Cuál fue la estrategia de China para eliminar la pobreza extrema

En el contexto adverso de la pandemia de coronavirus, se resalta todavía más el reciente logro anunciado por la República Popular China: la eliminación de la pobreza extrema en todo su extenso territorio.

Por Alfredo Zaiat*

La pobreza extrema, el primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, ha disminuido continuamente durante casi 25 años.

Ahora, por primera vez en el transcurso de un cuarto de siglo, la misión de poner fin a la pobreza sufre su peor revés. Debido a la pandemia de COVID-19, la cantidad de personas que viven en la pobreza extrema habrá aumentado en 150 millones para 2021.

Según el Banco Mundial, la pobreza extrema aumentará por primera vez en más de 20 años en 2020 como resultado de las perturbaciones ocasionadas por el coronavirus y agravadas por varios conflictos militares y el cambio climático, que ya estaban desacelerando los avances en la reducción de la pobreza.

En este marco, resalta aún más la hazaña lograda por China.

Indigencia

La agencia oficial de noticias Xinhua informó la erradicación de la indigencia en los distritos de las provincias Guizhou y Guangxi donde faltaba hacerlo.

El periodista argentino Néstor Restivo, investigador destacado del proceso político, económico y social de esa potencia mundial, publicó ‘Cómo hizo China para eliminar la indigencia’.

Destaca que el Gobierno de Xi Jinping alcanzó esa meta este año cuando estaba previsto para el centenario de la fundación del Partido Comunista chino, en julio de 2021.

Restivo menciona que el proyecto oficial es que no haya ningún pobre y que China sea «próspera, fuerte, democrática, civilizada, como dijo el presidente Xi Jinping cuando anunció su proyecto de ‘Sueño Chino’ hace siete años.

‘Sueño Chino’ es un concepto ambiguo puesto que puede confundirse con el «sueño americano». Este implica que cualquier individuo puede alcanzar su propio objetivo individual por sus propios esfuerzos individuales.

En cambio, el ‘Sueño Chino’ subordina los sueños individuales en pos del sueño colectivo de «el gran rejuvenecimiento de la nación china y el bienestar de las personas», en palabras de Xi Jinping.

Desarrollo

«Sacar a todos los distritos de la lista de pobreza indica que China ha resuelto el asunto milenario de la pobreza extrema», señaló Gao Gang, investigador de la Academia de Ciencias Sociales de Guizhou.

«También implica que China ha entrado en una nueva fase de desarrollo», en la cual se deben hacer mayores esfuerzos para la revitalización rural y consolidar los éxitos en la reducción de la pobreza, opinó Gao.

En diciembre de 1978 China inició el proceso de apertura de su economía. El mismo se llevó de manera gradual a través de diferentes estrategias.

El PIB per cápita aumentó 1.269% entre 1978 y 2008, que es el período de crecimiento más vertiginoso. En términos nominales, entre 1978 y 2018 el Producto Interno Bruto de China pasó de 150.000 millones a 12.240.000 millones de dólares.

La pobreza se redujo de más del 75% de la población total a menos del 15%. Las reformas orientadas al sector rural fueron cruciales para la disminución de la pobreza y la lucha contra la desigualdad.

Millones

En 2016, esa franja del pueblo chino superaba los 43 millones de personas, mayormente habitantes de áreas fronterizas, con infraestructura deficiente, condiciones ambientales frágiles y frecuentes desastres naturales.

Restivo también escribió ‘China y el avance contra la pobreza’ en la revista del Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE). Señala que alrededor de 800 millones de personas dejaron de ser pobres desde la reforma de 1979.

El especialista apuntó que el director Nacional del Banco Mundial para China, Mongolia y Corea, Bert Hofman, reportó que China logró «la tasa más rápida de reducción de la pobreza jamás registrada en la historia de la humanidad».

Investigación

Restivo, junto con Gustavo Ng, con quien comparte la dirección periodística de la revista y el portal de noticias DangDai, han investigado el programa contra la pobreza en varios viajes a China. Entre otros lugares han estado en regiones como a las de Qinhai, Gansu y Xinjiang, en el Oeste chino.

Han mantenido entrevistas con académicos de la Academia de Ciencias Sociales de China, el Instituto de Estudios Latinoamericanos de Beijing, y universidades como las de Beijing Normal, de Estudios Laborales de la misma capital, de Shanghai, de Estudios Internacionales de Shanghai, los institutos de Desarrollo Rural y de Distribución de la Renta o la Academia de Estudios de China Contemporánea y el Mundo.

En esa tarea concluyeron que quien conduce el proceso de desarrollo es el Estado. Y que su principal tarea en ese objetivo fue la capacitación de la gente pobre.

Explicaron que en esa instancia se debe señalar que, más allá del giro abrupto que Deng y sus sucesores dieron a la economía y a la sociedad china, éstos se apoyaron en logros indiscutibles del anterior período de Mao Zedong.

Esos logros fueron los siguientes:

  • La masiva alfabetización del pueblo.
  • La duplicación de la esperanza de vida.
  • El crecimiento de PBI industrial y de la industria pesada 90 veces mayor a la que encontró la Revolución de 1949.
  • La recuperación del orgullo nacional.
Cómo lo hizo

El rol estatal en la conducción, diseño y planificación del ciclo económico es la caracterización principal del modelo chino, no el hecho de que sea «capitalista», como algunos analistas occidentales postulan.

En la medida que esos capitalistas no controlen el Estado, no sería correcto decir que China es capitalista. El Gobierno llama a su experiencia «socialismo con características chinas». 

Los líderes chinos siempre fueron conscientes de que socialismo y pobreza son conceptos contradictorios. El Centro Nacional de Capacitación y Comunicación para el Alivio de la Pobreza de ese país definió las claves del programa contra la pobreza:

  • Un crecimiento económico sostenido con políticas que favorezca a las regiones y a la gente carenciadas.
  • Integrar esa lucha en la estrategia nacional de desarrollo.
  • Implementar planes de alivio de la pobreza a gran escala con programas específicos para mujeres, niños, personas discapacitadas y minorías étnicas.
  • Diseñar un enfoque equilibrado entre áreas urbanas y rurales.
  • Promover la capacidad de las personas pobres para ayudarse a sí mismas
  • Construir infraestructura: caminos, agua, saneamiento, electrificación, suministro de gas natural y vivienda.
  • Asignación de recursos tanto públicos como privados y creación de redes de seguridad social.
Plan

Restivo y Ng destacan que hay un abordaje integral y multidisciplinario del plan, que luego de la meta esperada para 2020 espera dar otro salto en la erradicación de la pobreza para 2049, centenario del triunfo de la Revolución e instalación de la República Popular por Mao, para cuando se espera que China presente estándares de vida similares a los actuales en los países más avanzados.

Esto significa que el programa deberá articular temas de salud, educación, empleo, vivienda, infraestructura, finanzas y desarrollo industrial.

En los planes de capacitación, en la enseñanza de idioma mandarín a minorías étnicas y en las obras de infraestructura para movilizar la producción y sacarla de la mera subsistencia están comprometidos ministerios, organismos, cuadros partidarios, estudiantes y empresas estatales y privadas.

Las actividades son muy disímiles y pueden ir desde la enseñanza de oficios de pueblos (guías turísticos, criaderos de ganado, peluqueros) hasta más complejos, como producir y aún aprender a instalar dispositivos de paneles solares en sus hogares, sembrar y cosechar productos orgánicos que puedan consumirse y también venderse a través de la venta electrónica mediante redes vía celulares.

Océano

En 2017 el Gobierno chino lanzó Global Poverty Reduction & Inclusive Growth, base de datos de casos de reducción de la pobreza, para compartir enfoques y soluciones de China, como aporte a la lucha mundial contra la pobreza.

Yang Jiechi, miembro del Buró Político y Director de la Oficina de la Comisión de Trabajo de Asuntos Exteriores del Comité Central del Partido Comunista de China, escribió que «respetamos el camino de desarrollo elegido por cada uno de los países y esperamos que todos tengan éxito. China sigue firmemente el camino de socialismo con peculiaridades chinas, cuyo rasgo más esencial es la dirección del PCCh».

Para agregar que «firme en este camino, China ha conquistado enormes éxitos y ha realizado importantes contribuciones para salvaguardar la paz y estabilidad mundiales y promover el desarrollo conjunto de todos los países».

En ese recorrido, Xi Jinping señaló que la economía china no es un pequeño estanque sino un vasto océano y las tempestades pueden poner patas arriba a un pequeño estanque, pero no al océano.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (71715 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: