Proceso de Núremberg, el peso de la ley cae sobre los nazis

Este 20 de noviembre se cumplen 75 años del inicio de los juicios de Núremberg, en los que se juzgaron y castigaron a los dirigentes, funcionarios y colaboradores del régimen de Adolf Hitler por crímenes de guerra, contra la paz y la humanidad, cometidos por ellos durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Por Karina Samigúlina*

CREACIÓN DEL TRIBUNAL DE NÚREMBERG

La Segunda Guerra Mundial, que implicó a 61 Estados, a más del 80 por ciento de la población del planeta y cuyas hostilidades se desarrollaron en los territorios de 40 países, terminó con la victoria de los países Aliados, opuestos oficialmente a las Potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón).

La guerra trajo consigo crímenes contra la humanidad sin precedentes cometidos por los nazis, hecho que se hizo conocido a la comunidad mundial y, sin lugar a dudas, mereció una fuerte condena.

El proceso de Núremberg contra los jerarcas de la Alemania nazi fue realizado por el Tribunal Militar Internacional (TMI) creado a partir del Acuerdo de Londres del 8 de agosto de 1945 entre los gobiernos de la Unión Soviética (URSS), Estados Unidos, el Reino Unido y Francia que, por su parte, se basó en una disposición de la Declaración de Moscú del 30 de octubre de 1943 firmada por los dirigentes de la URSS, EEUU y el Reino Unido y relativa a la responsabilidad de los partidarios de Hitler por las atrocidades cometidas.

La organización y la jurisdicción del Tribunal fueron estipuladas en su Carta, según la cual, el TMI era competente para juzgar y castigar a las personas que, actuando en interés de las Potencias del Eje, a título individual o en carácter de miembros de organizaciones, hubiesen cometido crímenes de guerra, contra la paz y la humanidad.

El Tribunal estuvo compuesto por representantes de la URSS, el Reino Unido, EEUU y Francia.

El proceso, que empezó el 20 de noviembre de 1945 y duró casi 11 meses, combinó los procedimientos judiciales de todos los países representados ante el Tribunal. Las decisiones se adoptaron por mayoría de votos.

ACUSADOS

La lista de acusados incluyó a 24 personas: Hermann Wilhelm Göring, Rudolf Hess, Joachim von Ribbentrop, Robert Ley, Wilhelm Keitel, Ernst Kaltenbrunner, Alfred Rosenberg, Hans Frank, Wilhelm Frick, Julius Streicher, Walter Funk, Hjalmar Schacht, Gustav Krupp von Bohlen und Halbach, Karl Dönitz, Erich Raeder, Baldur von Schirach, Fritz Sauckel, Alfred Jodl, Martin Bormann, Franz von Papen, Artur Seyss-Inquart, Albert Speer, Constantin von Neurath, y Hans Fritzsche.

Dos de los acusados no comparecieron en el juicio: Robert Ley se suicidó en la prisión el 25 de octubre de 1945, y Gustav Krupp von Bohlen und Halbach no pudo ser juzgado debido a su estado físico y mental. Martin Bormann fue juzgado en ausencia.

Todos los acusados se declararon «inocentes», salvo Bormann, que no estaba presente pero estuvo representado por abogado.

A los acusados se les imputó haber planificado, preparado, iniciado o llevado a cabo una guerra de agresión para establecer la dominación mundial del imperialismo alemán (crímenes contra la paz); haber cometido asesinatos y torturas de prisioneros de guerra y civiles de los países ocupados, haber trasladado a los civiles a Alemania para un trabajo forzoso, haber cometido asesinatos de presos, haber expropiado de bienes públicos y privados, haber destruido de forma arbitraria pueblos y aldeas sin justificarlo por necesidad militar (crímenes de guerra); haber participado en la exterminación, esclavitud, deportación y otros actos inhumanos cometidos contra la población civil por motivos políticos, raciales y religiosos (crímenes contra la humanidad).

DETALLES DEL PROCESO

Tomando en consideración los crímenes de los acusados, el Tribunal también planteó la cuestión de reconocer como organizaciones criminales al Gobierno, el Estado Mayor y el Alto Mando de la Wehrmacht de la Alemania nazi, así como a la junta directiva de Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (abreviado como NSDAP), las SS (organización militar, policial, política, penitenciaria y de seguridad al servicio de Hitler), así como a la Gestapo (policía secreta).

En el marco del proceso de Núremberg se celebraron 403 audiencias abiertas, fueron interrogados 116 testigos, así como fueron examinadas más de 300.000 declaraciones escritas y cerca de 3.000 documentos, incluidas fotos y películas.

Además, al termino del proceso la URSS presentó una película sobre los campos de concentración de Majdanek, Sachsenhausen y Auschwitz grabada por militares rusos del Ejército Rojo.

Ni un solo acusado se declaró culpable. Los procesados junto con sus abogados denunciaron que la Carta del TMI carecía de fundamento jurídico, así como intentaron echarle la culpa a Hitler, las SS y la Gestapo y presentar acusaciones contra los países fundadores del Tribunal.

La amplia publicidad y apertura se convirtió en uno de los principios fundamentales del proceso internacional: se emitieron más de 60.000 pases para presenciar los juicios, la mayoría de ellos a alemanes; las sesiones se llevaron a cabo simultáneamente en cuatro idiomas: ruso, inglés, francés y alemán; los medios de comunicación fueron representados diariamente por unos 250 periodistas de diferentes países.

VEREDICTO

El 1 de octubre de 1946 el Tribunal dictó la sentencia en la que analizó los principios del derecho internacional, los argumentos de las partes, así como la actividad criminal de la Alemania nazi durante los 12 años de su existencia.

Göring, Ribbentrop, Keitel, Rosenberg, Frank, Frick, Kaltenbrunner, Streicher, Jodl, Sauckel, Seyss-Inquart y Bormann (en ausencia) fueron sentenciados a muerte por ahorcamiento.

Hess, Funk y Raeder fueron condenados a cadena perpetua.

Schirach y Speer fueron sentenciados a 20 años de prisión; Neurath, a 15 años; Dönitz, a 10 años, mientras Schacht, Papen y Fritzsche fueron absueltos.

El Tribunal declaró como organizaciones criminales a las SS, la Gestapo, así como a la junta directiva del NSDAP.

Los condenados a muertes, salvo Bormann, fueron ahorcados el 16 de octubre de 1946.

RESULTADOS DEL PROCESO

Las normas del derecho internacional reconocidas por la Carta del Tribunal y reflejadas en la sentencia, fueron confirmadas el 11 de diciembre de 1946 por la Asamblea General de la ONU.

El proceso de Núremberg fue el primero en la historia en reconocer la agresión como delito más grave, así como en denunciar públicamente los crímenes contra la paz y la humanidad de los nazis. Los juicios no solo sentaron las bases de un derecho internacional moderno, sino impulsaron el desarrollo de los conceptos como genocidio y derechos humanos. Y, lo más importante, el proceso de Núremberg mostró que cualquier guerra tiene sus límites que no pueden cruzarse.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (69470 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: