Los británicos en España, pendientes del Brexit para organizar su vida cotidiana

A primera hora de este lunes, el negociador jefe de la Unión Europea en el acuerdo del Brexit, Michel Barnier, decía a los periodistas al llegar al edificio donde tienen lugar las reuniones con la delegación británica que el «acuerdo aún es posible».

Los 300.000 británicos que residen en España se agarran a esa posibilidad porque, de no haber pacto para una salida ordenada del Reino Unido de la Unión, su vida cotidiana se podría complicar.

Para empezar su propia estancia en territorio español pasaría a estar condicionada por otras reglas. Hasta ahora, muchos de los británicos que viven en la costa mediterránea española no están registrados. Es una cuestión de dejadez ya que, como ciudadanos comunitarios, gozaban de los mismos derechos que los nacionales en las cuestiones más importantes.

Para Dilip Kuner, el editor de The Olive Press, «los problemas que más están preocupando ahora son los impuestos en la compra de vivienda y la atención médica. Sobre este último punto, los que residen legalmente no tendrán problema, pero muchos no lo hacen», resumió para Sputnik este profesional de uno de los principales periódicos para extranjeros en España.

Una muestra de esta inquietud es el aluvión de solicitudes de permisos de residencia registradas en las últimas semanas. No solo eso, en muchos de los feudos de la colonia británica, como es el caso de Benidorm (Alicante), el mismo ayuntamiento colaboró prestando sus dependencias para las reuniones con expertos que trataron de solventar las principales dudas.

En caso de que no hubiera ningún tipo de acuerdo bilateral, por ejemplo, los británicos que desearan viajar y permanecer en España, deberían hacerlo con un visado europeo, que tienen un periodo máximo de 3 meses, por lo que tendrían que regresar al Reino Unido cada tres meses para renovar este documento.

SEGUROS MÉDICOS

Otra de las cuestiones estrella es la relativa a la salud. En principio, los registrados seguirán gozando de cobertura sanitaria; pero si no lo estuvieran, la Tarjeta Sanitaria Europea dejaría de ser válida en su caso y desde distintos organismos ya se les está recomendando la adquisición de un seguro médico privado.

El roaming móvil gratuito del que gozan los ciudadanos comunitarios desde junio de 2017 también es otra de las cuestiones que genera más dudas. De no mediar un acuerdo específico en esta materia, el próximo 1 de enero acabará el uso de datos y llamadas en el teléfono móvil sin recargo.

A partir de entonces, los ciudadanos con una SIM británica en su teléfono deberán consultar con su operador cuánto se les puede cobrar por usar su aparato en el extranjero. Además, los usuarios recibirán una notificación cuando hayan llegado a un gasto de 45 libras -unos 49 euros-, después de lo cual tendrán que decidir si quieren continuar usando Internet o no.

El permiso de conducir es otro de los aspectos que está generando más consultas y es que, si no se alcanzara un acuerdo, es muy posible que los conductores británicos tengan que tramitar el Permiso Internacional de Conducción.

Además si, como hacían muchos británicos hasta ahora, deciden traerse su propio vehículo desde el Reino Unido para sus largas estancias en España, a partir del uno de enero deberán llevar consigo la llamada Tarjeta Verde, un documento internacional que certifica que el vehículo dispone del seguro obligatorio de responsabilidad civil, el llamado en España «seguro a terceros», obligatorio para circular por carretera.

BREXIT DESCONTADO

Otra cuestión distinta es la de las propiedades inmobiliarias. A pesar de que muchas de las consultas se refieren a la previsible pérdida de exenciones de impuestos a la hora de adquirir o alquilar una vivienda en propiedad, muchos de los potenciales clientes parecen haber desaparecido momentáneamente en este momento de incertidumbre.

Desde Benicassim (Castellón), Carlos Roger, propietario de una agencia inmobiliaria explica que «llevamos tres años con el run run del Brexit y el que pudo vendió antes. En cuanto puedan viajar, vendrán, pero no a comprar», resume este empresario que añade que el hueco que los británicos dejaron en el mercado de venta fue cubierto por los clientes franceses y españoles.

Según una reciente encuesta de la Asociación Británica de Agentes de Viaje (ABTA) España es el primer destino al que los británicos aspiran a viajar en 2021, con un 33%, a pesar de los factores en contra del Brexit y el coronavirus.

El tradicional interés de los británicos por la costa española, en muchos de cuyos lugares han formado verdaderas colonias donde se sienten como en casa, no cesa. Así que, de no haber una acuerdo que suavice los trámites burocráticos, deberán planificar con más tiempo y más organización sus viajes a territorio español.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74497 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: