Lavrov: noticia sobre el presunto envenenamiento múltiple de Navalni denota la falta de ética de Occidente

Las publicaciones sensacionalistas sobre el presunto envenenamiento múltiple del opositor ruso Alexéi Navalni denotan la falta de ética de Occidente, declaró el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

«Es divertido leer todas esas noticias pero la manera en que se ofrecen denota que a nuestros socios occidentales les faltan ética, habilidades de realizar un trabajo tecnológico normal y ganas de cumplir las normas jurídicas internacionales a la hora de establecer los hechos», dijo Lavrov en una rueda de prensa tras reunirse con su par croata, Gordan Grlic Radman, en Zagreb.

El jefe de la diplomacia rusa añadió que Moscú ya está acostumbrado a que EEUU y otros países occidentales divulguen en los medios las acusaciones contra Rusia, «ya sea lo de los hackers o algo sensacionalista como un doble o triple envenenamiento de Navalni». 

También se refirió críticamente a los que creen que «si Moscú está callado, entonces tiene la culpa».

El 14 de diciembre Navalni, el canal estadounidense CNN, la revista alemana Spiegel y el portal de investigaciones periodísticas Bellingcat publicaron materiales en los que se exponen los nombres de ocho supuestos agentes rusos del servicio de seguridad FSB que habían intentado envenenar al opositor en varias ocasiones.

Según Navalni, los agentes de seguridad lo han seguido por las regiones rusas, incluyendo la ciudad de Tomsk desde la que partió en agosto rumbo a Moscú pero no llegó al destino porque el avión tuvo que aterrizar de emergencia en Omsk después de que el activista se sintiera mal durante el vuelo.

El activista anticorrupción y las autoridades de Alemania, adonde fue trasladado a bordo de un avión medicalizado desde Rusia, afirman que lo envenenaron con una sustancia tóxica militar.

Al mismo tiempo los materiales publicados el 14 de diciembre carecen de pruebas que confirmen que las ocho personas mencionadas participasen en el supuesto envenenamiento.

La versión de que esas personas estuviesen detrás del atentado contra Navalni se basa en sus pasajes aéreos y los datos de llamadas telefónicas a los que es imposible acceder de manera legal.

Navalni también insiste en que los médicos rusos que le atendieron hicieron declaraciones falsas sobre el diagnóstico con que fue hospitalizado en Omsk.

Los autores de la investigación periodística tampoco tienen pruebas de que alguno de los ocho hombres mencionados en la publicación estuviese en Omsk en el periodo en el que el activista estaba hospitalizado.

Un laboratorio militar de Alemania y, posteriormente, laboratorios de Suecia y Francia, determinaron que el opositor ruso había sido envenenado con un agente tóxico del grupo del Novichok, mientras que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas declaró que en el organismo de Navalni fue hallada una sustancia similar por sus características a ese agente letal.

Aunque el activista recibió atropina, fármaco que suele utilizarse como antídoto para los agentes nerviosos, después de su hospitalización en Omsk, los médicos rusos afirmaron que no habían detectado rastros de toxinas en la sangre y la orina del paciente, cuya condición atribuyeron a un «trastorno metabólico».

Moscú califica de infundada la versión alemana sobre lo sucedido con Navalni y espera respuestas oficiales a las solicitudes enviadas a Berlín.

Relaciones con la UE

Además, Lavrov indicó que la Unión Europea (UE) todavía no está dispuesta a normalizar las relaciones con Rusia.

«Nuestra evaluación es obvia: todos los hechos indican que la Unión Europea como estructura no está preparada para normalizar las relaciones con la Federación de Rusia», dijo.

El canciller ruso apuntó que esta situación no impide en absoluto a Rusia desarrollar «relaciones buenas, eficaces y equitativas con nuestros colegas y amigos croatas».

El ministro ruso además señaló que invitó a su par croata a realizar una visita a Rusia cuando le resulte conveniente.

Lavrov está de visita en la República de Croacia los días 15 y 16 de diciembre.

Ciberataques

Moscú no ha recibido solicitud alguna de las autoridades estadounidenses respecto a los ciberataques supuestamente perpetrados por hackers rusos, afirmó Lavrov.

«No tenemos ningunas solicitudes oficiales de EEUU registradas respecto a los ataques de hackers o sospechas de estos ataques», destacó.

Agregó que Moscú ya «está acostumbrada a que EEUU y otros países occidentales lancen sus acusaciones contra Rusia a través de los medios».

Algunos medios difundieron anteriormente que un grupo de piratas informáticos, respaldados por un gobierno extranjero, logró acceder al sistema del Departamento del Tesoro de EEUU y a la Administración Nacional de Telecomunicaciones e Información y robar sus datos.

Además, hubo informaciones sobre un posible hackeo del Departamento de Seguridad Nacional.

El periódico Washington Post informó después que las autoridades achacaron el ciberataque a hackers rusos pero sin presentar prueba alguna.

La Embajada rusa en EEUU calificó de infundadas las acusaciones de los medios estadounidenses. El portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, también indicó que Rusia no tiene nada que ver con el incidente.

Política de EEUU en el Mediterráneo Oriental

Lavrov añadió que Moscú sigue considerando que la política de EEUU en el Mediterráneo Oriental es poco constructiva.

«En lo referente a la política de EEUU en el Mediterráneo Oriental, seguimos considerando que es poco constructiva», dijo el jefe de la diplomacia rusa al comentar las declaraciones del secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, quien aseguró que Rusia atenta contra la estabilidad en esa región.

Lavrov indicó que Washington está prohibiendo a todos los países del Mediterráneo Oriental cooperar con Moscú, «ya sea en la esfera técnica y militar, o en cualquier otro renglón importante».

Se trata de la primera visita oficial del canciller ruso a Croacia en los últimos 16 años.

Al referirse al futuro del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START III), que expira en febrero de 2021, Lavrov aseguró que ya no depende nada de Moscú, y es necesario esperar a que la nueva administración de Washington se pronuncie sobre ese asunto.

«No puedo reflexionar o razonar sobre ese tema ahora, porque nada depende de nosotros. El convenio se puede renovar o no. Todas las condiciones con las que los estadounidenses intentaron recientemente de justificar su posición, revelaron un intento de no prolongar el tratado actual, sino de desarrollar uno nuevo», aseguró el diplomático.

Según Lavrov, Washington debe tomar una decisión, y Moscú aguardará mientras tanto a que la nueva administración de la Casa Blanca «determine su enfoque», para luego elegir su propia postura.

Suscrito en 2010, el START III entró en vigor el 5 de febrero de 2011 por un periodo de diez años, y es prorrogable por cinco más.

Mediante este tratado, EEUU y Rusia se comprometieron a reducir sus arsenales hasta 700 misiles desplegados, 1.550 ojivas nucleares y 800 instalaciones de lanzamiento, desplegadas y en reserva, para el 5 de febrero de 2018.

Desde junio de 2020, ambos países negocian la extensión del acuerdo a partir de febrero de 2021, pero Estados Unidos insiste en incorporar a China, país que prefiere mantenerse al margen del convenio. 

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74222 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: