Bolivia y el nuevo cuadro latinoamericano e internacional

Los recientes acontecimientos ocurridos en Bolivia con la contundente victoria electoral del partido MAS, encabezada por la fórmula presidencial de Luis Arce y David Choquehuanca, ha tenido un impacto significativo en el plano de la geopolítica latinoamericana.

Por Gilberto Díaz Meza*

*Caracas

A nivel local, el triunfo en las urnas el pasado 18 de octubre fue un contragolpe al régimen dictatorial impuesto luego del golpe de estado contra el presidente Evo Morales en noviembre de 2019, pero a nivel regional el evento tiene una dimensión estratégica que puede cambiar el escenario actual y su correlación de fuerzas.

Hay una frese que se puede utilizar para poder describir lo que esta ocurriendo en América Latina, y es OLVIDAR PROHIBIDO, haciendo algo de historia jamás podemos olvidar lo ocurrido al expresidente de Chile, Salvador Allende, en su oficina en Santiago de Chile, 10 de junio de 1971. EEUU desclasifica documentos de su plan golpista contra Allende 12 de noviembre de 2020 por HispanTV.

El Archivo de Seguridad Nacional de EE.UU. ha publicado documentos secretos sobre el plan de Washington para deponer al Gobierno de Salvador Allende en Chile.

Se trata de una serie de documentaciones que el organismo desclasificó el pasado 3 de noviembre sobre los actos injerencistas que el entonces presidente del país norteamericano, Richard Nixon (1969-1974), y su Administración decidieron contra Chile tras la victoria del líder socialista Salvador Allende en las elecciones presidenciales del 4 de septiembre de 1970 del país suramericano.

Uno de los memorandos, fechado el 5 de noviembre de 1970, revela que el exconsejero de Seguridad Nacional, Henry Kissinger, advirtió a Nixon de las secuelas que tendría la llegada al poder de Allende (1970–1973) en las relaciones de los dos países y su efecto en la región.La máquina golpista de EEUU durante la Guerra Fría.

Otro de los documentos desclasificados indica que Kissinger abogaba por una agresión abierta hacia Chile, una postura que defendía también el secretario de Defensa, Melvin Laird: “Tenemos que hacer todo lo posible para lastimar [a Allende] y derrocarlo”, insistía a Nixon.

Ante las divergencias que existían entre las autoridades, finalmente, el inquilino de la Casa Blanca decidió derrocar el Gobierno de Allende recurriendo a medidas que impedían el apoyo nacional e internacional a su gestión.

Leyendo esta reseña podemos establecer que las ideas expansionistas de EE. UU siguen vigentes. Entre las primeras acciones del nuevo gobierno encabezado por Luis Arece estuvo el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Venezuela, revirtiendo en las primeras de cambio la decisión tomada por Jeanine Áñez, quien rompió las históricas relaciones entre ambos países una vez asumió el poder, con el propósito de alinear la política exterior boliviana a las exigencias de Washington de desconocer al presidente Nicolás Maduro y favorecer a Juan Guaidó.

El movimiento de reparación del vínculo geopolítico entre ambas naciones ha profundizado la pérdida de apoyo regional al gobierno fake de Guaidó.Además del restablecimiento de las relaciones con Venezuela, el nuevo gobierno de Arce también retomó las relaciones con la República Islámica de Irán y la República de Cuba, dejando sin efecto el enfoque proestadounidense que dominó la política exterior del país durante la gestión de Karen Longaric, ex canciller del gobierno de facto de Áñez.

❗️Otra de las prioridades geopolíticas expresadas por Arce será la reconstrucción de Unasur como polo geopolítico y esquema de integración continental, que desmantelado en los últimos años por Colombia, Chile, Ecuador, Brasil y Argentina (entre otros) en su aposta colectiva por una nueva instancia de libre mercado denominada Prosur.

La clave: Durante la gestión de Longaric, Bolivia pasó a un estado de irrelevancia regional. La idea fundamental consistía en confinar nuevamente al país al arco del pacífico donde los países dominantes son Chile, Colombia, Ecuador y Perú, acorde al modelo de integración subordinada que operó en Bolivia durante la era anterior a Evo Morales.

Las primeras acciones de Luis Arce apuntan a revitalizar la trayectoria interrumpida por el golpe: recuperar su proyección geopolítica hacia la esfera caribeña, donde los mecanismos de integración Alba y Celac fungen como instancias de articulación del nuevo mundo multipolar. 

Por qué es importante: La victoria del MAS en Bolivia abre un nuevo cuadro latinoamericano donde los mecanismos de integración boicoteados por EEUU (Alba, Celac y Unasur, principalmente) adquieren un nuevo protagonismo.De estos mecanismos depende el curso geopolítico del continente en el mediano plazo, ya que la reconstrucción de un poderoso esquema de contrapoder latinoamericano es la única alternativa posible frente a la reactualización de la Doctrina Monroe y los golpes y cambios de régimen que desde allí se despliegan.

EE, UU se mantiene en guerras, es una máquina de producir desplazados para muestra un botón, su famoso plan Colombia, de lucha contra el barco tráfico, instala nueve bases militares en suelo colombiano, que tengamos conocimiento, y hacen que el gobierno dicte medidas y leyes a favor de la intervención de sus soldados son unos embajadores y disfrutan inmunidad diplomática.

En casi dos décadas de guerras extranjeras y expediciones imperiales, Estados Unidos ha impulsado el desplazamiento de más personas que cualquier otra guerra o desastre desde comienzos del siglo XX, excepto por la Segunda Guerra Mundial.El informe «Creando refugiados: desplazamiento causado por las guerras de Estados Unidos posteriores al 11 de septiembre” de la Universidad de Brown, con sede en Rhode Island, asegura que “el total de desplazados por las guerras estadounidenses posteriores al 11 de septiembre de 2001 podría estar más cerca de los 48-59 millones”.

Los principales países donde Estados Unidos ha creado más refugiados son Afganistán, con 5,3 millones de refugiados; Irak, con 9,2 millones; Pakistán, con 3,7 millones; Yemen, con 4,4 millones; Somalia, con 4,2 millones; Filipinas, con 1,7 millones; Libia, con 1,2 millones, y Siria, con 7,1 millones.Las operaciones de combate más pequeñas han desplazado por la fuerza a residentes en Burkina Faso, Camerún, República Centroafricana, Chad, República Democrática del Congo, Malí, Níger, Arabia Saudita y Túnez.

El desplazamiento por estas razones aumenta cada año el tránsito de migrantes a lo largo de la ruta oriental del Mediterráneo que conecta Medio Oriente y África con Grecia. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) informa que 14.854 migrantes y refugiados han ingresado a Europa por mar hasta mediados de marzo de 2020. Pero los naufragios y las muertes asociadas a lo que la OIM llama “muertes durante los procesos migratorios”, contabiliza 35.720 muertes desde inicios de 2014, incluyendo 464 hasta el 19 de marzo de 2020.

Sin embargo, la misma organización aclara que “debido a los desafíos implicados en la compilación de información sobre las personas que mueren durante los procesos migratorios y los contextos de sus fallecimientos, la verdadera cifra de vidas que se han perdido probablemente sea superior”.

Muchos países de Europa parecen no estar dispuestos a cumplir con el sistema de protección internacional y acogida, esto favorece la vulneración de derechos sobre las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de protección internacional. Estos países se niegan constantemente a recibir refugiados de las guerras que ellos primero patrocinan y después silencian.

La pandemia es otro factor que en la actualidad retrasa la tramitación de solicitudes y expedientes de protección internacional debido al cierre de fronteras, por ello, a mediados de año el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidad recomendó a estos países cumplir con sus obligaciones de proteger, respetar y garantizar los derechos humanos de quienes huyen de los conflictos, la persecución y la violencia. Por lo ya expuesto en Damasco se esta realizando la conferencia internacional sobre el retorno de refugiados sirios a su hogar.La organizan las autoridades sirias en estrecha cooperación con Rusia.

Se trata del primer evento internacional a gran escala dedicado al tema. Participan representantes de unos 20 países, la ONU y la Cruz Roja.

Para que se hagan una idea: unos 6,5 millones de sirios dejaron su tierra por una guerra que va camino de cumplir una década. La idea del foro es precisamente buscar soluciones para que esa gente pueda empezar a volver a casa. Un foro con un objetivo a todas luces humanitario que EE.UU. llamó a boicotear y en el que la UE se negó a participar al considerarlo “prematuro”. No existen, según Borrell, las “condiciones de seguridad y dignidad” para promocionar un retorno voluntario.

Claro, al parecer es mejor pagarle a Turquía para que los acoja (hasta que se canse por algún desplante de la UE y decida que es mejor abrir las fronteras), dejarlos en el Líbano (que está al borde de colapso), en alguna isla griega o directamente en el mar, que ahí estarán muchísimo mejor, muchísimo más seguros todos.

Llevan echándolos a patadas años o dejándolos en campos de refugiados (que todos los que lo pisan dicen que se parecen más bien a los campos de concentración de tan triste recuerdo), pero para volver a Siria «no se dan las condiciones de seguridad».

Se ve que los derechos humanos de esta gente solo les interesan si pisan Siria. Ya si están fuera de su país, y mucho más si quieren ir a Europa, como que esos derechos humanos se los pueden pasar directamente por el arco del triunfo e incluso llegar a insinuar, como hicieron hace algunos años, que Libia era un “puerto seguro” al que devolverlos como si fueran fardos.

De verdad, lees esas declaraciones y parece que prefieren que se mueran todos en campos de refugiados a que vuelvan a Siria y eso suponga, de algún modo, “propaganda del régimen» de Al Assad o un “blanqueamiento” del mismo. Se ofuscan en sus estrategias geopolíticas y olvidan por completo que están donde están, supuestamente, para ayudar a la gente y para hacer de este mundo un lugar mejor en la medida de lo posible.

Así que nada que beneficie a Siria, aunque de paso beneficie a los millones de refugiados. No se engañen aquí los derechos humanos importan bien poco. Si les importaran, también los defenderían a toda costa en suelo europeo, pero allí se inicia un debate interminable que acaba con la mayoría de los refugiados donde están, que metafóricamente viene a ser el fango.

About ELCOMUNISTA.NET (87136 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: