Los incendios forestales amenazan a Australia con otro «verano negro»

A finales de 2019 e inicios de 2020, Australia vivió una pesadilla con la peor temporada de incendios forestales registrada hasta el momento, una situación que amenaza con repetirse en este verano austral, que ya tuvo su primer evento trágico.

Por Duber Piñeiro*

El mundo vivió con tristeza las impactantes imágenes que llegaban desde la isla continente durante el llamado «verano negro» de 2019-2020. En total se produjeron unos 15.000 incendios que dejaron como saldo casi 12 millones de hectáreas de bosques arrasadas por el fuego y se cobraron la vida de 33 personas y de miles de millones de animales.

A finales de julio un informe encargado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) reconoció que casi 3.000 millones de animales murieron o fueron desplazados por los devastadores incendios forestales de Australia, una cifra que casi triplica los datos estimados a inicios de año.

El texto destaca que fallecieron o huyeron 143 millones de mamíferos, 2.460 millones de reptiles, 180 millones de aves y 51 millones de ranas. «Los hallazgos provisionales son impactantes. Es difícil pensar en otro evento en cualquier parte del mundo que recordemos y que haya matado o desplazado a tantos animales», resaltó el presidente ejecutivo de WWF-Australia, Dermot O’Gorman.

SE REPITE LA HISTORIA

Ya comienza el calor, con temperaturas que rondan los 45 grados durante las últimas jornadas, y con él comenzaron a aparecer las malas noticias.

Este lunes el medio Brisbane Times informó que casi la mitad de la isla australiana de Fraser, la isla de arena más grande del mundo e inscrita por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Patrimonio de la Humanidad en 1992, resultó gravemente afectada por los incendios forestales.

Los incendios en la isla K’gari, como la conocen los aborígenes, en el oriental estado de Queensland, comenzaron en octubre pasado por mal manejo del fuego en un campo turístico levantado de manera ilegal.

El jefe del servicio local de emergencias, James Haig, comunicó este lunes que la superficie afectada por los incendios alcanzó la cifra de 76.000 hectáreas, lo que equivale a un 40 por ciento de todo el territorio de la isla. Esto provocó la evacuación de todos los turistas del complejo balneario Kingfisher Bay.

Por su parte, el vicecomisario del servicio de bomberos del estado de Queensland, Gary McCormack, advirtió que el desastre natural puede durar un par de semanas más, al agregar que las descargas de agua desde helicópteros son ineficaces debido a los suelos arenosos de la isla.

CALOR Y FUEGOS, MALAS COMPAÑÍAS

Desde el fin de semana las autoridades de varios estados australianos han advertido sobre un incremento potencial de posibles incendios forestales a consecuencia del aumento de las temperaturas registrado en diversos lugares como el oeste de Nueva Gales del Sur, Australia del Sur y el norte de Victoria, con reportes cercanos a los 45 grados centígrados, mientras tanto, Sidney registró hasta 40.

Lo oficina de Meteorología australiana pronosticó una ola de calor de cinco o seis días para partes del norte de Nueva Gales del Sur y el sureste de Queensland. Mientras que el Servicio de Bomberos Rural emitió una prohibición total de las fogatas en esa región.

El jefe de operaciones climáticas de la oficina de Meteorología, Andrew Watkins, comentó que el casi finalizado mes de noviembre ha sido bastante inusual en muchos sentidos. «Solo hemos visto aproximadamente la mitad de las precipitaciones normales y es muy posible que sea uno de los noviembres más calurosos jamás registrados».

MALOS RECUERDOS

Un informe oficial advierte a Australia que debe prepararse para incendios forestales «potencialmente peores» que los de 2019. Algo que preocupa a la comunidad internacional y más al Gobierno de Australia, que en mayo anunció la implementación de un fondo de 200 millones de dólares australianos (US$129 millones) para la recuperación de la vida silvestre y las áreas de hábitat tras los fuertes incendios forestales.

«Cumpliendo la promesa de financiamiento adicional que se basa en investigaciones de expertos, el primer ministro Scott Morrison ha hecho el anuncio de 150 millones de dólares por encima del paquete inicial de 50 millones para la recuperación», comunicó el Ministerio del Medioambiente a inicios del pasado mayo.

Mientras tanto, en la lista de las palabras del 2020 elaborada por el Diccionario inglés Oxford, entre las más usadas entró ‘bushfire’ (incendio forestal) tras la peor temporada de incendios en Australia.

Según publicó National Geographic a inicios de enero «los efectos de la pluma de humo generada en los incendios ya se ha dejado sentir y ver a más de 10.000 kilómetros de distancia, en zonas como Chile y Argentina».

En fin, una mezcla de situaciones que no se deberían repetir. Pero las altas temperaturas que se registran en el verano australiano, combinadas con un régimen de lluvias muy escaso, fuertes vientos y la vegetación en la que predominan arbustos y pastizales, hacen presagiar lo peor. Solo queda apelar a la conciencia de las personas para que no vuelvan a acontecer los trágicos sucesos vividos hace unos  meses.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (71443 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: