanto que, para otros la entrega fue un efecto colateral de los esfuerzos del Gobierno estadounidense por mantener una vecindad estable con México en el marco de la Guerra Fría. 

Más allá de quién fue el triunfo, lo cierto es que el inicio de las negociaciones para devolver las 177 hectáreas de terreno a México fue el viaje de Kennedy a la capital mexicana, pues en dicha visita se retomó el tema. 

El estudio del caso quedaría a cargo de los secretarios de Relaciones Exteriores de México y del Departamento de Estado de Estados Unidos. El equipo estaba compuesto por cuatro diplomáticos de ambos países:  Manuel Tello, Dean Rusk, Vicente Sánchez Gavito y Thomas C. Mann.

Producto de estas negociaciones, entre los gobiernos de López Mateos y Kennedy, el 18 de julio de 1963 se daría a conocer a la ciudadanía que las tierras de El Chamizal se devolverían de manera íntegra a México. 

«Un siglo va a cumplirse, el año entrante, desde que El Chamizal mexicano pasó a la ribera opuesta del Río Bravo. Al verle reintegrarse a la orilla que es la suya, mi único deseo es que todos los mexicanos nos unamos en el propósito de que su restitución a nuestra patria, fortalezca en nosotros el sentimiento de la solidaridad nacional, de la fe en el derecho y redunde en mayor devoción de lo único que en esta empresa, como en todas las demás, debe ser fin de nuestro amor y esfuerzo; México y los mexicanos», informó el entonces presidente. 

No obstante, la entrega se concretaría hasta el 25 de septiembre de 1964, un año después de la muerte de Kennedy, cuando el presidente Lyndon B. Johnson devolvió oficialmente las 177 hectáreas del territorio en cuestión a México.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (69819 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: